14 de Abril. La Caza Real en el aniversario de la II República

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

¿Recordaban que hoy es 14 de abril, día de recuerdo y celebración de la República que fue y aliento para seguir profundizando en la que será? Pues esta onomástica que cada año moviliza mayor número de conciencia ciudadana se ha visto eclipsada, paradójicamente, por informaciones médicas provenientes de La Zarzuela, en la que se ha comunicado la intervención quirúrgica de cadera del Jefe del Estado, a cuenta de un accidente sufrido en Botswana durante un viaje privado. Dicho desplazamiento, abonado a cuenta de nuestros tributos públicos, tenía como objetivo participar en una cacería mayor, con elefantes como víctimas principales de la sanguinaria diversión del monarca. Según las últimas informaciones, 37.000 euros cuesta al erario público que Juan Carlos se entretenga en abatir a cada hermoso e inteligente mastodonte. Éste es el video promocional del repugnante parque temático para cazadores. A partir del mínuto uno y diez segundos, la sensibilidad puede verse gravemente perjudicada:

 


 

 

 

Y ésta es la prueba gráfica de la ignominia y la crueldad regia. En posición de haber obtenido un premio de mus, ambos elementos se muestran orgullosos frente a un elefante masacrado. La web que reproducía ésta y otras instantáneas ha sido velozmente bloqueada, lo que demuestra a las claras el anacronismo e incompetencia del enorme aparato de control de medios adscrito a la Corona. Cerrando páginas en internet o movilizando a la judicatura para secuestrar revistas de los kioscos ya no se puede evitar la propagación de la información, mas al contrario se despierta la curiosidad por lo censurado y produce, por tanto, un efecto multiplicador incontrolable. No nos encontramos en tiempos del abuelo Alfonso XIII que, precisamente, tuvo que salir disparado tras el masivo levantamiento ciudadano tal día como hoy de 1931, tras la victoria electoral de partidos republicanos en la mayoría de capitales de provincia. Esto sucedió, precisamente, por desarrollar una actitud tan borbónica como es el desentendimiento de sus responsabilidades públicas, intercambiándolas sin reparo por prácticas tan funestas como asesinar furtivamente a todo mamífero que se cruce en el camino de la crueldad.

Además de la legendaria memoria de los elefantes, recientes estudios neurológicos han demostrado su capacidad de autoconsciencia, reconociéndose a sí mismos, lo que resulta una habilidad cerebral nada común en el reino animal. De igual manera, es casi exclusivo de su especie el desarrollo de actividades colectivas de duelo alrededor del miembro fallecido, que suele recorrer la distancia necesaria para poder perecer en los enclaves que entienden adecuados en función de su experiencia vital, lo que prueba un innegable entendimiento de la muerte y sus consecuencias. Poseen, por otra parte, la estructura de un lenguaje más o menos sofisticado, pudiendo reconocer la llamada de más de cien congéneres distintos, aún a pesar de haber transcurrido un largo plazo temporal sin haber existido contacto entre ellos.

Un ser, en definitiva, del que aprender, al que observar como herramienta para un mejor entendimiento de nuestro ecosistema. Tras años de ingentes campañas para detener la caza furtiva con el objetivo de amputarles sus preciados colmillos de marfil (preciados por ese repugnante valor relativo que los seres humanos le dan a los elementos de la naturaleza), hoy tenemos que levantarnos con esta información producida por el representante de nuestra jefatura del estado, pidiendo sacrificios a la ciudadanía para sacrificar con nuestros impuestos la vida de estas maravillas de la evolución, de estos compañeros de viaje. Las imágenes agrían la festividad por ese día, hace 81 años, en el que un pueblo obtuvo todas las herramientas para decidir su destino, pero animan, sin duda con mayor ahínco, a seguir reclamando que la III República se abra paso y nos abrace cuanto antes.

 

 

Donde encontrarnos y planear los cambios

Etiquetado en Europa

Comentar este post

Néstor 04/15/2012 18:44


Esto es como en las lides de toros, yo siempre estoy entre los hinchas por los toros, te darás cuenta que en esta ocasión la hincho por los elefantes.


Pero como siempre el engreído ser humano tiene "herramientas" para poder matar al animal que no le ha hecho absolutamente nada, pero en la satisfaccion del energúmeno, en este caso el minusválido
mental del monarca ve colmada su  "no se que mierda" al asesinar friamente al animal.


Este Borbón no es mas que un "soberano....pero soberano hijo de puta".

Roberto Lehn Fortuny 04/15/2012 16:53


¡¡ Qué lástima que no se rompió el cuello o la columna vertebral....!!!! Semejante Hijo de Puta, no merece vivir.

Roberto Lehn 04/14/2012 18:11


¡¡ Qué lástima que ese inútil, no se rompió la columne vertebral y quedara paralítico para el resto de su puta vida, así deja de hacerle daño a la naturaleza.....!!!!!