A dos años del Andalgalazo, la gobernadora Corpacci defiende a Minera Alumbrera

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Hoy 15 de febrero se cumplen dos años de aquella represión y posterior pueblada que se denominó "Andalgalazo". Ayer, la gobernadora, Lucía Corpacci, defendió en Buenos Aires a Minera Alumbrera.  En una exposición ante la prensa, dijo que no se utiliza cianuro y que "el agua no está perjudicada por el desarrollo minero". Si lo primero no está comprobado, lo segundo es lo más grave y sí constituye una falsedad. La provincia de Catamarca es socia minoritaria en la explotación y al mismo tiempo debe llevar a cabo los controles ambientales. Mientras, Andalgalá es una ciudad sitiada.

En este gráfico, se señala la utilización de xantantos. Fuente: Iconoclasistas.
ACTUALIZACIÓN 17:00. Más datos sobre Corpacci. En 2007, fue elegida vice-gobernadora de Catamarca, acompañando a Eduardo Brizuela del Moral, del Frente Cívico y Social. Por ello tampoco puede desentenderse del todo de "errores del pasado". Desde 2009, es senadora de la Nación, y con su banca votó en contra de la Ley de Glaciares de Filmus y Bonasso, como ya había recordado ComAmbiental. Ayer en participación televisiva, expresó diferencias con otras provincias (entre líneas, San Juan), pero hoy se unió a la Organización Federal de Estados Mineros, junto al gobernador José Luis Gioja. 

El discurso oficial. En realidad, Corpacci no hizo más que repetir lo que la empresa difunde. En su página web sostiene: "Minera Alumbrera no utiliza en su proceso productivo cianuro o mercurio, ya que por las características del mineral utiliza procesos de flotación y recuperación gravitacional. Sin embargo, se utiliza en la minería aurífera a nivel mundial. Si se utiliza con responsabilidad, siguiendo los protocolos internacionales para su uso y manipulación, no tiene implicancias sobre el medio ambiente". Es decir, por un lado niega utilizar cianuro. Aunque por otro lado dice que no tiene "implicancias": ¿por solidaridad corporativa?
Cianuro y contaminación. Algunos de los principales medios destacaron la afirmación de Corpacci: "La Alumbrera no utiliza cianuro". Aquí es importante sostener dos cuestiones. En primer lugar, la controversia sobre este punto ya existe. Es posible encontrar documentos, como en sus Informes de Impacto Ambiental, donde la propia empresa menciona entre sus insumos al cianuro de socio, incluyendo el número de 700 toneladas por año. Por otra parte, consultado sobre el punto, un asambleísta expresó este año que diputados, un fiscal federal y representantes "intentaron ingresar a la mina para ver los métodos que se utilizan" pero "su entrada no fue permitida".

Aún así, que no utilice cianuro no significa que no utilice otra substancia tóxica. Invitada al programa 678, la gobernadora no pudo responder con precisión esto, aunque expresó que era algo "similar al detergente". De hecho, acerca de lo que se conoce, Minera Alumbrera utilizaría el método de flotación con utilización de xantanto, que también tiene su grado de toxicidad. Sin embargo, lo que es más grave, es que consultada si existen denuncias contra la empresa, Corpacci tampoco declaró conocerlas en el modo en que debiera. Justamente, el fiscal federal de Tucumán, Gustavo Gómez, lleva las causas por contaminación de Alumbrera, en los términos de la Ley 24.051 sobre residuos peligrosos, por la cual se procesó a Julián 
Rooney, uno de los directivos de esta empresa, en un hecho de trascendencia.
Todo esto, también, con los propios datos oficiales. Así, según sintetizó Gómez: "La Alumbrera informó que volcó cadmio (entre muchos metales pesados) cien veces por encima de los valores permitidos por la ley penal ambiental. Volcó plomo en un valor excedido 50 veces; cobre, 69 veces; mercurio, 300 veces, y así sigue una larga lista de sustancias contaminantes que, día a día, se tiran hasta hoy en un canal que lleva todos estos desechos al dique El Frontal, en las termas de Río Hondo, Santiago del Estero". Asimismo, se denunciaron también cuatro roturas del mineraloducto, con su consecuente derrame tóxico: una en 2004, dos en 2006 y una en 2008.
Agua para qué. En segundo lugar, el uso o no de cianuro no es el punto más importante sobre los graves pasivos ambientales que genera la mega-minería en general, y este yacimiento en particular. Aquí llegamos a la siguiente frase de Corpacci, donde manifesta que "el agua no está perjudicada". Nuevamente, los propios informes de la empresa, dan cuenta del abuso que se hace del agua, en una región semi-desértica. Es muy conocido el dato que el propio estudio entregado por la empresa menciona que tiene permitido el uso de 4 millones de litros por hora. 
Ante esta situación, el periodista Darío Aranda señala un informe del INTA, en el que expresa la "gravísima situación de los sistemas hídricos existentes, que pone en serios riesgos el desarrollo económico sustentable y demás actividades humanas locales”. Por supuesto, esta cuestión se agravaría en forma alarmante si se permite que se ponga en funcionamiento el proyecto Agua Rica, que prevé consumir 34 millones de litros de agua por día. Otra vez, el propio informe de la empresa menciona que "podría tener efectos adversos", según recoge el libro 15 mitos y realidades de la minería trasnacional en la Argentina:
“Después que Quebrada Minas sea interceptada y todo el drenaje del área de la mina sea desviado […], la cantidad de agua superficial […] disminuirá. Una reducción de agua en el Río Minas tiene el potencial de disminuir los flujos de agua en dirección aguas abajo del Río Andalgalá […], lo cual, a su vez, podría tener efectos adversos en la agricultura, la economía local y la calidad de la vida humana. El hábitat y la vida acuática también podrían verse afectados por los cambios en los caudales de agua.” (Proyecto Agua Rica, Informe de Impacto Ambiental, Resumen Ejecutivo, 2007: 38).
Pueblo en marcha. Aquella vez, hace dos años, el Frente Cívico y Social tenía el poder en la provincia, y el justicialismo en Andalgalá. Esta vez, el Frente para la Victoria gobierna Catamarca. Y un dirigente de militancia radical, aliado en su momento con Proyecto Sur, es intendente de Andalgalá, demostrando que el pueblo también se manifestó en las urnas por el No a la Mega-Minería y la instalación de Agua Rica. Sin embargo, el nuevo contexto habla de una ciudad sitiada, cuyo acceso está controlado por "patotas" financiadas por la corporación minera. El relato del periodista Gabriel Levinas, por caso, habla también de la convivencia entre estos grupos y la policía de la zona.
Ante tal situación, desde la Red de Asistencia Jurídica (RedAJ), acompañada por organizaciones como Conciencia Solidaria y Pro-Eco acompañan la defensa de los asambleístas, presentando un habeas corpus colectivo. Una tarea similar realiza también la Fundación SERPAJ, dirigida por el Premio Nóbel Adolfo Pérez Esquivel, a cuyos integrantes también se les impidió el acceso a Andalgalá. Ayer, asambleístas denunciaron que quisieron impidir el ingreso de la abogada Nidia Gauthier, quien denunció la aplicación de la Ley Antiterrorista en Catamarca
Hoy la situación puede subir en los niveles de tensión, ya que se conmemora dos años de la represión sufrida por el pueblo, aún impune, que derivó en el Andalgalazo. Una situación frente a la cual la Asamblea El Algarrobo pidió el "restablecimiento del estado de derecho", que todavía no se logra. Aún así, la lucha sigue fuerte, resistiendo por la salud de la comunidad.
El debate. Otro de los argumentos principales que esgrimió Corpacci es que se trata de una situación generada por los medios, en especial "el Monopolio". Justamente, la UAC (Unión de Asambleas Ciudadanas), le respondió anticipadamente, porque se trata del mismo discurso oficialista: "Estas luchas no comenzaron en el momento en que Clarín las mostró. Fueron los medios de comunicación alternativos quienes durante años las han mostrado y difundido". A lo que agregaron: "Las asambleas sí vienen teniendo ese debate serio que tanto se reclama desde hace años a través del trabajo reflexivo". Se trata del argumento principal de ComAmbiental, también en respuesta al editorial de Tiempo Argentino. A Famatina, y a Andalgalá, hay que dejarlas en paz.
Ver también:
Darío Aranda: "Minería o derechos humanos", sobre el caso testigo de Minera Alumbrera (2012).
ComAmbiental: Andalgalá llegó al Congreso. (16/3/2010)
ComAmbiental: Minas en Catamarca, un documental para ver mejor. (12/3/2006)

Comentar este post