Alvarito Uribe usó ayuda antidrogas en escuchas telefónicas a opositores y periodistas

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

The State Department spokeswoman, Victoria Nuland said Washington "has no knowledge that any equipment that has been provided by the U.S. government has been improperly used in Colombia."

 

Un comunicado emitido por la embajada estadounidense en Bogotá niega una publicación del diario Washington Post que el fin de semana aseguró que el DAS usó tecnología de punta prestada por Estados Unidos en el marco de la lucha contra las guerrillas y el narcotráfico, para espiar y hostigar a magistrados, opositores y periodistas.      

 

La portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, había dicho en rueda de prensa que Washington "no tiene conocimiento de que ningún equipo que haya sido provisto por el gobierno de Estados Unidos haya sido usado incorrectamente en Colombia".

 

   

 

El ex inquilino de la Casa de Nariño, entre el 2002 y el 2010, reiteró que el escándalo de las ‘chuzadas’ se incluye en una “venganza criminal” por parte de sectores que se cuidó de mencionar.

 

En una férrea defensa de las actuaciones de su doble administración, Uribe Vélez remarcó que el organismo oficial de inteligencia (DAS) fue dirigido por personajes de "altas calidades". Y añadió que los policías políticos colombianos Jorge Noguera, Andrés Peñate y María del Pilar Hurtado, quienes encabezaron la agencia de espionaje en su Gobierno, no recibieron órdenes suyas para llevar a cabo las ‘chuzadas’. Y también recordó que Peñate recomendó para ese cargo a María del Pilar Hurtado, “una persona con grandes valores éticos y profesionales”.

 


Jorge Noguera

Andrés Peñate

María del Pilar Hurtado

 

.

Alvarito entregó su versión libre sobre el caso de espionaje, seguimientos e interceptaciones ilegales del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), la policía política colombiana:

 

'Jamás pasó por mi mente ordenar 'chuzadas', dijo ex presidente Uribe

 

 

En Comisión de Acusación, dijo que no dudaría en pedir perdón si ex funcionario suyo violó la ley.

Durante casi cinco horas, y en medio del reclamo de los representantes de las víctimas de las 'chuzadas'

(interceptaciones telefónicas) del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) por no poder intervenir, se cumplió ayer 17 de agosto, la versión libre del ex presidente Álvaro Uribe en la Comisión de Acusación de la Cámara, en el proceso que se le sigue por este tema.

 

Por: REDACCIÓN ELTIEMPO.COM | 9:38 p.m. | 18 de Agosto del 2011


El ex mandatario, quien habló sin pausa durante 2 horas y 55 minutos, hizo una férrea defensa de su gobierno, y dijo que "jamás" recibió documento alguno en la Presidencia que diera cuenta de escuchas ilegales a sus contradictores. "Si alguien de mi gobierno o cercano a mí hubiera violado la ley para hacerles seguimientos a estas personas, no dudaría en pedir perdón", declaró Uribe.

Repasó casi todos los ítems de sus administraciones. Comenzó defendiendo a los ex directores del DAS Jorge Noguera, Andrés Peñate y María del Pilar Hurtado. También a Felipe Muñoz, hoy director del DAS.

En el estrecho recinto de la Comisión de Acusación estaba el representante a la Cámara del Polo Iván Cepeda, quien a solo un puesto de distancia de Uribe lo miraba con cierta ironía, lo que llamó la atención de quienes estaban en el lugar y de quienes seguían la transmisión por TV.

Uribe afirmó que dentro de los lineamientos de su gobierno siempre fue claro que "el DAS no es ni puede ser una policía política". "Nuestra única instrucción al DAS fue que luchara contra la criminalidad. Jamás una persecución a un grupo político, a un periodista o a un sindicalista", enfatizó el ex presidente.

Tanto Cepeda como Luis Guillermo Pérez, abogado de Piedad Córdoba, quienes estaban en representación de las víctimas, guardaron silencio.

Al final, Uribe protagonizó un rifirrafe con el abogado Pérez, que reclamó por el fin de la diligencia sin que intervinieran las víctimas.

"Este señor está muy bravo, y yo también soy muy bravo, así que mejor me voy", dijo Uribe al despedirse de los representantes investigadores, Yahir Acuña y Carlos Edward Osorio.

Entre quienes lo acompañaron a la diligencia estaban su esposa, Lina Moreno, el jefe del partido de 'la U', Juan Lozano, y el ex ministro Óscar Iván Zuluaga.

Ellos, junto a unos 30 periodistas, escucharon a Uribe hacer un extenso relato de sus "discrepancias" con la Corte Suprema, y una defensa enfática de sus ex funcionarios, especialmente del ex secretario general de Presidencia Bernardo Moreno.

De él, preso hoy por el proceso de las 'chuzadas', dijo que "no estuvo en casi ningún consejo de seguridad", y que "ninguna entidad del Estado tiene queja de sus relaciones con él". "Se dice que tenía mucho poder, ¿cuál poder?", se preguntó Uribe.

'Por Piedad sí pregunté'

Dentro de las referencias que hizo el ex jefe de Estado estuvo la ex senadora Piedad Córdoba, quien se constituyó en parte civil de la investigación de la Comisión de Acusación. "Yo sí pregunté por la senadora Piedad Córdoba", dijo Uribe, pero en seguida explicó que esto ocurrió "tras las denuncias de ella de que la muerte de uno de sus colaboradores había sido un crimen de Estado". "Por supuesto que me angustié", agregó.

Afirmó que indagó en la Corte Suprema, la Fiscalía y el DAS sobre la situación de ella, sobre quien también manifestó preocupación cuando, desde México, pidió a los gobiernos del mundo romper relaciones con Colombia.

Señaló a Córdoba y a Cepeda de "visitar" a ex 'paras' en cárceles de Estados Unidos para que "acomodaran" sus versiones en contra suya. Dijo que a los detenidos les habrían ofrecido beneficios a cambio de sus testimonios.

Faltando cinco minutos para las cuatro de la tarde, el ex mandatario abandonó el recinto.

Qué sigue en el caso

Tras la versión libre del ex presidente Álvaro Uribe en la Comisión de Acusación, él y las víctimas de las 'chuzadas' del DAS quedaron a la espera de la decisión de la Corte Suprema frente a una tutela interpuesta por las víctimas para poder interrogar al ex mandatario.

Yahir Acuña, uno de los dos representantes investigadores, dijo que si la Corte determina que las víctimas pueden intervenir, acogerán el fallo.

Los investigadores afirmaron además que analizarán la versión libre de Uribe y el posible llamado a dar testimonio a otras personas implicadas en el caso, para establecer si acusan ante la plenaria o archivan el caso.

 

Uribe se victimiza ante la comisión que lo investiga por espionaje, seguimientos e interceptaciones ilegales

"Acabamos de escuchar a la señora abogada acusándome de asesino, pidiendo sanciones ejemplares en mi contra... es la continuación de una larga cadena de infamias": Uribe Vélez ante la comisión.
César Jerez |

 
  

lunes 20 de junio de 2011 - La recusación a dos congresistas investigadores, miembros de la Comisión de acusaciones de la Cámara de Representantes, fue la razón para que la semana anterior el ex presidente Álvaro Uribe no pudiera entregar su versión libre sobre el caso de espionaje, seguimientos e interceptaciones ilegales del Departamento Administrativo de Seguridad – DAS, la policía política colombiana, a cargo del poder ejecutivo en este país.

Luis Guillermo Pérez, abogado de Piedad Córdoba, una de las partes civiles del proceso, decidió recusar a los investigadores Yahir Acuña y Heriberto Sanabria. La razón, los dos parlamentarios habían declarado ante los medios de comunicación que la parte civil no podía interrogar a Uribe durante la versión.

El procurador delegado Jorge González Vásquez consideró que antes de iniciar la versión de Uribe, la Comisión de Acusaciones tenía que resolver la recusación.

Los representantes convocaron a los demás miembros de la Comisión de Acusaciones. Sólo ocho llegaron y se necesitaba la presencia de al menos diez parlamentarios para resolver las recusaciones de Sanabria y Acuña. Sin poder hacerlo, la publicitada versión libre tuvo que suspenderse.

Sólo hasta el 20 de julio, cuando el Congreso regrese de su periodo de receso, la comisión de acusaciones será citada para resolver estos impedimentos.

Sin embargo Uribe pidió la palabra y criticó la estrategia de la parte civil que frustró la versión (ver video).

"Esta ha sido una costumbre. Me difaman. Hoy me acusan de violador de los derechos humanos cuando yo fui el que defendí a los defensores de derechos humanos y a la asociación sindical. Hoy se han lucido ante el mundo aprovechando toda la cobertura publicitaria que se quiso darle a este evento", dijo Uribe en los pocos minutos que tuvo la oportunidad de hablar.

Heriberto Escobar, coordinador de la Comisiuón de acusaciones de la Cámara de Representantes, confirmó que el 20 de julio se reprogramarán las diligencias de esta investigación. Si la Comisión de Acusaciones acepta la recusación de los dos investigadores, tendrá que nombrar otros dos investigadores. Lo más probable es que los impedimentos sean rechazados y el proceso siga su curso.

.

 

Abogado de paramilitares asesora a la Comisión de acusaciónes

El asesor de Heriberto Escobar, coordinador de la Comisión de Acusaciones de la Cámara que investiga al ex presidente Álvaro Uribe por las acciones delincuenciales del DAS, es Carlos Merchán, cuota electoral y abogado del ex senador Juan Carlos Martínez Sinisterra, preso en la cárcel El Bosque, de Barranquilla, por ‘parapolítica’.

De acuerdo a una investigación difundida ayer por Caracol Radio, Merchán ha sido también el defensor de reconocidos congresistas procesados por sus nexos con los grupos paramilitares: Karelly Lara y Rodrigo Roncallo, del Magdalena, y el senador Javier Cáceres Leal, de Bolívar, entre otros.

Algunos congresistas se quejaron, además, de que un abogado de la ‘parapolítica’ pueda tener acceso privilegiado a expedientes penales y disciplinarios contra altos funcionarios.

.

Una comisión cuestionada

El proceso contra el ex presidente Uribe registra un estancamiento, como consecuencia de las recusaciones y renuncias de quienes habían sido asignados como investigadores. Al respecto, se presentaron dos recusaciones a los coordinadores de la indagación preliminar, Augusto Posada (del partido gobernante, La U) y Alfredo Bocanegra (Conservador), y luego se dio la renuncia del representante del Departamento del Casanare, Camilo Abril (Cambio Radical), quien señaló haber recibido mensajes intimidantes después de haber sido asignado al caso.

Uno de los reemplazantes y de los congresistas acusadores recientemente recusados es Yahir Acuña, que ocupa la curul de "las negritudes", quien también ha sido señalado de mantener nexos con el paramilitarismo en el departamento de Sucre, según informes de inteligencia militar, además de supuestamente haber sido ficha política de Emilse López, alias 'la gata', en Sucre. Ésta última, encarcelada actualmente por paramilitarismo, fue uno de los mayores respaldos electorales de Uribe Vélez en la costa Caribe.

.

 

La Federación Internacional de Derechos Humanos FIDH había solicitado a las autoridades colombianas garantías

Antes de la frustrada audiencia del ex presidente Álvaro Uribe Vélez en el marco de la investigación preliminar abierta en su contra por la Comisión de Acusaciones de la Cámara, la Federación Internacional de Derechos Humanos hizo un llamado a las autoridades colombianas para que garanticen la independencia e imparcialidad de este proceso.

En un comunicado difundido la semana pasada la FIDH manifestaba que “por primera vez, Álvaro Uribe Vélez será interrogado por su presunta responsabilidad en las escuchas telefónicas realizadas por el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) bajo sus dos mandatos. Si bien la FIDH saluda este avance hacia la investigación de los máximos responsables de las actividades ilegales del DAS, también expresa su preocupación por las irregularidades en el acceso de las víctimas como parte civil a este proceso. Por otra parte, la renuncia del representante instructor Camilo Abril el pasado 25 de mayo por haber recibido amenazas provenientes de grupos paramilitares, siendo el tercer representante en separarse de la investigación, ocasiona serias sospechas con respecto a la independencia de esta última y hace temer que el nuevo instructor también esté sometido a presiones por parte de grupos políticos y grupos armados ilegales.

Asimismo, la FIDH insta a las autoridades colombianas a garantizar la independencia de la justicia y el debido proceso, y urge a que la investigación preliminar contra el ex presidente Álvaro Uribe Vélez no se convierta en un simulacro de justicia”.

 

us

 

 

The Washington Post has falsely claimed that U.S. security aid was used in illegal wiretapping by Colombia's intelligence agency DAS, said the U.S. Embassy in Bogota Monday.

“[The United States government] has not participated in any way in such violations or had information about it,” a U.S. Embassy statement said.

According to the embassy, when it learned of the illegal surveillance of journalists, Supreme Court judges, opposition politicians, and members of NGOs, it immediately requested that the Colombian Prosecutor General’s Office investigate.

“The U.S. has repeatedly stated that the alleged illegal wiretapping by the Department of Administrative Security (DAS) are unacceptable,” the embassy statement said.

“The U.S. government has no knowledge that any equipment provided by the U.S. has been misused in Colombia,” newspaper El Colombiano quoted a U.S. State Department spokesman as saying.

Colombian Vice President Angelino Garzon requested Monday that the United States verify whether or not the claims of The Washington Post were true.

The Washington Post reported Sunday that United States money, equipment and training were supplied to the Colombian intelligence agency DAS to carry out the illegal wiretapping and smear campaigns against opponents of the administration of former Colombian President Alvaro Uribe.

The American newspaper claimed that its allegations were supported by “law enforcement documents obtained by The Washington Post and interviews with prosecutors and former Colombian intelligence officials.”

Uribe, who is currently under investigation for his involvement in the wiretapping scandal, denied that U.S. funds were used for any illegal activity. According to Uribe, The Washington Post “manipulates facts and distort reality.”

Por cinabrio
cinabrio blog

Comentar este post