Arancibia Clavel: El sugestivo asesinato de un protagonista del Plan Cóndor

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

images-copia-1.jpgApenas salió de la cárcel, me encontré con el occiso. Estaba tomado un buen vino tinto en una de las terrazas del complejo "La Plaza". Iba yo con Nahuel Coca, y tras preguntarle si de verdad era quien parecía ser, nos invitó a sentarnos a charlar. No sé que recordará Nahuel de aquella charla, pero sus modos eran encatadores. Arancibia provenía de la alta sociedad chilena y si mal no recuerdo su padre había sido almirante. Era ostensiblemente homosexual y decía tener muchos secretos que contar. Me dio su celular pero perdí la libreta en la que lo había anotado, lo que mucho lamenté. Desde entonces, me pregunté varias veces que había sido de su vida.

Me enteré de su muerte leyendo Página/12. La crónica es muy mala, lo que me amargó, como siempre sucede. Y es que en mi infancia sin TV antes que periodista fui lector obsesivo de diarios, periódicos y revistas. Terminé siendo periodista con una mentalidad quijotesca de desfacer tantos entuertos como veía se cometían.

El título de la crónica (http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-167284-2011-04-29.html) es "Muerto de dos puñaladas", lo cual, ya de movida, es una mentira total. Dada por la policía, claro. Agrega la crónica que según ésta, Arancibia había sido encontrado muerto en su escritorio con una puñalada en la espalda por lo que "los investigadores evaluaban las posibilidades de que haya sido asesinado", por lo que quedaba tácitamente claro que sugerían que se había suicidado dándose una puñalada en la espalda", un absurdo.

Molesto como estaba, me puse a ver como habían dado la noticia otros, y me encontré con el horror. Por suerte, vi despues vi que Tiempo Argentino la había dado bien (http://tiempo.elargentino.com/notas/aparecio-muerto-ex-agente-secreto-chileno-enrique-arancibia-clavel) y dejaba claro que ahora la policía decía que había sido un crimen pasional. No es de extrañar, ya que firma la nota Claudio Mardones, un periodista al que el tema le interesa mucho, entre otras muchas razones porque es hijo de chilenos rojos, que llegaron a Mendoza escapando de Pinochet.

Y en la madrugada, un buen cable de DyN puso las cosas en su lugar (http://www.lavoz.com.ar/noticias/politica/hallan-muerto-ex-agente-inteligencia-chileno-enrique-arancibia-clavel) lo que permitió que Clarín mejorara notablemente la punteria respecto a lo publicado en su edición impresa (http://www.clarin.com/politica/Hallaron-asesinado-punaladas-Arancibia-Clavel_0_471552918.html).

En cambio, la ministra de Seguridad, Nilda Garré pescó al vuelo la gravedad de la noticia, y envio nada menos que a su segunda, la muy competente Cristina Caamaño, que comprobó in situ que el cuerpo se encontraba en el suelo, acribillado a puñaladas. Y, por lo tanto, que tal como sucede muy a menudo en estos casos, ayer hubo (y quizá siga habiéndolos hoy) policias dedicados a sembrar pistas falsas.

Tengo entendido que era inminente que Arancibia volviera a prisión. Y supongo que, al igual que sucedió con otro personaje de su misma banda siniestra, el bioquímico Eugenio Berríos, asesinado en Uruguay en 1992 por orden directa de Pinochet (que viajó a Montevideo para pedir su muerte al segmento uruguayo del "Plan Cóndor", que mantenía a Berríos secuestrado en una casa junto a una playa). Arancibia ha de haber amenazado con abrir el pico si sus viejos compañeros de la DINA no le echaban una mano.

........
Escribí estas líneas por la mañana en casa, pero las subo de noche en el trabajo. Acabo de ver a Ricardo Canaletti en Telenoche y ha hecho su trabajo muy bien. Finalizó diciendo que en Chile dicen que Arancibia estaba por desembuchar.

Téngase en cuenta que si Arancibia fue el que hizo la "inteligencia" previa al asesinato del general Carlos Prats y de su esposa, el que puso la bomba fue el agente de la CIA Michael Townley (más allá de si el que apretó el botón o su entonnces esposa, Mariana Callejas), y Townley jamás fue preso y vive en su país bajo falsa identidad, es decir, protegido por el Estado.

Sí, Arancibia tenía muchas cosas para contar.

 

Publicado en 

Pájaro Rojo: El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc.

Comentar este post