Argentina: Crisis y disolución social

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

crisis.jpg


 

 

Si el pueblo permite un día que los bancos privados controlen su moneda, los bancos y todas las instituciones en torno a los bancos, privarán a la gente de toda posesión, primero por medio de la inflación, en seguida por la recesión, hasta el día en que sus hijos se despertarán sin casa y sin techo".  

Tomas Jefferson (Presidente de los EEUU 1801/ 1809)

 

No hay minuto que la jefa del Estado argentino, no reivindique las hazañas de los capitalistas y ataque a los trabajadores burlándose de la defensa de las condiciones laborales (tendinitis en el subte y colitis en Aerolíneas); esto adelanta el intento por brutalizar las relaciones laborales y retrotraerlas a la mayor precariedad e indefensión. Lo que apura a la Presidenta es que el desmadre fiscal que su gobierno gestó supera los $8.300 millones.

 

El tarifazo y el impuestazo anunciado pérfidamente no antes sino después de las elecciones recuerdan las palabras del “maestro de presidentes” Carlos Menem “si decía lo que iba a hacer no me votaba nadie”.

 

A todo esto en Lanús a escasos 40 días de “la fiesta cívica” los vencedores, como las tropas del imperio Romano, determinan nuevos impuestos a los que trabajan. Pero lejos de dar pasos decididos los impostores pisan sobre terreno ultra resbaladizo y lo tienen enteramente asumido.

 

En el período pre electoral el Frente Victorioso de Lanús que en las primarias había obtenido el 24% resolvió no agitar las aguas ni dar motivos que sublevaran los ánimos, por lo tanto para curarse en salud suspendió la construcción de pisos de lujo haciendo un paréntesis en la especulación inmobiliaria hasta luego de las elecciones.

 

Finalmente el 16/11/2011 fue conminado por los especuladores para votar un Código de Planeamiento urbano que habilita superpoderes al Ejecutivo quien tendría la última palabra, para resolver los diferendos que se presenten sobre cantidad de pisos, más m2, etc.

 

En las elecciones del 23/10/2011 el FpV en Lanús obtuvo el 34% para intendente y conformó una mayoría propia a partir de diciembre de 2011, aunque desde hace rato el intendente Díaz Pérez tiene garantizados los votos de varios opositores que le van salvando las papas cada vez que está en peligro alguna ordenanza que necesita se vote. Las urgencias políticas y los acuerdos de cúpulas partidarias están siempre a la orden de día. El FpV y Libres del Sur tenían un acuerdo al respecto que hizo que Paola Rezzano concejal electa de LdS renunciara el 17/5/2011, rechazando la imposición partidaria de votar positivamente la rendición de cuentas que el Ejecutivo Municipal presentaba como buena. Una vez renunciada la Rezano asumió la funcionaria municipal Alicia Márquez quien fue la estrella de la jornada en el Consejo Deliberante ya que mediante su voto definió a favor de la rendición de cuentas. A renglón seguido la Márquez solicitó licencia en el HCD bajo el argumento que no puede desligarse de sus responsabilidades de funcionaria municipal.

 

El intendente además del acuerdo con LdS tiene un viejo pacto desde el 2009 con el Bloque Azul y Blanco de De Narvaez, cuando Dimasi, Bosio y Sosa le dieron los votos en la mesa de recuentos, pero allí no terminó la cosa y los votos de este trío fueron el salvavidas permanente al que acudió el FpV, cada vez que necesitó salvar la ropa en alguna votación. Está también a disposición Daniel Picoli del Bloque Sindical Peronista (Sindicato de Municipales) y ahora se suma al FpV el Nuevo Espacio Peronista con Omar López, Alicia Iglesias y el Crio. Baratta –el chancho aunque grite va al matadero-. Y desde antes de la votación están borocotizados Amore y Gómez que del ARI pasaron al FpV.

 

Toda esta malversación que aparece como consolidando al FpV es absolutamente volátil ya que el propio FpV es una bolsa de oportunistas con juego propio y ya veremos como la crisis pone a prueba la fortaleza del envoltorio.

 

El 25/11/2011 el Concejo por mayoría aprobó un aumento del ABL rebautizado Tasa de Servicios Generales; los aumentos varían de un 15 a un 20% para los domicilios particulares mientras para el comercio se aumenta el 30%. Es un tarifazo en regla que va a ser trasladado a alquileres y precios.

 

La novedad paradojalmente retrógrada es que venció el Programa de Protección Ciudadana con Nación y los gastos de monitoreo, patrullas y personal (140 efectivos), en lugar de ser nacionales se municipalizan y cada contribuyente paga por su seguridad. Que cada intendente tenga su propia “mazorca” es un principio de disolución del régimen capitalista, es un camino sin vuelta a los “gabellottis” en Sicilia y la cosa nostra dándonos protección, es la barbarie montada para enriquecimiento personal del funcionariado en descomposición.

 

Lo que señalábamos desde el Frente de Izquierda como reclamos populares sin resolver durante la Campaña electoral sigue igual. La presencia de la Presidenta durante la inauguración de la UPA (Unidad de Pronta Atención) en Villa Jardín, no tocó ni los bordes del desastre de la salud pública, la construcción de esa cáscara hueca que deriva pacientes al hospital público está por detrás de las clásicas salitas barriales que han sido vaciadas, como sucede con el Centro Piloto de Jardín que ubicado a 500 metros de la UPA, se lo deja caer, sin insumos y sin personal para que el edificio del Centro Piloto sea ocupado por la Gendarmería que tendrá allí una base de operaciones casi con seguridad dedicada a la distribución.

 

La UPA es a todas luces otro negocio inmobiliario, como el hangar de Ezeiza, sobrefacturado al contribuyente, gastos que no resuelven ningún problema.

 

El abandono de la salud pública, la especulación inmobiliaria, el déficit habitacional, la contaminación industrial, el impuestazo combinado con el tarifazo nacional, provincial y municipal y los ataques que se preparan desembozadamente contra la clase obrera son los elementos que distinguen la realidad y que impondrán a quienes viven de su trabajo tomar partido.

 

Que el pueblo pague los platos rotos de la incapacidad y la codicia de los de arriba no es nuevo, circula por la red un diálogo entre los ministros Colbert y Mazzarino del Rey Luis XIV de Francia que pasó a la historia como “El Estado soy yo” y es muy ilustrativo sobre como priva la hipocresía ayer y hoy al definir a las víctimas a la hora de pagar.

 

Lisandro Martinez

 

lisandromartinez47@yahoo.com.ar

Comentar este post