Argentina: ¿Cristina no sabe nada de capitalismo? Sus dichos en el G-20 parecen confirmarlo

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

La esencia del capitalismo, ese que practican también el gobierno de CFK y las patronales, no tiene como primer objetivo el consumo de la población, sino el aumento de su tasa de ganancias.
Carlos Petroni | Para Kaos en la Red | 4-11-2011

En el marco de una reunión con empresarios en Europa, dijo CFK:

"Lo que estoy proponiendo –dijo Cristina ante los empresarios- es volver al capitalismo en serio, porque esto que estamos viviendo, señores, no es capitalismo. Esto es un anarco-capitalismo financiero total, donde nadie controla a nadie".

CFK ignora que el capitalismo es en si mismo anarquico, es decir, compite ferozmente por mercados, divisas, territorios y poder.  Esa anarquía de la producción y el intercambio, que ella quiere ordenar, es precisamente el “capitalismo en serio.”

Tambien ignora CFK que el imperialismo, es decir “la etapa superior del capitalismo”, se destaca por el predominio del monopolio, la oligarquía financiera y la especulación.  La “falta de control” de la que se queja CFK en realidad existe, pero de abajo hacia arriba. 

Los países industrializados controlan las instituciones de control como la ONU, el FMI y el Banco Mundial, junto al G-8, el G-20 y otras que, a su vez, controlan los precios del intercambio, el valor de las monedas… en los países sometidos, como Argentina o 4/5 del resto de los países del planeta.

Las guerras, invasiones, ocupaciones, masacres y genocidios son las formas mas violentas de ese “control” y existen pasos previos como la guerra de mercados, las presiones impositivas y crediticias, los créditos usurarios y la imposición de tarifas exportadoras e importadoras. Tambien la calificación de países según su “seriedad” de cumplir con las reglamentaciones del imperialismo.

Lo que CFK parece no comprender que la guerra y la violencia son la continuación de la política por otros medios y esta economía concentrada. En su persecución de su fin ultimo, la ganancia y la tasa de explotación, el capitalismo entra en contradicciones permanentes, es decir crisis, que trata de  resolver pasando de un ámbito a otro de la “presión” y el “control.”

Agrego CFK:  "¿Cómo vamos a hacer para que vuelva a crecer la economía si no hay consumo?", preguntó. "El capitalismo es eso, que la gente consuma y que ustedes los empresarios vendan cada vez más. Este es el tema. Esto es lo que está fallando”

La esencia del capitalismo, ese que practican también el gobierno de CFK y las patronales extranjeras y nacionales en nuestro país, no tienen como primer objetivo el consumo de la población, sino la ganancia y el aumento de su tasa de ganancia.  El consumo es solo una de las formas de lograr esto, no el objetivo de los capitalistas.

Mas aun, cuando el consumo es la forma que adopta transitoriamente el capitalismo para lograr sus objetivos, no lo basa en las necesidades mas urgentes de los trabajadores y el pueblo (vivienda, transporte, educación, trabajo sustentable, alimentación...) sino que deriva los esfuerzos de toda la sociedad hacia los rubros que dan un mayor margen de ganancia pero no son tan, ni siquiera a veces un poco, necesarios.

Asi, la energía social se malgasta y desperdicia en artículos suntuarios, automóviles y la fiebre del consumo de plasmas, teléfonos celulares de ultima generación o electrodomésticos mientras el 30% de nuestro pueblo pasa hambre.

CFK debería leer a Marx.  Pero dudamos que pueda comprenderlo porque ella tiene el pre-concepto de hay que reformar el capitalismo.  Y de lo que se trata es de reemplazarlo por otro sistema justo, el socialismo.

El mundo esta ante un cambio de epoca. El imperio Americano y el el Europeo se hunden e intentan ser reemplazados por China y Brasil - que ya dominan entre tantos a nuestro pais. Reformar  al capitalismo, en ese marco, es trabajar para el imperialismo de Brasil y China, y otros. CFK fue citada por Obama a una reunion... precisamente para discutir eso.

 

(Las negritas del final van por cuenta de este blog )

 

 

Reunión del G-20: "Necesitamos otro capitalismo". (¿De qué están hablando?)
Cumbre del G-20: La presidenta argentina afirmó que "necesitamos otro capitalismo" y remató "No estoy hablando del fin del capitalismo sino que necesitamos otro que genere progreso social"
Diana Cordero | Para Kaos en la Red | 16-11-2008

Bueno, muy bien. Lo interesante ahora sería saber de cual “otro” capitalismo habla Cristina Fernández de Kirchner, porque acá en América Latina conocemos este y no hay duda que es el capitalismo genuino. Un sistema de miseria y opresión, de mortalidad infantil y materna, de pauperización y desintegración del tejido social.

El único posible estando de este lado del mapa. Si, hay otro capitalismo. El del otro lado, el de los países que ajustan la cuerda y generan los mecanismos de exacción para las regiones más pobres. Pero ahora parece que ese capitalismo tampoco resulta, en vista no solo de los últimos acontecimientos de la debacle financiera, sino de la gran masa de personas que viven en los países del hemisferio norte y que han visto degradadas sus condiciones de vida a lo largo de los años.

Decir capitalismo, solo nos conduce a cifras relevantes (también contundentes) como las divulgadas en septiembre por la pro-comunista Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) que estima que unos seis millones de personas ingresaron al umbral de quienes padecen desnutriciones en América Latina.

En otros lugares de la tierra (que tampoco encontraron aún ese otro capitalismo que busca Cristina Fernández de Kirchner) la situación no se presenta mucho mejor: la cantidad de personas que padecen hambre en Asia y el Pacífico, es de 41 millones y en la zona del Africa sub-sahariana 24 millones.

La presidenta argentina aclara: "No estoy hablando del fin del capitalismo sino que necesitamos otro que genere progreso social". Bueno, Cristina, acá hay que ensayar una respuesta básica: hay algo que se llama correlación de fuerzas y que hace inviable que América Latina, acceda a ese capitalismo que genera tanto progreso social. Por cada escalón de desarrollo socioeconómico por el que transitan los países centrales, es decirlas potencias capitalistas, los países latinoamericanos pagan un alto precio. El beneficio de unos implica la miseria y la exclusión para los otros, ya que cualquier excedente de las economías de los países “colonizados” es expropiado para alimentar el desarrollo capitalista central.

Y hasta tal punto impera ese mecanismo que se reproduce aún dentro de las mismas potencias, en las cuales subsisten áreas más y menos desfavorecidas en función de las riquezas y el desarrollo productivo que detenten y la transferencia de recursos correspondiente.

Como sostiene el teórico alemán André Gunder Frank “El desarrollo y el subdesarrollo económico son las caras opuestas de la misma moneda. Ambos son el resultado necesario y la manifestación contemporánea de las contradicciones internas del sistema capitalista mundial”.

Resulta alarmante la coincidencia (explicitada en sus declaraciones) de CFK con Sarkossy: ambos entienden que se debe propender a la refundación del capitalismo, “un capitalismo más respetuoso del hombre"... de ese “sistema que se alejó de los valores más fundamentales del capitalismo". (!!)

Que el presidente de Francia busque tal “refundación” resulta comprensible (aunque repudiable), su país pertenece a la égida de aquellos que sostienen y alimentan el sistema neoliberal, de los que oprimen, de los que extraen las ganancias a través de sus empresas multinacionales ante la indiferencia y/o complicidad de los gobiernos de turno y de los grupos económicos locales. 

Pero es inadmisible que la presidenta de un país devastado por la política imperial y décadas de neoliberalismo salvaje, proponga más de lo mismo, apueste a sostener un sistema que solo genera desigualdad y miseria.

Llevar adelante acciones basadas en esos criterios implica perpetuar políticas de corte neoliberal que lleven a agudizar el deterioro de las ya precarias condiciones de vida de millones de personas que hasta ahora solo han “disfrutado” de la muestra más acabada de Capitalismo.

 

Comentar este post

Roberto Dante 11/05/2011 14:55



roberto dante


Lánús, Argentina, 05 11 2011


No soy un hombre K, pero en los últimos años, les di mi apoyo crítico.


Ayer viví un trago amargo con Cristina, pero considero de mala intencionalidad de los medios neoliberales el
mencionar la reunión de Cristina con Obama como un “encuentro entre amigos”. Todos sabemos que en política, como decía Perón: “a veces tengo que darle un abrazo a quién debería darle una patada
en el culo. Lo grave, ayer, fue su intento de diferenciar a un “capitalismo bueno” de un “anarco capitalismo”.


Vos bien sabés, Cristina, por formación y militancia política, que no existe el buen capitalismo. En el mismo no
interesan las necesidades de las mayorías, sólo interesa la reproducción del capital que enriquece a minorías. Un sólo ejemplo: ¿cómo explican la multiplicación de los llamados “indignados” en
EE.UU.? Las crisis del sistema imperial los están golpeando profundamente.


Creo que el Gobierno K se encuentra en un punto histórico político donde se pone a prueba su compromiso real con lo
que dijo defender a partir de su proyecto. Ayer dio un grave paso en falso. Pero vale destacar que arrastra grandes contra pesos. Veamos:


Es inevitable destacar la pobreza de los discursos de la burocracia sindical enquistada en la CGT desde la muerte de Evita. Aunque, quienes se
oponen a los gremialistas impresentables, y no tienen la inmadurez de considerarse “vanguardias del movimiento obrero”, tienen la herramienta poderosa de recuperar la lucidez de Evita para
educarse considerándose una más del pueblo y trabajar a partir de sus necesidades concretas.


Sumemos el ataque sistemático de los grandes medios de desinformación (ya conocidos) que, ante el fracaso de la anoréxica partidocracia
opositora en las elecciones del pasado día 23, apuntaron sus misiles contra la política del Gobierno K desarrollada por el Banco Central. Buscan aterrorizar a tanto egoísta individualista con
terroríficos rumores sobre la “corrida del dólar” y provocar movimientos sísmicos que resquebrajen los planes económicos a futuro.


Cristina, por todos estos antecedentes, espero que no te desvíes del camino; hay que profundizar el proyecto hacia el campo popular. Evita
nunca hubiera afirmado que hay volver al "capitalismo en serio". En caso contrario, la soledad del Poder Ejecutivo te convertirá en presa fácil de los intereses de
los grandes intereses corporativos.