Argentina: El personal del hospital borda rechaza la propuesta del gobierno porteño

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

El personal del hospital borda rechaza la propuesta del gobierno porteño que realizaría obras de refacción y mantenimiento a cambio de la entrega de terrenos del perímetro hospitalario

Legisladores porteños del Frente para la Victoria visitaron esta mañana el Hospital Borda, que después de un año continúa sin suministro de gas y con fallas en el sistema eléctrico instalado en su reemplazo, y ante la denuncia de los trabajadores por la demolición de espacios de rehabilitación, con vistas a las construcción de un centro cívico.

La recorrida por el centro de salud comenzó con algunos incidentes protagonizados por miembros de la empresa de seguridad, que no permitían el ingreso de la prensa, finalmente admitida, aunque limitada a sectores donde no estuvieran los internos.

Por su parte, el secretario general de la Asociación de Profesionales del Borda, Gabriel Cavia, indicó a Télam que los trabajadores reunidos en asamblea rechazaron la propuesta del macrismo de realizar refacciones a cambio de utilizar una manzana del predio que ocupa el hospital para la construcción de un edificio.

"Es una desmesura plantear la construcción de un edificio teniendo deficiencias de gas y electricidad", opinó el delegado, que confirmó que las deficiencias afectan a casi 200 pacientes sobre un total aproximado de 650, en las salas laterales del pabellón central y la "falta de mantenimiento en el centro de investigación psicológica y en los talleres de orientación vocacional".

Por su parte, Hernán Scorofitz, médico autoconvocado que acompañó a los legisladores durante su visita, señaló que "el gas sólo se ha reconectado en el 30 por ciento del pabellón central" y denunció "una infraestructura colapsada" en el marco de una situación que "no admite cambio de figuritas"

 


 

 

 

Proponen crear una comisión para seguir las obras del Borda

Las legisladoras porteñas María Elena Naddeo, del Frente Progresita y Popular, y Virginia González Gass, de Proyecto Sur, propusieron la creación de una comisión de seguimiento de las obras y del plan de salud mental del Hospital Borda.

La propuesta fue realizada por las legisladoras a los trabajadores y profesionales del hospital que, a su vez, se encontraban reunidos en asamblea en el salón central del neuropsiquiatrico.

La iniciativa surgió luego de que el subsecretario de Planificación Sanitaria de la Ciudad, Néstor Pérez Baliño, presentara un plan de modernización de infraestructura del hospital de 24 meses de duración.

El plan, leído por los trabajadores en la asamblea, incluye, entre otros puntos, completar la red de gas y ampliar los baños en las salas laterales del salón central y mejorar la calidad de la comida para los pacientes.

Asimismo, en este plan se indica que ninguna obra de construcción de un centro cívico en terrenos del hospital Borda está asociada la subsecretaría de Planificación de la Ciudad.

Sin embargo, el gobierno porteño había propuesto semanas atrás realizar trabajos de refacción en ese centro asistencial a cambio de que los gremios presten su consentimiento para la construcción, en un sector del neuropsiquiátrico, del centro cívico.

En diálogo con Télam, Naddeo denunció que "no hay plan de salud mental en la ciudad de Buenos Aires" y manifestó que "el Ministerio de Salud de la Ciudad tiene que encarar una refuncionalización del Hospital Borda".

Asimismo, aseguró que "en este contexto la construcción del centro cívico, que supone una inversión de 260 millones de pesos, es una desviación de recursos".

Naddeo explicó también que para la construcción del centro cívico el gobierno porteño planea vender el edificio Mercado del Plata, pero "para ello necesitan dos tercios de los votos de la legislatura -como establece la Constitución de la ciudad de Buenos Aires- y no los tienen".

A su vez, Naddeo señaló sobre la construcción del centro cívico que "nuestros asesores no encuentran brecha de inconstitucionalidad para realizar acciones judiciales porque es para fines estatales".

Virginia González Gass, en tanto, dijo a los trabajadores que "nos comprometemos a conformar con ustedes una comisión de seguimiento y a poner plazos a cada una de las obras".

Previo a participar de la asamblea con los trabajadores, las legisladoras se habían reunido con el director del neuropsiquiátrico, Ricardo Picasso.

Naddeo opinó que "Picasso no es el enemigo" y que "hay que confrontar con el jefe de gobierno porteño (Mauricio Macri) y el ministro de Salud de la Ciudad (Jorge Lemus)". 

Picasso también participó en un momento de la asamblea de los trabajadores y aseguró que "no hay intervención en el hospital" y que la presencia de Pérez Baliño "es circunstancial, en apoyo al director del hospital" y "porque va a trabajar al lado mío", declaraciones que provocaron el abucheo de los trabajadores.

Por su parte, Hernán Scorofitz, psicólogo del Hospital Borda apoyó la creación de comisiones de fiscalización y seguimiento, señaló que el plan de modernización del gobierno porteño es "un engaño" y aseguró que "no vamos a negociar ningún plan canje porque las obras son una obligación moral".

Scorofitz explicó que de los 700 pacientes del hospital, alrededor de 150 aún están sin gas.

Los trabajadores resolvieron convocar a una asamblea general con todos los gremios para el próximo miércoles para votar a los integrantes de la comisión de seguimiento de obras del Hospital Borda y declarar persona no grata al Pérez Baliño.

Antes de la asamblea los trabajadores desplegaron banderas en las puertas de ingreso al hospital con las siguientes leyendas: "Soluciones ya. Arreglo del hospital", "No al cierre", "Trabajadores Unidos por una salud pública y gratuita", "No más traslados a clínica privadas" y "Por un hospital con participación de los trabajadores sin intervención".

http://www.telam.com.ar/front/imagenes/encabezado/logotelam.jpg

 

 EL GOBIERNO PORTEñO OFRECIO HACER OBRAS EN EL HOSPITAL A CAMBIO DE UN AVAL PARA CONSTRUIR UN CENTRO CIVICO

Macri y Vidal quieren su lugar en el Borda

Trabajadores y profesionales rechazaron la propuesta de que las obras de refacción sean moneda de cambio de la futura sede de gobierno. Legisladores visitaron el hospital y denunciaron que aún hay sectores sin gas.

Los diputados Cabandié y Alegre en el taller protegido, calefaccionado a leña.
Imagen: Rafael Yohai

 

Por Eduardo Videla

Trabajadores y profesionales del Hospital Borda rechazaron una propuesta del gobierno porteño para realizar trabajos de refacción en ese centro asistencial a cambio de que los gremios presten su consentimiento para la construcción, en un sector del neuropsiquiátrico, del centro cívico con el que sueña la gestión de Mauricio Macri. El rechazo fue resuelto por una asamblea masiva, el jueves pasado, pero se hizo público ayer, durante una visita que legisladores realizaron al hospital. Las gestiones fueron encaradas por la vicejefa de Gobierno, María Eugenia Vidal, que se reunió al menos dos veces con los representantes gremiales. Durante la recorrida, de la que participó Página/12, trabajadores denunciaron que “el 30 por ciento del hospital está desde hace un año sin suministro de gas”. Voceros del Ministerio de Salud confirmaron que el problema persiste, pero que se limita a un “diez por ciento del edificio”.

Los trabajadores denunciaron durante la recorrida que para la construcción del centro cívico sería demolido un amplio edificio donde hoy funciona el Taller Protegido Nº 19, donde se realizan tareas de mantenimiento y se construye mobiliario para el hospital y en el que hacen su trabajo de rehabilitación pacientes internados en proceso de recuperación.

En el Ministerio se abstuvieron de informar sobre el futuro de ese edificio, pero confirmaron que se está refaccionando un espacio para albergar allí al mencionado taller protegido. Desmintieron así que la obra en marcha sea para la construcción de un estacionamiento para vehículos, como suponen los delegados de los trabajadores.

Los conflictos edilicios del Borda salieron a la luz durante la visita que ayer encabezaron los diputados porteños Juan Cabandié, titular del bloque del Frente para la Victoria, y Gabriela Alegre, integrante de la Comisión de Salud de la Legislatura. Los acompañaron Alejandro Amor y María José Lubertino, del mismo bloque.

“Los trabajadores estaban siendo extorsionados porque les ofrecían retomar las obras de gas a cambio de aceptar al construcción del centro cívico”, denunció Alegre. “No vamos a aceptar que construya una nueva sede de gobierno mientras se deja caer el hospital”, agregó Cabandié.

El proyecto para construir el centro cívico fue anunciado por Macri en septiembre de 2011. Se trata de edificar una nueva sede para la Jefatura de Gobierno y cinco ministerios en una extensión de tres hectáreas, a un costo de 250 millones de dólares. Desde el gobierno aseguran que no afectará a edificios del hospital, pero todo indica que el enorme galpón que alberga al taller protegido caerá bajo la topadora. Hasta tiene un lugar para mudarse. Curados en salud, los trabajadores no olvidan la intención inicial de Macri de cerrar el hospital y trasladar a los internos a instituciones cerradas.

El del gas es un capítulo aparte. Según las denuncias, la falta de suministro afecta al 30 por ciento del edificio. Voceros del ministerio aseguraron que en junio de 2011 se reconectó el servicio en los pabellones A, B y Amable Jones y parte del pabellón central, donde aún quedan “dos salas laterales conectadas con artefactos eléctricos”. Esas conexiones, aseguran los trabajadores, no alcanzan a ser soportadas por la precaria red del hospital, lo que deriva en frecuentes cortes.

Pagina12

 

Más de un año sin gas en el Hospital Borda

Se cumplieron 365 días desde que ese centro de salud está sin ese servicio básico. Los reclamos efectuados por profesionales, vecinos y legisladores, parecieran no importarle al Gobierno Porteño, que aún no ha realizado las obras necesarias para restablecerlo.

Ya denunciamos que las topadoras pasaron por el hospital y dejaron sin funcionar el “PAN DEL BORDA”, allí los pacientes podían conseguir una salida laboral y seguir con su tratamiento terapéutica y hoy el hospital está sin ese lugar.

Por desgracia la falta de gas no es ninguna novedad pero la falta de interés en el Borda, es una muestra más de la política del Gobierno de Mauricio Macri con respecto a la Salud Mental, que de a poco busca vaciar.

En mayo de 2008 la jueza Andrea Danas le dio 20 días de plazo al gobierno porteño para presentar un plan de obras para reparar todas las fallas de infraestructura y seguridad que tenía el edificio, pero la gestión PRO apeló el fallo, y desde entonces, el expediente permanece en la Sala II de la Cámara de Apelaciones. Un año después, la Superintendencia de Bomberos de la Policía Federal, había alertado que gran parte del hospital “presenta tendidos eléctricos con cables de tela a la vista y sin disyuntores, que producen una situación de peligro generalizado”.

Desde el bloque del Partido Socialista Auténtico hicimos pedidos de informes, recorrimos el hospital y el gobierno de Macri insiste en mentir y sigue diciendo que quieren al hospital y que allí hay gas, denotando la falta de información y la alta inoperancia de sus funcionarios.

El Hospital Borda no puede seguir en esta situación, por lo cual reclamamos con los pacientes, los profesionales que trabajan allí y los ciudadanos de la Ciudad un hospital en condiciones para su perfecto funcionamiento.


Virginia González Gass
Legisladora de la Ciudad de Buenos Aires - Partido Socialista Auténtico

Comentar este post