Argentina: Histórico: 14 genocidas fueron condenados a prisión perpetua en la causa ESMA

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

Juan Carlos Rolón, Raúl Sheller, Ricardo Cavallo y Jorge Acosta, algunos de los represores juzgados por crímenes de lesa humanidad cometidos en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA).

Juan Carlos Rolón, Raúl Sheller, Ricardo Cavallo y Jorge Acosta, algunos de los represores juzgados por crímenes de lesa humanidad cometidos en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA). | Foto: Télam

 

Decenas de activistas por los DDHH y familiares de desaparecidos sostienen una foto del periodista desaparecido Rodolfo Wash. Acudieron a la ESMA y a la puerta de Comodoro Py para seguir la lectura del veredicto, que se demoró más de dos horas,

Decenas de activistas por los DDHH y familiares de desaparecidos sostienen una foto del periodista desaparecido Rodolfo Wash. Acudieron a la ESMA y a la puerta de Comodoro Py para seguir la lectura del veredicto, que se demoró más de dos horas, | Télam

 

A Comodoro Py se sumaron H.I.J.O.S y varias agrupaciones de Derechos Humanos. Adentro estuvieron las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora.

A Comodoro Py se sumaron H.I.J.O.S y varias agrupaciones de Derechos Humanos. Adentro estuvieron las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. | Télam

El ex marino Alfredo Astiz, condenado a cadena perpetua. Se infiltró de joven en las Madres de Plaza de Mayo y consumó los secuestros de sus fundadoras, así como las monjas francesas y de Rodolfo Walsh, todos torturados en la ESMA.

 

El ex marino Alfredo Astiz, condenado a cadena perpetua. Se infiltró de joven en las Madres de Plaza de Mayo y consumó los secuestros de sus fundadoras, así como las monjas francesas y de Rodolfo Walsh, todos torturados en la ESMA. | DyN

Histórico: 14 genocidas fueron condenados a prisión perpetua en la causa ESMA

En este proceso sólo se contaron 85 delitos de privación ilegal de la libertad, tormentos y homicidios cometidos en ese centro clandestino de detención. Se trata del primer tramo de la llamada “megacausa ESMA”. La sala explotó en cantos y aplausos en la lectura del veredicto. De los 18 represores juzgados, 4 recibieron entre 18 y 25 años de cárcel. El resto, entre ellos Alfredo Astiz, Jorge Acosta y Antonio Pernías, perpetua. Video.

Las Abuelas de Plaza de Mayo piden investigar a los jueces por "mal desempeño"

 

Después de más de dos horas de retraso, se leyó este miércoles en la noche una histórica sentencia. Catorce genocidas fueron condenados a prisión perpetua y otros cuatro a entre 18 y 25 años de prisión en el primer tramo de la “megacausa ESMA”.

Se trata del primer juicio por los crímenes cometidos en la ESMA, uno de los centros clandestinos de detención y exterminio más grandes montados durante la última dictadura militar.

Alfredo Astiz, Jorge “Tigre” Acosta, Julio César Coronel, Jorge Rádice, Adolfo Donda, Antonio Pernías, Juan Carlos Rolón, Raúl Scheller, Alberto González, Juan Carlos Fotea, Ernesto Weber, Ricardo Cavallo, Néstor Savio y Antonio Montes recibieron la pena de prisión perpetua. En tanto, Juan Antonio Azic recibió 18 años de cárcel, Pablo García Velazco y Manuel García Tallada recibieron 25 años y Carlos Capdevila, 20 años.

 

Según explicó el mismo Tribunal, hubo dificultades que se presentaron en la deliberación que superaron el tiempo previsto y por ello se demoró la lectura del veredicto, prevista para las 18 de este miércoles.

Al cabo de 22 meses de debate y el desfile de más de 250 testigos, el tribunal que integran los jueces Daniel Obligado, Ricardo Farías y Germán Castelli convocó a la audiencia en el auditorio del subsuelo de los tribunales federales de Comodoro Py 2002, ubicados en el barrio porteño de Retiro.

Allí se leyó el veredicto sobre 85 delitos de privación ilegal de la libertad, tormentos y homicidios cometidos contra Azucena Villaflor, Mary Bianco y Ester de Careaga, del grupo original de las Madres de Plaza de Mayo; y de los activistas que las apoyaban, entre ellos las monjas francesas Alice Domon y Leonie Duquet, así como también el escritor y periodista Rodolfo Walsh.

La audiencia estalló en aplausos y expresiones de satisfacción en la lectura del veredicto del Tribunal Oral Federal Nº5.

Diario UNO

 

 PRIMERA SENTENCIA POR LOS CRIMENES DE LA ESMA

Perpetua para Astiz, el "Tigre" Acosta, Cavallo, Donda, Pernías, Rádice y otros seis genocidas

Al cabo de 22 meses de debate y el testimonio de más de 250 testigos, y luego de desestimar distintos planteos de nulidad y/o prescripción presentados por la defensa de los acusados, el tribunal que integran los jueces Daniel Obligado, Ricardo Farías y Germán Castelli juzgó a 18 represores, acusados de secuestro, tortura y homicidio contra 86 víctimas, entre las cuales se encuentran el escritor y periodista Rodolfo Walsh, las monjas francesas Alice Domon y Leonie Duquet, Azucena Villaflor, Mary Bianco y Ester de Careaga, fundadoras de Madres de Plaza de Mayo. El TOF5 dictó prisión perpetua para Alfredo Astiz, Jorge “Tigre” Acosta, Ricardo Cavallo, Antonio Pernías, José Montes, Raúl Scheller, Jorge Rádice, Adolfo Donda, Alberto González, Néstor Savio, Julio César Coronel, Ernesto Weber. Manuel García Tallada y Juan Carlos Fotea recibieron 25 años de prisión. Carlos Capdevilla deberá cumplir 20 años de prisión, y Juan Antonio Azic 18 años. Por último, Juan Carlos Rolón y Pablo García Velazco fueron absueltos aunque no recuperarán la libertad por estar imputados en otras causas por delitos de lesa humanidad.

Serán 18 los represores acusados, por 86 delitos de privación ilegal de la libertad, tormentos y homicidios.

El juicio que empezó el 11 de diciembre de 2009 es uno de los tramos en que se dividió la llamada megacausa ESMA. El proceso resultó más largo de lo previsto, entre otras razones por una de las características que distinguieron este centro clandestino de detención que funcionó durante la última dictadura militar bajo la órbita de la Marina: es uno de los pocos campos de concentración con supervivientes que pasaron uno, dos y hasta cuatro años secuestrados.

La densidad de los relatos le dieron al juicio otra singularidad. La sala tuvo múltiples querellas, integradas por organismos de derechos humanos que multiplicaron las voces de la acusación pero también las perspectivas. La defensa de la mayoría de los acusados, por su parte, hizo un culto al “heroísmo de los mártires”. Los más moderados esgrimieron la teoría de los dos demonios, pero todos se consideraron víctimas y "perseguidos políticos".

La Fiscalía solicitó prisión perpetua para Alfredo Astiz, Jorge “Tigre” Acosta, Julio César Coronel, Jorge Rádice, Adolfo Donda, Antonio Pernías, Juan Carlos Rolón, Raúl Scheller, Alberto González, Juan Carlos Fotea, Ernesto Weber, Ricardo Cavallo, Néstor Savio, Manuel García Tallada; y 25 años de prisión para Antonio Montes, Juan Antonio Azic, Pablo García Velazco y Carlos Capdevila.

 

Patricia Walsh: "Es la lucha más digna de la historia reciente de los argentinos"

La hija del escritor y periodista desaparecido Rodolfo Walsh, calificó de "jornada histórica" la audiencia final de la causa ESMA en la que se conocerá el veredicto contra Alfredo Astiz y diecisiete represores más por crímenes de lesa humanidad. Además, aseguró que demuestra "el avance enorme de la lucha colectiva por los derechos humanos".

En su testimonio ante el Tribunal, Walsh reclamó a uno de los procesados, Jorge "Tigre" Acosta, por el destino del cuerpo de su padre y solicitó que se preserve el campo de deportes de la ESMA para que se realicen peritajes para confirmar o no la existencia de cadáveres calcinados en el predio ubicado entre la Avenida Cantilo y la costa del Río de la Plata.

La hija del autor de "Operación Masacre" destacó que, durante el juicio iniciado hace 22 meses, "escuchar testimonios de sobrevivientes por casi dos años fue muy duro para los familiares, el juicio fue revelador porque contó con testigos que declararon por primera vez y que aportaron datos desconocidos".

En el caso de su padre, la exlegisladora puntualizó que "por primera vez hubo testimonios que contaron con más detalle lo ocurrido en la última casa en la que vivió mi padre (en San Vicente), que quedó completamente destruida, donde robaron su último cuento `Juan se iba por el río´ y que actualmente está ocupada por una familia de un policía retirado".

Recordó también que se pudo "reconstruir lo que pasó en el río Carapachay, en el Delta del Tigre, en la última casa que mi padre alquiló y donde pudimos probar que los hechos que ocurrieron antes de su desaparición, también involucraron a tres casas vecinas que fueron ocupadas por un grupo de tareas y sus ocupantes secuestrados y llevados a la ESMA".

Walsh defendió el pedido de la querella conformada por el colectivo Justicia Ya y la agrupación Memoria Verdad y Justicia, de "reclusión perpetua en cárcel común para todos los acusados" en el marco de "un genocidio planificado". "Son crímenes de lesa humanidad y no se puede pensar en cumplir condena en barrios privados o en los domicilios por el sólo hecho de ser mayores, cuando existen servicios médicos en las unidades carcelarias", afirmó.

Rodolfo Walsh fue baleado por un grupo de tareas de la ESMA el 25 de marzo de 1977 en el barrio porteño de San Cristóbal. El periodista, que acababa de escribir y distribuir la Carta Abierta a la Junta Militar al cumplirse un año del golpe militar, respondió al ataque y, malherido fue trasladado al centro clandestino que funcionó en la ex ESMA, donde fue visto por algunos secuestrados.

Pagina12

 

Perpetua para Astiz

El largo camino hacia la cárcel del "Ángel de la muerte"

Héctor Sánchez

Alfredo Astiz, el ex marino condenado este miércoles a cadena perpetua por crímenes de lesa humanidad, fue el primer integrante de las patotas de la ex ESMA de quien se conocieron datos en forma pública acerca de su perfil de feroz represor, al punto de convertirse en un emblema del terrorismo de Estado en la Argentina, durante la última dictadura militar.
Acusado -entre otros delitos- del asesinato de las monjas francesas Alice Domon y Léonie Duquet, y de la ciudadana sueca Dagmar Hagelin, Astiz fue quien se infiltró en el grupo fundador de las Madres de Plaza de Mayo para organizar el secuestro de Azucena Villaflor, una de las primeras referentes de las Madres.

Su infiltración entre el grupo de Madres posibilitó los secuestros de la iglesia de la Santa Cruz en diciembre de 1977, en el barrio porteño de San Cristóbal, lo que derivaría en sus motes de "ángel de la muerte" o "ángel rubio", cuando ya había trascendido que su nombre falso era Gustavo Niño, y decía que su hermano estaba desaparecido.

Hasta hoy, Astiz nunca había sido condenado en el país porque fue beneficiado por las leyes de Punto Final y Obediencia Debida dictadas durante el gobierno de Raúl Alfonsín (1983-89), que eximieron de responsabilidad penal a los militares de menor rango.

En 2003, el Congreso anuló las leyes de Obediencia Debida y Punto Final y las causas contra Astiz se reabrieron, por lo que le fue aplicada la prisión preventiva.

El represor volvió a ser noticia en 2004, cuando le detectaron un cáncer de páncreas y debieron operarlo casi en secreto en el Hospital Naval.

Mucho antes, a fines de los ´90, y cuando Astiz estaba convencido de que la impunidad lo protegía, en diversas entrevistas periodísticas se definió como "un oficial que obedecía órdenes sin cuestionarlas ni cuestionarse".

Sin que nunca se haya podido comprobar, dijo también que había estado infiltrado en territorio chileno durante los días del conflicto por el Canal de Beagle, pero sí pudo comprobarse en cambio que se rindió a las tropas inglesas en las Islas Georgias, durante la guerra de Malvinas, sin haber disparado un solo tiro.

Astiz se caracterizó a sí mismo, en una de esas entrevistas, como el hombre "mejor capacitado para matar a un político o a un periodista", y el escándalo concluyó con su expulsión de la Armada y la pérdida de su rango militar.

En 2001, el gobierno de Italia pidió su extradición para juzgarlo por la desaparición de ciudadanos de ese país, y cuando una jueza federal ordenó a Interpol que lo buscara para arrestarlo, el ex marino se presentó detenido.

El 10 de septiembre de 2003, el gobierno argentino recibió formalmente el tercer pedido de extradición de Astiz, cursado por Francia, por la condena que le fue impuesta en ausencia en ese país por la desaparición de Domon y Duquet.

Ya en 1990, Astiz había sido condenado en rebeldía por el Tribunal de lo Penal de París a la pena de reclusión criminal a perpetuidad por el asesinato de las dos religiosas francesas: desde entonces no pudo salir de Argentina debido a la demanda de arresto por parte de Francia.

Sobre Astiz pesa además una querella judicial en Suecia presentada por Ragnar Hagelin, el padre de Dagmar Hagelin, la joven sueca cuya desaparición también se le atribuye.

En su larga lista de acusaciones, está incluido también un sumario abierto por la Audiencia Territorial de Nuremberg (Alemania) sobre la ejecución o desaparición de ciudadanos de origen alemán a manos de militares y policías argentinos durante la dictadura.

El círculo sobre Astiz se cerró hoy en la Argentina, donde un tribunal federal dictaminó la cárcel como el lugar donde el ex marino pasará los próximos años.
Megacausa ESMA

“Este juicio es producto de la lucha de años de sobrevivientes”, dijo la abogada Myriam Bregman

La abogada Myriam Bregman dijo este miércoles que el primer juicio por delitos de lesa humanidad cometidos en la ESMA, cuyo veredicto se conocerá esta tarde, "es producto de la lucha de años de los sobrevivientes y los organismos de derechos humanos".
"En 2007 se había comenzado a juzgar al prefecto Héctor Febrés, que integró también la patota de la ESMA pero fue envenenado con cianuro antes que pronunciara sus palabras finales”, recordó Bregman en un comunicado.

La dirigente y ex candidata a diputada por el Frente de Izquierda remarcó que "este juicio es producto de la lucha de años de los sobrevivientes y los organismos de derechos humanos".

"En este juicio se juzgó a 18 genocidas, pero nosotros logramos demostrar que al día de hoy quedan en actividad más de 4000 miembros de la Armada que actuaron en la dictadura”.

Bregman representó en este juicio a Patricia Walsh por la muerte de su padre, el periodista y escritor Rodolfo Walsh, caso que integró este primer tramo que se juzgó, en el marco de la "megacausa ESMA"

Visión Siete: Megacausa Esma: Sentencia demorada

El Tribunal Oral Federal 5 convocó para esta tarde a las 18hs al veredicto que pondrá fin al primer juicio por delitos de lesa humanidad cometidos en la Escuela de Mecánica de la Armada durante la última dictadura cívico-militar. Emitido por Visión Siete, noticiero de la TV Pública argentina, el miércoles 26 de octubre de 2011.

 

 

 

Ole Ole, Ole Ola

Como a los Nazis, les va a pasar,

A DONDE VAYAN LOS IREMOS A
BUSCAR!

Comentar este post