Argentina: Los asesinados en villa moreno eran tres militantes sociales desarmados

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 Lejos de ser barrabravas o transas


Desde el Movimiento 26 de Junio y la Juventud Kirchnerista reivindicaron la pertenencia política de los jóvenes ultimados en la madrugada del 1º. Niegan el "ajuste de cuentas". El Hijo del Quemado, supuesto agresor, continúa internado.

 Por José Maggi

Página 12

En Villa Moreno, todos repetían ayer que los tres pibes fusilados la madrugada del 1º de enero en Dorrego y Presidente Quintana no tenían nada que ver con los oscuros negocios que se entremezclan en esa barriada pobre: la venta de droga, los robos y los barras de fútbol. Por el contrario tenian militancia barrial: Adrián Patón Rodríguez no tenía antecedentes y su militancia fue rescatada por sus compañeros de la Juventud Kirchnerista, mientras junto el Frente Darío Santillán también lo reivindicó como un militante propio al igual que a Jeremías Jere Brasante y Claudio el Mono Suárez. Por su parte, la justicia libró ayer varias órdenes de captura a los posibles autores, que habrían usado una ametralladora. Mientras procuran dar con el único sobreviviente que pudo ver a los matadores y que pudo escapar a la carrera, esquivando los tiros. El joven de 24 años, que habría provocado la masacre, Maximiliano Rodríguez terminó imputado en el hecho y algunos testimonios lo ubicarían en esa esquina, aún con varias heridas de bala. Rodríguez, ex integrante de la barra de Ñuls, y conocido como el Hijo del Quemado, continúa internado en el Heca. En tanto, está certificado que no hubo enfrentamiento, ya que se hicieron dermotest en las víctimas y dio negativo, lo que implica que no empuñaron armas de fuego. El secretario de Seguridad Comunitaria Angel Ruani recibió a los dirigentes del Frente Darío Santillán, y les remarcó que desde la cartera de seguridad jamás se habló de un ajuste de cuentas.

Por su parte, el juez Juan Jose Pazos libró tres órdenes de captura, entre los que podrían encontrarse "Damiancito" Martínez y su padre, al igual que el propio Quemado, padre del Maximiliano Rodríguez, el joven baleado a bordo de su BMW horas antes del ataque que se investiga.

Una alta fuente judicial reveló a este diario que "hay tres personas identificadas con numerosos antecedentes que habrían sido los autores de los disparos. Son testimonios de gente que participó, que estuvo en el hecho". De igual modo la misma fuente confió que "no sabemos a ciencia cierta si el móvil es la venta de droga o la hinchada de Ñuls".

Ayer, Pedro Salinas del Movimiento 26 de junio explicó que "en este angustiante momento, nos vemos obligados a replicar los chorros de tinta que se han empeñado nuevamente en la cada vez más desvergonzada y mecánica reacción ante este tipo de hechos criminales: no hubo ningún ajuste de cuentas, ninguna venganza por un atentado previo; masacraron a 3 pibes de familia, 3 compañeros de nuestro movimiento que se empeñaban todos los días en llevar adelante proyectos comunitarios que incluían a la juventud del barrio".

Salinas aclaró que "ninguno de los pibes tenía antecedentes penales, versión que circuló inmediatamente después de la masacre. Desde ya que ninguno de ellos estaba armado; quienes conocemos a los pibes no podemos menos que indignarnos frente a la estúpida hipótesis de un enfrentamiento".

Por su parte, Aldo Villalba, referente del Movimiento Social por los Barrios recordó al Patón Rodríguez como "un militante social desde muy pibe, hace 5 años que trabajaba con nosotros, colaborando en la copa de leche de su barrio y ayudando en otros barrios. Era uno de los referentes de la Juventud Kirchnerista, organización que nuclea justamente a pibes que voluntariamente tenían ganas de ayudar a otros. Adrián dejaba muchas horas militando para construir una sociedad mas justa.

Para Villalba, el Patón "era un pibe honesto, un militante con todas las letras, sin ningún antecedente policial, al que todos lo veían en la copa de leche o colaborando con la campaña de Agustín Rossi y de Cristina, tuvo la mala suerte de estar en el peor lugar en el peor momento, pero era el lugar donde los chicos se juntaban a recibir el año, en un club de fútbol infantil ni mas ni menos".



ROSARIO, 2 DE ENERO DE 2012

NINGUN AJUSTE DE CUENTAS
 ASESINARON A 3 PIBES INOCENTES

Los hechos sucedidos durante la madrugada de ayer en el Barrio Moreno, en la ciudad de Rosario,  cuyo desenlace arrojó el lamentable saldo de 3 muertes jóvenes: Jeremías Jonatan Brasante de 17 años, Claudio Damián “El Mono” Suárez de 19 y Adrián “el Patón” Rodríguez de 21, desencadenaron una serie de aseveraciones mediáticas que distan enormemente de la realidad.

En este angustiante momento, nos vemos obligados a replicar los chorros de tinta que se han empeñado en la cada vez más desvergonzada y mecánica reacción por parte de los medios ante este tipo de hechos criminales: NINGUN AJUSTE DE CUENTAS, NINGUNA “VENGANZA POR UN ATENTADO PREVIO;” MASACRARON A 3 PIBES DE FAMILIA, 3 COMPAÑEROS DE NUESTRO MOVIMIENTO QUE SE EMPEÑABAN TODOS LOS DÍAS EN LLEVAR ADELANTE PROYECTOS COMUNITARIOS que incluían a la juventud del barrio.

Por la memoria de nuestros compañeros y el desagravio de sus familias, no vamos a permitir que se difame el nombre de nuestros pibes, compañeros, amigos y hermanos. En primer lugar, hay que aclarar que ninguno de los pibes tenía antecedentes penales, versión que circuló inmediatamente después de la masacre.

Desde ya que ninguno de ellos estaba armado; quienes conocemos a los pibes no podemos menos que indignarnos frente a la estúpida hipótesis de “un enfrentamiento”. Es sintomático que en las páginas de los matutinos convivan a pocos párrafos de distancia, la hipótesis de nuestros pibes haciendo fuego y la veracidad del ocultamiento policial de uno de los sospechados de asesinar a nuestros compañeros.

Contacto de Prensa: Pedro Salinas (0341) 156879840

Hacia poquitos días junto al Jere, el Mono y el Patón
(al igual que junto a tantos otros compañeros y compañeras que participamos en el Movimiento) celebrábamos el fin de un año en el cual habíamos realizado algunos de nuestros sueños: construimos nuestro local y refaccionamos una canchita del barrio (ambos a 40 metros de donde los pibes fueron ultimados); después de mucho laburo, juntando moneda por moneda, pudimos viajar con todos nuestros pibes al Campamento Nacional de Jóvenes de nuestra organización; y pensábamos arrancar en febrero con los ensayos de la banda de cumbia que tanto entusiasmaba al Patón.  “Nos cagamos de risa y sirve para sacar a los pibes de la esquina,” decía El Patón, un pibe incansable a la hora de meterle el cuerpo a los sueños. 

Eso eran los pibes: pura voluntad de salir adelante, de cuerpearle al estigma de “vivir en un barrio”; y alegría, sobre todo alegría… Todavía resuenan algunas carcajadas del Jere, aunque nos quieran vender que nuestros pibes eran poco más que delincuentes.

En este dificilísimo momento, no podíamos sino escribir estas líneas de desagravio, palabras que ya reflejan enormes ausencias y la predisposición a no olvidarlos nunca…

El Patón, el Jere y el Mono viven en cada uno de nosotrxs, sus compañerxs y familiares.

MOVIMIENTO 26 DE JUNIO – FRENTE POPULAR DARIO SANTILLAN

Comentar este post