Argentina: Periodismo Autogestionado. 800 inscriptos: la primera lección del hacer

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

www.periodismoautogestionado.org

Periodismo Autogestionado

800 inscriptos: la primera lección del hacer

Más de 800 inscriptos lograron convertir al Primer Congreso Internacional de Periodismo Autogestionado en un espacio capaz de convocar expectativas y esperanzas por las nuevas formas de producción de la comunicación. También en una prueba de cómo circula hoy la noticia, ya que la información sobre el Congreso sólo fue transmitida por los medios que integran el sector. La cita, convocada bajo el lema Las lecciones del hacer, es el viernes 9 y sábado 10 de setiembre, desde las 10 de la mañana, en el Bauen Hotel (Callao 360).

El programa está compuesto por dos tipos de eventos. Por la mañana, clases magistrales y por la tarde, talleres de trabajo e intercambio. La entrada es libre y gratuita, pero requiere inscripción previa. Se entregarán certificados de asistencia. Los tres conceptos que dan contenido al encuentro son:

  • Comunicación.
  • Libertad.
  • Autogestión.
  El Congreso, organizado por el Programa de Trabajo Autogestionado del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación, será inaugurado por el ministro Carlos Tomada y el secretario Enrique Deibe. El italiano Franco Bifo Berardi, brindará una teleconferencia desde Polonia y desde la sede del Encuentro de la Cultura Europea convocado por Zigmunt Bauman para debatir, entre las más destacadas personalidades de ese continente, la actual crisis y sus interrogantes. Luego será el turno del filósofo argentino Alejandro Piscitelli, que disertará sobre la relación entre las redes y los cambios sociales.

El viernes 9, por la tarde, el presidente de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual, Gabriel Mariotto dará apertura a los talleres, organizados por tipo de herramienta de comunicación; diario, revista, radio, web y tevé. Para particip ar de estos debates viajaron especialmente más de 60 medios cooperativos del Interior del país. También las trabajadoras del hogar que desde hace 2 años tienen un programa integralmente producido por ellas mismas en Radio Deseo, de La Paz, Bolivia.

La mesa de diarios contará con la experiencia de los medios recuperados por sus trabajadores (Comercio y Justicia y El Diario del Centro del País, de Córdoba y El Diario de la Región, de Chaco), así como de los periódicos cooperativos El Independiente de La Rioja y La Posta, de Lincoln, provincia de Buenos Aires, integrantes de la Federación Asociativa de Diarios y Comunicadores Cooperativos de la República Argentina (FADICCRA) y será coordinada por el periodista Eduardo Aliverti.

En el taller de tevé expondrán los responsables del desarrollo de tevé interactiva Ginga.ar. Y el de web contará con la presencia del creador del software libre Ututo, el salteño Diego Saravia y el creador del sitio Taringa, el joven Cypher, ambos dedicados al desarrollo de tecnologías que permitan el libre intercambio y el uso social de las nuevas tecnologías. El taller de revistas estará coordinado por la Asociación de Revistas Culturales Independientes (AReCIA).

El viernes culmina con un taller de trabajo convocado bajo el título Cultura, Formación y Derechos Humanos en la Comunicación, que contará con la presencia deMaria Iribarren de la Dirección de Industrias Culturales del ministerio de Cultura de la Nación, Victoria Donda de la comisión de Derechos Humanos del Congreso de la Nación, integrantes de FADICCRA, Néstor Busso de FARCO, Mónica Sladogna de la secretaría de Empleo del ministerio de Trabajo de la Nación y Florencia Saintout, decana de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de Universidad de La Plata.

También habrá talleres permanentes sobre Cómo se hace un diario, (con FADICCRA), Cómo se hace un libro (editorial Eloísa Cartonera), La calle es nuestra (coordinado por el Grupo de Arte Callejero) y una agencia de noticias de libre reproducción a cargo de lavaca.org.

 

El sábado se realizarán las clases magistrales del norteamericano Richard Stallman –referente del software libre-, Raúl Zaffaroni –integrante de la Corte Suprema de la Nación- y, al cierre, María Galindo, -fundadora de Mujeres Creando, de Bolivia.

A las 15, se presentará el libro Periodismo con Valores, que narra las experiencias de los medios nucleados en Fadiccra. Y desde las 12 habrá feria callejera donde los medios del sector expondrán sus creaciones. La despedida será con murga y recital, al compás de El Culebrón Timbal.

 

Los organizadores solicitan a los inscriptos que se acerquen media hora antes del evento de de su interés para facilitar el trámite de las acreditacion es.

Para más info: www.periodismoautogestionado.org





Lic Enrique Deibe, Secretario de Empleo

El trabajo, la comunicación y la democratización

“La verdad es que tenemos muy buena expectativas. Nosotros venimos trabajando con empresas recuperadas y empresas autogestionadas por sus trabajadores desde el inicio de la gestión en 2003. El ministerio ha apoyado y estimulado el desarrollo de este sector de la economía social que es importante por su tamaño, por lo que produce y lo que ha generado” explicó Enrique Deibe, Secretario de Empleo del Ministerio de Trabajo.

“El Congreso de empresas autogestionadas del sector gráfico y periodístico nos estimula a analizar sus particularidades en un momento donde además a partir de la Ley de Servicios Audiovisuales, todo el tema de la comunicación, de los distintos medios de expresión de la palabra, de la posibilidad de extender y democratizar el uso de la comunicación, hace más relevante este encuentro y esta posibilidad de intercambiar experiencias, la posibilidad de contar lo que vienen haciendo las empresas autogestionadas en materias de periodismo, que es muy importa nte”.

El funcionario destacó: “Hay muchos diarios del interior, que han hecho todo un tránsito de autogestión” y destacó la creación de empleo por parte de las empresas autogestionadas, a las que describió como un sector “que ha ido creciendo y mejorando al compás de un modelo de crecimiento y desarrollo que ha impuesto el ex presidente Néstor Kirchner y profundiza nuestra Presidenta”. El Ministerio, dijo, está trabajando con más de 300 empresas autogestionadas que nuclean a unos 15.000 trabajadores.

Sobre las dificultades y temas pendientes, señaló que “habrá que seguir trabajando para mejorar es el estatus laboral de los trabajadores de las cooperativas de las empresas autogestionadas” para lo cual propuso como meta otorgarle a los trabajadores cooperativos un rol similar a de los trabajadores convencionales “y facilitar su vinculación con el mundo organizado del trabajo”.

Aquí, los audios completos de la entrevista que como todos estos materiales pued en reproducirse y difundirse libremente.





Franca Venturi, del Programa Trabajo Autogestionado

Los puntos de encuentro

“Un Congreso como éste permite no sólo visibilizar a los medios autogestionados, sino reconocerse a sí mismos como integrantes de un mismo sector” dice Franca Venturi, coordinadora del Programa de Trabajo Autogestionado del Ministerio de Trabajo. Y agrega una idea que va más allá, a un estilo de producción y trabajo: “Nuestra apuesta es que el trabajo autogestionado conforme una alternativa en el mundo del trabajo, no ya surgido de un concepto de crisis sino que sea una alternativa elegible para las personas que estén dispuestas a llevar a cabo una construcción colectiva”.

El origen

En marzo de 2004, el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad social lanzó el Programa Trabajo Autogestionado en el marco del Programa Nacional de Promoción y Asistencia al Trabajo Auogestionado y la Microempresa. Los objetivos fueron y son contribuir a la generación de nuevas fuentes de trabajo y al mantenimiento de puestos existentes. Todo se orientó en principio a atend er la situación específica de trabajadores afectados por la crisis económica de la década pasada.
De ese trabajo general a este Primer Congreso Internacional de Periodismo Autogestionado, el recorrido se muestra no como la finalización de un proceso sino como una más de las actividades del Programa, orientada a la comunicación, quizá la más multitudinaria y con impacto nacional e internacional: dos días intensivos, cientos de expositores, decenas de talleres abiertos al público, experiencias de todas las provincias, invitados de Estados Unidos, Italia y Bolivia, más de 800 inscriptos.

Franca Venturi explica en cuatro puntos clave las razones, expectativas y emociones que genera el Congreso.

Cómo nació

“El pasado 27 de julio nos juntamos con alrededor de treinta medios de comunicación procedentes de seis provincias argentinas, lo cual ha sido muy interesante en el sentido que hay una importante heterogeneidad”, explica Franca. En esa reunión se trazaron las bases y primeras ideas sobre la organización del Congreso; diarios recuperados, cooperativas de periodismo y periodistas, colectivos de comunicación independientes, conforman esa “heterogeneidad” y da cuenta de la pluralidad de experiencias autogestivas en el ámbito de comunicación, y la necesidad de un espacio común para sentar simetrías.

Por qué

El Congreso nace, en parte, como una visibilización de esos procesos y el interés del Estado en identificar problemáticas comunes a fin de acercar soluciones o generar espacios colectivos de cooperación e intercambio de experiencias. Según Venturi, discutir estas cuestiones significa atender las potencialidades en cada uno de los proyectos autogestivos de comunicación: “La idea es trabajar puntos de encuentro en esta perspectiva sectorial para intercambiar experiencias y avanzar en el abordaje de las temáticas y en la capacidad de identificar potencialidades en la perspectiva de una construcción colectiva, y apuntando al mediano plazo”. De cada una de las charlas, de los talleres y las Clases Magistrales decantará una conclusión, o varias, que serán la materia prima del trabajo futuro.

Para qué

“Primero, no sólo que una actividad como ésta permite visibilizar a l sector de los medios autogestionados sino también generar una instancia que les permita reconocerse a si mismos como integrantes de un mismo sector. Y en esa medida, la idea es que puedan surgir análisis que permitan visualizar las simetrías y asimetrías no solo en términos de la situación actual en relaci ón con el acceso a la tecnología, con las formas de organizar el trabajo, con la discusión del paradigma de comunicación que quieren llevar adelante, sino también justamente para potenciar las posibilidades de alianza estratégica y colaboración entre ellos para generar escala no sólo a nivel impacto que puedan desarrollar, sino también como modo de generar una agenda de trabajo que permita puntualizar las demandas”.

La autogestión y el Estado

Parte de estas experiencias nacieron de espaldas al Estado, producto de su propia crisis: empresas o fábricas quebradas, patrones que huían, deudas millonarias, son algunas de las constantes. Fueron los trabajadores quienes salieron de esa crisis haciendo lo que mejor sabían: trabajar.
Para ello debieron explorar terrenos legales, sociales y subjetivos totalmente nuevos e innovadores: ocupar la fábrica, pelear la expropiación, decidir en asambleas, resistir, producir. Desde el 2004, el Programa Trabajo Autogesti onado busca sintonizar la lógica de esos proyectos autogestivos: “Este concepto es un aprendizaje que estamos llevando adelante y al mismo tiempo impulsando”, sintetiza Franca. Y sueña: “Nuestra apuesta es que el trabajo autogestionado conforme una alternativa en el mundo del trabajo, no ya surgido de un concepto de crisis sino que sea una alternativa elegible para las personas que estén dispuestas a llevar a cabo una construcción colectiva”.

Realización social

La propia realidad y las mismas leyes que rigen para todas las fábricas, empresas o proyectos –autogestivos o no- dictan el éxito de las formas autogestivas de concebir el trabajo, y la vida. Estos casi ocho años de gestión en el Programa le permiten a Venturi recopilar algunas lecciones sobre estas experiencias: “En todos los casos podemos decir que han superado la instancia de las empresas anteriores, que son mejores en ese sentido porque han potenciado sus productos diversificándolos, construid o sus propias sedes que son edificios modernos y preciosos, han incorporado tecnología, y demuestran claramente que esto es una alternativa posible como proyecto de trabajo, como medio de vida y como medio de realización social”.





Periodismo con Valores

El libro de los diarios

Nueve historias, en 182 páginas, para dar testimonio de cómo se produce otra forma de comunicación.

Y contadas por ellos mismos. La gesta de los diarios recuperados Comercio y Justicia, El Diario del Centro del País –ambos de Córdoba- y de El Diario de la Región, del Chaco, con todas sus lecciones de autogestión y solidaridad, al igual que las experiencias de las cooperativas La Masa, de Rosario, La Posta del Nordeste, de Lincoln, Eco Días, de Bahía Blanca, El Megáfono, de Río Cuarto, la más joven Cítrica, y la más veterana, la que edita el diario El Independiente, en La Rioja desde hace 40 años.

Todas ellas integran la Federación Asociativa de Diarios y Comunicadores Cooperativos de la República Argentina (FADICCRA).

Como ocurre muchas veces en este tipo de comunicación, el libro no tiene precio: nació para difundir libremente aquello que muchos de los que forman opinió n sobre las formas del hacer en esta profesión ignoran. Editado por el Programa Trabajo Autogestionado del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación, Periodismo con Valores se presentará en Buenos Aires en el marco del Primer Congreso de Periodismo Autogestionado, que se realizará el 9 y 10 de setiembre en el Hotel Bauen (Callao 360).

La cita con la presentación de este libro es el sábado 10 de setiembre, a las 15. Estarán presentes la el Ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Carlos Tomada; el presidente de FADICCRA, Juan Diego Turraca; el Secretario de Empleo, Enrique Deibe y la coordinadora del Programa Trabajo Autogestionado, Franca Venturi.

Compartimos aquí las palabras con las que el propio Juan Diego Turraca introduce a los lectores en Periodismo con Valores:

“Cuando levantes la publicación en tus manos y te encuentres leyendo esta introducción, queremos que tengas en cuenta que este libro nace de nuestra ne cesidad de hacernos visibles ante un estamento social que esconde lo bueno por conocer, para conservar la vigencia del malo conocido.

Queremos que tengas en cuenta nuestra necesidad de dar a conocer no sólo otra forma de hacer periodismo, sino también otra forma de gestionar una empresa periodística.

Cada cooperativa cuenta en estas páginas su historia, y de seguro repararás en situaciones comunes que se dan en cada una de ellas. Es que ese fue justamente el origen de la Federación Asociativa de Diarios y Comunicadores Cooperativos de la República Argentina (FADICCRA): las cosas en común.

Pero estas situaciones son poco comunes para cualquier lector, ya que buena parte de las complicaciones que debimos superar en la gestión cooperativa de nuestras empresas periodísticas surgieron de la incertidumbre de estar planteando algo distinto; garabateando una página que aún no se

escribió y para la cual no hay una fórmula ensayada. "Resistencia", "toma pac ífica y simbólica", "participación democrática", "asambleas", "esfuerzo por dignificarse", "transformación social", "equidad", "solidaridad", "honestidad", "autogestión", "disidencias y consensos", "coherencia y contradicciones"; son de hecho términos poco comunes en las empresas periodísticas tradicionales.

Argentina atraviesa por estos años una discusión trascendental acerca del mapa de medios y la necesidad de eliminar el mensaje único de conformarse con el malo conocido. Y en ese escenario, en el que se revisa el pasado para corregir el presente y así dibujar un destino propio, venimos a plantear una forma distinta de comunicar, de informar y formar con valores.

Como alternativa al modelo tradicional de gestión de medios, esta publicación nace con ese menester, el de dar a conocer estas experiencias para contagiar la prédica por la liberación de la expresión y de la prensa, en manos de los trabajadores.

FADICCRA entendió que era necesario mostrarte estas experiencias de autogestión; y del mismo modo, el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación aceptó el desafío de editar este compendio de historias comunes que marcan una nueva forma de comunicar, nuevas herramientas de construcción y transformación social”.





En vivo y en directo

¿Cómo se hace un diario?

Uno de los talleres permanentes del Primer Congreso Internacional de Periodismo Autogestionado será “Cómo se hace un diario”, con impresión en vivo y en directo.
Una actividad para hacer visible a un sector de trabajadores de la comunicación autogestionada que participa con protagonismo, pero que siempre queda oculto tras el periodista o el CEO de turno.

El poema de Tuñón

De los tiempos míticos del diario Crítica a las cámaras web que permiten seguir en tiempo real el trabajo de la redacción de Clarín, hay mucho que reflexionar sobre la cuestión de la visibilidad de la producción de un medio. La increíble rotativa Hoe de Crítica estaba debajo del edificio del diario, en Avenida De Mayo (notemos lo que implica ese “debajo del diario”, en el sentido del fundamento que sostiene y a la vez lo que se oculta: un paradigma de la relación que el capitalismo mantiene con las fuerzas de la producción); y sin embargo podía verse desde la calle. Un soberbio espectáculo que quedó retratado en el poema de Raúl González Tuñón: “Poema a la Hoe”.
Quizá lo principal de este recuerdo fundacional sobre el primer diario moderno de nuestro país pase por pensar que todas las etapas de su producción estaban integradas en el mismo edificio. Porque hace tiempo que la redacción de un diario se ha separado de su impresión (en términos físicos y edilicios; pero también cabe pensar en todas las consecuencias que eso supone tanto para la práctica profesional del periodismo -cada vez más fragmentada y desarticulada- como para la concepción económico-social global de un emprendimiento -tercerizaciones y demás).

Lo que no se ve

De la producción de Clarín, en cambio, todo lo que vemos son las panorámicas de la redacción, o los planos enmarcados de tales o cuales periodistas de tal o cual sección, gracias a la última tecnología (cámaras en tiempo real a las que se accede vía internet) . En el camino se ha perdido, sin embargo, el rostro material de la producción impresa (los talleres gráficos), que sólo aparecen como terquedad de lo real (negada y renegada por el discurso oficial de este diario) cuando los obreros “obstaculizan” el curso supuestamente normal de las cosas. Pero es que de lo que se reniega, en definitiva, es de la totalidad implicada en el proceso de trabajo, de producción.
Por suerte y por necesidad, los medios autogestionados y cooperativos están a salvo de estos autoengaños. Por suerte y por necesidad (también con los sinsabores cotidianos que esto acarrea), todo es visible en estos medios. Es fundamental que sea así. Estas condiciones de producción, de trabajo, de práctica cotidiana, en las que todo se visibiliza, se expone, se muestra, enseñan hasta qué punto un periódico (un medio) autogestionado, cooperativo, es un colectivo en el que todos dependen de todos. Y funciona como una escuela inmejorable, en la que todos los días se apr ende a mirar al mundo no “tal como es” (otro engaño de los medios burgueses), sino con la voluntad firme de no ocultar nada.

Filosofía de los dientes

Con los medios, en especial desde la perspectiva de los medios autogestionados, cooperativos, ocurre algo similar a lo que hace tiempo se discute respecto del juego del fútbol. Al fútbol se juega en equipo. Cada jugador cumple una función más o menos específica, pero su suerte está atada a la del conjunto. El conjunto es más importante, y sin embargo ningún conjunto podría sostenerse sin el aporte de cada uno de sus componentes.
Eduardo Galeano (un escritor que ama el fútbol) propone una bella, sencilla y profunda imagen indígena: los dientes en la boca. Se necesita de todos ellos, y sólo tienen sentido en ella. Fuera de la boca, son nada. Esa imagen, que apunta al sentido comunitario de pertenencia entre los miembros de una tribu o una etnia aborigen, debería interpelarnos también a quienes defendemos la opción cooperativa o autogestionada en el campo del periodismo y la comunicación.
Es fundamental tener en cuenta la manera en que estas dos facetas se integran, la del aporte o la función específica y la del conjunto del proyecto periodístico. No se trata de dos elementos opuestos, ni tampoco se anulan mutuamente. Se integran. El proceso de producción de un periódico (de un medio) requiere de un nivel complejo de organización, pues es tan importante la función específica como la articulación en un todo conjunto. En los medios autogestionados, es habitual que una sola persona cumpla diversas funciones a lo largo de la rutina diaria; es importante que esas diversas funciones estén claramente definidas, delimitadas, como piezas de un rompecabezas (cuya imagen completa sólo se alcanza al final de la jornada, con el diario impreso). Todas esas piezas son fundamentales, y eso sólo puede percibirse y comprenderse a partir del resultado final. Como los dientes en la boca, al comer y al sonreír.





Juan Diego Turraca, de FADICCRA

El trabajador autogestionado

“Como su nombre lo indica, el trabajador autogestionado se forja su propio destino, y eso tiene un compromiso social que lo hace y distingue del resto. Hoy por hoy el desafío es poder dibujar esa figura o configurar esa forma de trabajo para plantear con certeza cuál es el papel del trabajador. No es algo que esté hecho, que se haya hecho… se está haciendo, lo estamos haciendo”. Ese es uno de los conceptos de Juan Diego Turraca en esta entrevista. El audio completo.





---

Comentar este post