Aumento de las temperaturas ha acelerado un proceso de migración en la Región Andina

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

Los bosques nublados de la Cordillera de los Andes, los límites entre las tierras bajas del Amazonas hacia el oeste y la cordillera andina hacia el este, representan el punto de encuentro entre dos mundos.

Dentro del mosaico de las montañas del altiplano, valles profundos y laderas cortadas abruptamente en escalada, ecosistemas únicos han florecido uno al lado del otro durante siglos, su equilibrio ha estado protegido por el terreno accidentado y 12.000 años de clima relativamente estable.

Es el hogar de casi una sexta parte de las especies vegetales del mundo, así como cientos de especies de mamíferos, aves y anfibios, los bosques nublados andinos son una de las regiones biológicamente más diversas del planeta.

También se encuentran entre los más vulnerables. El aislamiento ha dado lugar a un elevado número de especies endémicas – o regional única – especies con poca historia de la migración, dejándolos mal equipados para responder a las influencias humanas que se han colado a través de los bosques en las últimas décadas.

La extracción de minerales y la deforestación agrícola han tenido un costo, y las incursiones en la región muestran todos los signos de expansión.

Lo más alarmante lo representa el aumento de las temperaturas que ha acelerado un proceso de migración superior a lo acostumbrado.

Este proceso se inició al final de la última edad de hielo y que amenaza con empujar a la biodiversidad de la región a una mayor competencia, por la supervivencia.

Las condiciones del suelo y las variaciones de temperaturas, ya están acelerando el mismo de acuerdo a los ecologistas forestales que han desarrollado investigaciones en la región.

Aunque muchos países sudamericanos han adoptado medidas para proteger los ecosistemas andinos, sus esfuerzos podrían ser insuficientes.

Un nuevo estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Duke ha identificado y cartografiado los cientos de plantas y animales endémicas a través de 17.000 kilómetros en los Andes, una sección que va a través de Bolivia y Perú. Se encontró que sólo el 20 por ciento de las zonas con los más altos niveles de biodiversidad están protegidos por las regulaciones gubernamentales.

“Lo que nuestro estudio mostró que era increíblemente aterrador”, dijo Bruce Young, Director de Ciencia de las especies en el NatureServe organización y co-autor del estudio.

Manifiesta que Bolivia y Perú han adoptado medidas importantes para proteger los bosques, pero el estudio “sólo sirve para demostrar que a pesar de lo mucho que hemos hecho, todavía hay mucho por hacer.”

Los investigadores están preocupados de que sin una fuerte protección que reflejen con exactitud la ubicación de las especies endémicas, las empresas comerciales en el área, incluyendo petróleo y la minería del oro y la extracción de recursos, podría alterar e incluso acabar con muchas especies irreemplazables.

Teniendo en cuenta que la mitad de todos los medicamentos recetados en Estados Unidos incluyen ingredientes derivados de las plantas de los bosques tropicales, los investigadores advierten que la destrucción de estos biomas representa una pérdida importante potencial para la medicina moderna.

En Peligro Inminente

Las especies endémicas animales como el mono titi solitario o el búho de ojos ámbar  no se distribuyen uniformemente a través de la cordillera andina. Los modelos creados por el proyecto Duke representan lo que los ecólogos han sabido por mucho tiempo: que las especies de montaña tienden a dispersarse a lo largo de un eje horizontal, en lugar de eje vertical.

Dado que el clima varía con la altitud, las laderas de las montañas pueden albergar un incremento de las zonas climáticas. En cada una de esas zonas, las diferentes especies florecen.

No todas las regiones climáticas son igualmente favorables para las especies endémicas, sin embargo, los modelos creados por el estudio de la Duke muestran que a cierta altura, los grupos de especies se intensifican, formando una banda casi sólida a través de la montaña. Esto se debe a ciertas especies deben adecuarse a las condiciones climáticas mejores que otros, dijo Young.

Si las especies no pueden seguir el ritmo de aumento de la temperatura, los investigadores manifiesta preocupación, porque podrían llegar quedar atrapados en niveles de calor para los cuales tienen poca tolerancia y esto los puede llevar a la posible extinción.

Gustavo Carrasquel | ANCA24

anca24

Etiquetado en Salud y Medio Ambiente

Comentar este post