Autorizan en Costa Rica mayor siembra de piña transgénica: ambientalistas advierten sobre riesgos

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

En pie de lucha

Autorizan en Costa Rica mayor siembra de piña transgénica: ambientalistas advierten sobre riesgos

Descargar: MP3 (2.2 MB)

La Red de Coordinación en Biodiversidad costarricense difundió una “alerta” a la población ante el permiso estatal otorgado a la empresa LM Veintiuno para ampliación del área sembrada con piña transgénica, conocida como “Piña Rose”.

El permiso fue dado a pesar de las dudas y la falta de información sobre los impactos de la piña transgénica en una mayor escala, destaca la Red que aglutina a organizaciones ecologistas, campesinas e indígenas, y a académicos, profesionales e individuos interesados en la biodiversidad y su protección.

La empresa LM Veintiuno realiza experimentación con piña transgénica desde 2005 en terrenos del sur del país pertenecientes a la compañía Pindeco, subsidiaria de la transnacional Del Monte, con extensiones cultivadas inferiores a tres hectáreas. Pero en noviembre de 2010 LM Veintiuno inició los trámites formales para que se le permitiera plantar de 80 a 200 hectáreas de la Piña Rose en la zona de Buenos Aires, provincia de Puntarenas.

La Comisión Técnica Nacional de Bioseguridad del Servicio Fitosanitario del Estado, del Ministerio de Agricultura y Ganadería, emitió ahora un dictamen de mayoría favorable a la ampliación de las áreas con piña transgénica.

“Esta decisión fue tomada pese a las advertencias fundamentadas de diversas organizaciones ecologistas y campesinas, así como de 20 diputados de la República, sobre las consecuencias colaterales negativas” que tendría esa extensión, aseguró en un comunicado de prensa del 31 de octubre la Red de Coordinación en Biodiversidad.

La ingeniera agrónoma Laura Orias, representante de la Red en la Comisión Técnica Nacional de Bioseguridad, dijo que la resolución se da “aún cuando existen muchas dudas y carencia de información acerca de los impactos que generará la piña transgénica en esta escala”.

En tanto, el ambientalista Fabián Pacheco, representante del sector ecologista ante la Comisión, consideró que es “inaceptable autorizar la liberación de las 10 líneas de piña transgénica hasta contar con estudios objetivos que garanticen la inocuidad de los cultivos genéticamente modificados”. “Los transgénicos tienen riesgos ambientales y sobre la salud humana, sembrar estas líneas de piña transgénica es un acto irresponsable y que burlaría el Principio de Precaución”, agregó. Los ambientalistas reclaman que se aplique ese principio, en un país en el que se planta también soja y algodón transgénicos, por ejemplo.

El 17 de febrero varios diputados de los opositores Partido Acción Ciudadana y Frente Amplio, e integrantes del Bloque Verde, red de organizaciones ecologistas de Costa Rica, realizaron una conferencia de prensa en la Asamblea Legislativa, en la capital San José, para pedir que se contestara negativamente a la solicitud de LM Veintiuno para ampliar la siembra de piña transgénica.

En esa oportunidad el diputado José María Villalta, del Frente Amplio, manifestó que “otorgar estos permisos sería un suicidio ecológico para Costa Rica, sería algo desastroso”. “No hemos tenido capacidad ni siquiera de fiscalizar el cultivo convencional de la piña, siguen proliferando los problemas de contaminación de las fuentes de agua, de erosión, de destrucción de zonas boscosas, son daños que las autoridades no han podido controlar a pesar de que son cultivos convencionales”, agregó.

Villalta destacó también, como muestra un reporte televisivo de la Unidad de Información y Comunicación de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados, que “ni siquiera en Europa, con su capacidad científica, tecnológica y económica han podido hacer estudios concluyentes sobre el impacto que la piña transgénica va a tener en la vida, la salud, el ambiente y la economía”.

En Costa Rica hay ocho gobiernos municipales que prohibieron la siembra de cultivos modificados genéticamente basándose en el Principio Precautorio, entre otros argumentos, al tiempo que fomentaron la agricultura ecológica y el rescate de las semillas campesinas. Esos municipios son: Paraíso, en la provincia de Cartago, Santa Cruz, Nicoya y Abangares en Guanacaste, San Isidro y Barva en Heredia, Talamanca en Limón y Moravia en San José.

Las organizaciones ecologistas ticas apuestan ahora a una campaña internacional de información sobre el nuevo permiso otorgado a la siembra de piña transgénica en el país, bajo el entendido de que la sensibilidad de los consumidores europeos podría apoyar el rechazo ambientalista a ese monocultivo y su extensión.

Foto: http://www.freshplaza.es

(2011) Radio Mundo Real
Radio Mundo Real

Etiquetado en Salud y Medio Ambiente

Comentar este post