Aznar elabora un atlas para sacar tajada del calentamiento

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Su instituto ‘verde' presenta un índice que empuja a los países vulnerables al cambio climático a hacer reformas para atraer inversores

JAVIER SALAS Madrid 25/09/2011

 

José María Aznar y su mujer, Ana Botella, la semana pasada en la presentación del libro de Rajoy.

José María Aznar y su mujer, Ana Botella, la semana pasada en la presentación del libro de Rajoy.MARTA JARA

Desde que se puso en marcha en 2010, el instituto verde de Aznar prometía pavimentar el camino que lleva el dinero de las inversiones privadas hasta los lugares más vulnerables a las consecuencias del cambio climático. Ahora, el Global Adaptation Institute que regenta el expresidente del Gobierno español ha lanzado una "carta de navegación" para guiar a los inversores hasta los mejores caladeros de penurias del calentamiento global. Un atlas de los lugares en los que las amenazas del clima y las facilidades que dan los gobiernos multiplican las posibilidades de hacer negocio.

La herramienta, recién presentada entre las élites económicas de Washington DC y Nueva York, aspira a convertirse en el equivalente de las agencias de calificación de riesgos en la adaptación al calentamiento, el Moody's o el Standard & Poor's de los negocios climáticos. Y sus valedores no lo esconden. "Lo mismo que una agencia de calificación realiza en términos de riesgo país o riesgo de un sector, nuestro índice clasifica a los países según su vulnerabilidad y su nivel de preparación", asegura el director ejecutivo del Instituto, Juan José Daboub, auténtico responsable del día a día de la iniciativa.

Aznar y los suyos parten de una idea simple: las corporaciones ya han interiorizado que hacer frente a los males del clima puede ser una provechosa inversión, pero no tienen muy claro cómo hacerlo. Un informe (PDF) del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) publicado este año señalaba que el 86% de los empresarios cree que la respuesta a los riesgos del cambio climático, o la inversión en soluciones para adaptarse a estos cambios, plantean una oportunidad de negocio para su empresa. En cambio, sólo un mínimo porcentaje ha puesto en marcha este tipo de inversiones.

Identificar debilidades

El Global Adaptation Index ayuda a las compañías a identificar las debilidades concretas que necesita corregir cada país y las fortalezas en las que apoyarse para hacer crecer allí su dinero. La herramienta puntúa a los distintos países en dos conceptos. Por un lado, mide la vulnerabilidad ante efectos del cambio global como el acceso al agua potable, la producción de alimentos, la nutrición y la salud de la población, la protección de la costa y las fuentes de energía. El ranking tiene a países como Afganistán, Chad, Sierra Leona o las islas de la Micronesia como los lugares más expuestos a sufrir en el futuro.


Pretende que el Index sea la agencia de rating del cambio climático 


Por otro, el Index califica si los gobiernos están realizando las reformas necesarias para facilitar que los inversores privados acudan a sus países a edificar centrales, construir puentes, plantar trigo o levantar diques. Se refiere a más de una docena de variables como la existencia de cargas fiscales, regulación del mercado, facilidades para emprender un negocio, estabilidad de los precios, control de la corrupción...

Al cruzar las dos calificaciones, el Index identifica aquellos países que, teniendo importantes necesidades, ofrecen las mejores condiciones para el capital extranjero. "Uno no invierte en un lugar donde ya casi todo está hecho, como Dinamarca, Alemania o EEUU", aclara el jefe científico del proyecto, Ian Noble, quien coincidió en el Banco Mundial con el propio Juan José Daboub, quien, como número dos de Paul Wolfowitz, se dedicó a zancallidear la lucha contra el cambio climático, como más tarde se supo. "Pero tampoco acudes a países como la República Centroafricana o Chad", continúa Noble, "porque aquello es trabajo de las agencias de desarrollo. Quieres ir a algún lugar en el punto óptimo entre esos extremos".

El Index lo han confeccionado a cuatro manos entre Noble y su número dos, el español Bruno Sánchez-Andrade, quien recalca que "lo mejor" de este atlas está por venir. Tal y como está construida, la herramienta proporciona una lectura de la evolución de los últimos 15 años. Sánchez-Andrade señala que, al revisar el viaje que han realizado algunos países en esos tres lustros, se observan casos paradigmáticos de la utilidad del Index: "Botsuana y Zimbabue nos muestran la importancia de la trayectoria", indica.

Son países vecinos en el sur de África que están expuestos a peligros similares, como escasez de alimentos y acceso a la energía, y que sacan parecida nota en el índice de vulnerabilidad. "Sin embargo, la evolución muestra que Botsuana ha realizado las mejoras necesarias para ser más interesante que Zimbabue", recalca este astrofísico, quien estuvo desarrollando cohetes para la NASA antes de entrar en el equipo de Aznar. Desde 1996, Botsuana ha mejorado de tal manera las condiciones de inversión en su territorio que sus notas lo convierten en uno de los lugares idóneos para el dinero de las corporaciones.

En cambio, los suspensos reiterados de Zimbabue en "libertad económica" rebajan al país africano a la categoría de bono basura del calentamiento, un lugar donde no conviene invertir. ¿Y es correcto abandonar a un país con estas necesidades? "No, no lo es. Lo correcto es proveerles información que les permita no estar condenados a la caridad. El Index muestra como Ghana y Ruanda, por ejemplo, han progresado, mientras que Zimbabue ha retrocedido. Los inversores pueden ver porqué y decidir dónde quieren invertir según su apetito al riesgo", razona Daboub.

"No es compasión"

Aznar resumía, en una presentación del Index, el sentido de las inversiones en adaptación al cambio climático y la utilidad de esta herramienta: "Es un esfuerzo que merece la pena hacer, porque no es compasión y, además, funciona". El tipo de negocios que promueve el grupo del expresidente español se dirige a atacar las consecuencias del calentamiento global (adaptación) y no las causas (mitigación). Curar en lugar de prevenir.


Se califica a los países en función de las reformas que faciliten la inversión 


La empresa que paga el Instituto es la multinacional de inversiones en hidrocarburos Natural Gas Partners Energy Capital Management que vive, precisamente, de las empresas a las que menos interesa que se hable de prevenir y más de curar.

Aznar y Daboub, cabezas visibles del Instituto, están trabajando duro en la promoción de su Index que, aunque está pensado para inversores, necesita de los gobiernos. De momento, ya se han reunido con gobernantes de algunos de esos países que podrían ser interesantes para los negocios verdes. "Lo hacemos para animarles y para que tomen el tema de la adaptación como prioritario. Para que conozcan la herramienta y tomen decisiones con mayor información", explica Daboub. Aznar se ha reunido ya con los mandatarios de México, Chile, Colombia, Perú y Kenia para transmitirles "un mensaje de esperanza que muchos países en desarrollo entienden y en el que quieren trabajar", declaró el expresidente, ahora consejero de Barrick Gold, al anunciar el Index.

México se ha convertido en el objetivo prioritario. Su presidente, el conservador Felipe Calderón, se convirtió en el mayor impulsor de las políticas de adaptación en la última cumbre del clima que se celebró en Cancún. Poco después, celebró una reunión con Aznar en la que le prometió abrir las arcas de los mexicanos a los proyectos identificados por el Global Adaptation Institute. Ambas partes tienen concertada una nueva cita que tendrá lugar en breve. Daboub insiste en que los países, como México, deben tomar nota de sus recomendaciones: "Las vulnerabilidades están ahí hoy y estarán mañanas si no se hace algo al respecto. Cada país escoge qué ruta tomar".

Publico.es

 

Josemari en el 2008

Jose María Aznar niega el cambio climático en FAES


 

Declaraciones de Aznar y Rajoy negando el cambio climático

 


 

 

Etiquetado en Salud y Medio Ambiente

Comentar este post