Bélgica y Holanda aprovechan la recesión para nuevos recortes

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Las políticas de austeridad usan la crisis y la xenofobia como escudo

Bélgica y Holanda aprovechan la recesión para nuevos recortes

Las políticas de austeridad en los países bajos cuentan con nuevos aliados después de que tanto Bélgica como Holanda declararan dos trimestres consecutivos con disminución del PIB.

María José Castro Lage (Rotterdam, Holanda)
Viernes 9 de marzo de 2012.  Número 169
JPG - 35.5 KB
La pegatina de los gatos negros debajo de la imagen del xenófobo Geert Wilder dice "estamos por todas partes". Foto: Flats!

Bélgica y Holanda, dos de las economías que se suponían más estables de la zona euro, se declaran en recesión como dicta la norma: después de dos trimestres consecutivos de caída en el crecimiento. Las cifras, en el caso de Holanda, son una caída del PIB del 0,4% y el 0,7% en el tercer y cuarto trimestre de 2011, respectivamente, tras nacionalizar a ABN AMNRO y otorgar facilidades de crédito a ING, pero con un crecimiento total del 1,4% en 2011 y un desempleo del 5,3%, uno de los más bajos de la UE. En el caso de Bélgica, se registró un descenso del 0,1% y 0,2% durante los trimestres citados, periodo en el que también se nacionalizó el banco francobelga Dexia.

Y la campana de la recesión toca a recortes. Desde La Haya todavía quedan algunos por definir, pero gran parte de los 18.000 millones de ahorro provendrán de la sanidad, los beneficios sociales y la cultura. Estas medidas de austeridad concuerdan con los planes que anunció la minoría en el Gobierno de coalición, el Partido por la Libertad del islamófobo Geert Wilder y el Partido Demócrata Cristiano, al subir al poder en 2010. Asimismo, el Ministro del Interior, que pertenece a éste último partido, declaró la ruptura definitiva con la visión de Holanda como una sociedad multicultural.

En Bruselas, los seis partidos que forman el Gobierno de coalición (nombrado en diciembre de 2011 después de 18 meses sin él) firmaron unos recortes sociales, una pérdida de empleos y un aumento de impuestos con los que esperan sacar 12.000 millones de euros. Ante el ataque frontal a la sanidad pública y las pensiones, la sociedad respondió con una huelga general que paralizó el país el 30 de enero, la primera que convocaban los tres sindicatos mayoritarios en casi 20 años.

Por si esto no fuese suficiente, ahora ambos países deben revisar sus cifras de ahorro al alza. Si Bélgica terminó y empezó el año con huelgas, Holanda lo comenzó con el encierro de estudiantes y trabajadores de la limpieza en la universidad de Utrech como muestra de rechazo a las llamadas políticas de austeridad. Y eso también puede tender al alza.

 

diagonal web

Etiquetado en Europa

Comentar este post