Belo Monte comienza a represar el río Xingú

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

El equipo del Movimiento Xingú Vivo para Siempre (MXVPS) constató este domingo que ya están en marcha las primeras intervenciones en el río Xingú, relacionadas con la construcción de Belo Monte. En el trecho del margen del sitio Pimentel, donde será la primera obstrucción al cauce del río, se está realizando la primera pequeña presa temporal para desviar el curso del agua.

-

De acuerdo con un técnico de medio ambiente del lugar, este es el primero de tres ataguías para la construcción de la gran represa de Belo Monte. Otra menor está prevista a un nivel más bajo, cercana al lugar de la central eléctrica Belo Monte, en el km 50 de la carretera Trans-Amazónica.

“La obra comenzó poco después del año nuevo”, dijo un barquero que viaja por la zona. Sin embargo, dijo, el primer intento para levantar la barrera provisional, hecha con tierra solamente, fue llevado por la corriente. “Ahora ellos también están utilizando grava, para ver si es seguro”, dijo.

También la isla frente a la obra, por donde pasará la barrera, está siendo talado. La autorización para eliminar la vegetación fue dada por el IBAMA (Instituto Brasilero de Medio Ambiente) y prevé la tala de 5.000 hectáreas de bosque.

Los residentes de pueblos cercanos y aldeas próximas afirman que nadie fue advertido del inicio de la construcción de la ataguía. Al ver las imágenes mostradas por Xingú Vivo, muchos demostraron estar sorprendidos. “Nadie sabia. Comenzamos a ver que el agua bajaba sucia, enlodada, pero nadie sabia por qué. Con esto que nos muestran, nos morimos de tristeza” Ellos no hicieron nada en la aldea (cumplir las condiciones) y están asesinando nuestro río”, dijo el guerrero de la aldea Paquicamba, Josinei Arara. Entre los pequeños agricultores de la costa, muchos aún no han abandonado sus islas, hogares y comunidades, y afirmó que sólo han oído muchas explosiones, el ruido y las vibraciones que les llegan a incomodar.

Según el geógrafo Brent Millikan, coordinador de la ONG International Rivers de Brasil, los impactos de las ataguías ya están amenazando el río. “Con las ataguías viene la deforestación de la isla Pimental e islas cercanas, así como las explosiones de piedra y movimientos de tierra vierten sedimentos que los moradores de Volta Grande ya están percibiendo. Uno de los mayores impactos es sobre los peces que nadan en el río. En la represa de San Antonio, en el río Madeira, por ejemplo, muchos peces quedaron atrapados entre las ataguías y murieron.

Según los lugareños, la principal preocupación ahora es la navegación del río. “No sabemos como vamos a atravesar esas presas si cierran el río” , explica uno de los barqueros. De acuerdo a los indígenas de la aldea Arara de Volta Grande, Norte Energía solo presentó dos animaciones sobre un sistema de “transposición” para buques, hecho por una grúa que levantaba los barcos para pasarlos al otro lado de la barrera. “Norte Energía también mostró un video de como se hace esto en Polonia, pero todos los barqueros y los indígenas del Xingú son unánimes en afirmar que esto no va a funcionar con el tipo de barco usado en la región. “Solo funcionaria si nuestros barcos fueran de plástico” explica Antonia Melo, coordinadora de MXVPS.

 

MEDIDA CAUTELAR

El inicio del desvío de las aguas del Xingú solo fue posible gracias a la caída de una ley que prohibía al Consorcio Belo Monte el realizar cualquier tipo de obra en el lecho del río. A mediados del año pasado, la Asociación de Exportadores de Pescado de Altamira (Acepoat) presentó una demanda civil argumentando que Belo Monte acabaría con la pesca ornamental y recibió una orden favorable a finales de septiembre. En diciembre, el mismo juez que dio la orden ha devuelto su decisión y derroco la medida cautelar, aceptando el argumento de Norte Energía de que no había peces ornamentales en el río Xingú. Teniendo en cuenta lo absurdo del argumento, la Acepoat dice que recurrirá la decisión.

“El gobierno federal mueve sus hilos y pone al poder judicial, a los técnicos del IBAMA y la FUNAI a su servicio, dando licencias y derribando medidas cautelares. Pero eso no altera los abusos, la ilegalidad de Belo Monte, el crimen que se está cometiendo” dijo Antonia Melo. Y señala que “el gobierno está llevando esta situación a un conflicto inminente”.

A pesar de dar vía libre a las obras, aún existen 11 demandas del Ministerio Publico contra Belo Monte.La más antigua, fue iniciada en 2006, pudiendo llegar al Tribunal Supremo federal este año.


Por Ruy Marques Sposati / de Xingu Vivo

Publicado en Otramérica

Medio amigo de El Ciudadano

El Ciudadano

Comentar este post