Bolivia: diplomático norteamericano reconoce que recoge “información directa” de líderes indígenas

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

El representante de la embajada, William Mozdzierz (izq), y el ministro Carlos Romero .

 

CARLOS CORZ / LA RAZON – La Embajada de EEUU reveló que recoge información no oficial y de forma directa de dirigentes sociales, como líderes de la marcha indígena, para conocer el contexto social nacional, informó el ministro de la Presidencia, Carlos Romero.

La información fue proporcionada por el ministro consejero de la embajada, William Mozdzierz, en la reunión que sostuvo con Romero, canciller interino, para explicar las razones de los contactos telefónicos entre  líderes de la marcha indígena y un personero de la legación.

“Nos han comentado que estas comunicaciones que sostienen, también con otros líderes, inclusive con algunos analistas, tienen el objetivo de confirmar información acerca de la situación del país, del contexto de las dinámicas sociales y políticas para tener una valoración de la situación contextual en cada coyuntura”, dijo Romero. 

Agregó que manifestó la preocupación del Gobierno por este accionar porque en materia diplomática los representantes de la embajada deben  acudir a la Cancillería para recabar información, y no tomar contactos directos con actores de las movilizaciones sociales.

El presidente Evo Morales acusó el domingo, apoyado en un registro de llamadas telefónicas, a los dirigentes de la marcha indígena Pedro Nuni, Rafael Quispe y a Roxana Marupa Tórrez, esposa del líder indígena Adolfo Chávez, de tener contactos con la embajada del país del norte.

Mozdzierz confirmó, siempre según Romero, los contactos telefónicos e identificó al asesor de la Sección Política y Económica de la embajada, Eliseo Abelo, como la persona que hizo y recibió llamadas en este caso.

El ministro consideró que las acciones reveladas vulneran el artículo 41 de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas. El referido artículo prevé, entre otros aspectos, la obligación del diplomático a no inmiscuirse en los asuntos internos del Estado en el que prestan servicios.

No obstante, Mozdzierz aseguró que, “de ninguna manera han querido inmiscuirse en asuntos internos”, aunque —informó el ministro—  “en caso de que el Estado boliviano pueda producir nuevas investigaciones que revelen que funcionarios de la embajada o funcionarios de Usaid han incurrido en una injerencia política interna que afecte al Estado boliviano, ellos se comprometen a tomar las medidas que corresponda”.

Acuerdo. Los indígenas iniciaron el 15 de agosto una marcha desde Trinidad hasta La Paz en rechazo a la construcción del tramo II de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, porque  pasa por el corazón de la reserva natural TIPNIS. El fin de semana  aprobaron una plataforma de lucha en la que se oponen a toda la carretera y ampliaron sus demandas a 16 puntos.

Romero recordó que las llamadas descubiertas fueron antes y durante la marcha. “Nos han comentado parcialmente acerca del contenido de las llamadas telefónicas, pero no vamos a revelar los contenidos por un acuerdo de caballeros”, añadió.

El encuentro fue en el Salón Verde de la Cancillería. Empezó pasadas las 17.00 y se prolongó por al menos 40 minutos. Mozdzierz asistió a la cita en lugar del titular de la embajada, John Creamer, quien está fuera del país.

Al salir de la reunión, Mozdzierz declaró que la embajada y su gobierno “no tienen nada que ver con la marcha indígena” y que mantienen el compromiso “de mejorar relaciones dentro del marco del respeto mutuo”.

Un día antes, a través de un comunicado oficial, explicaron que, como cualquier otra misión diplomática en Bolivia y en el mundo, mantiene diálogo con los diversos sectores de la sociedad boliviana.  “Este dialogo es el trabajo cotidiano de la diplomacia; y es usual y apropiado”.

Romero informó que a partir de la situación presente se acordó mejorar los mecanismos de comunicación y coordinación en el marco de la Comisión Mixta que trabaja para pactar un nuevo acuerdo marco bajo principios como el respeto a la soberanía.

El asesor de la Sección Política de la embajada

El asesor de la Sección Política y Económica  de la Embajada de Estados Unidos, Eliseo Abelo, fue quien tomó contacto con los líderes de la marcha indígena, informó el ministro de la Presidencia, Carlos Romero, a partir del informe que proporcionó el ministro consejero de la embajada, William Mozdzierz.

El presidente Evo Morales denunció el domingo los contactos telefónicos con quien, en ese entonces, identificó como el encargado de asuntos indígenas de la legación diplomática.

Según la denuncia, Abelo se comunicó con el indígena y diputado del MAS Pedro Nuni, el 29 de julio, y con la esposa de Chávez, Roxana Marupa Tórrez, el 15 de agosto. También, de acuerdo al reporte de llamadas, habló en varias ocasiones, antes y durante la marcha, con el dirigente del Consejo de Ayllus y Markas del Qullasuyo (Conamaq), Rafael Quispe,

“No puede una embajada a partir de su Sección Política mantener una comunicación permanente con los líderes de una movilización social, porque de algún modo la movilización tiene una connotación política”, criticó.

MAS crea comisión legislativa para investigar

Luego de recibir la explicación de los ministros Carlos Romero y Sacha Llorenti sobre las llamadas telefónicas entre dirigentes indígenas y la Embajada de Estados Unidos, la bancada legislativa del MAS determinó formar una comisión “multipartidaria” para investigar los nexos entre la legación y los dirigentes de la marcha indígena.

El presidente del Senado, René Martínez (MAS), informó que los resultados del trabajo de la comisión determinarán el futuro accionar en contra de los dirigentes indígenas, entre ellos el diputado Pedro Nuni, quien es diputado por el partido del oficialismo.

“Nos parece anormal de que haya una fuente de financiamiento, indicios que nos está permitiendo ratificar, no solamente una articulación de la Embajada (de Estados Unidos) con algunos dirigentes, sino también un posicionamiento político con la que fue llamada media luna, con esas entidades de asalto a las instituciones”, sostuvo el senador.

El jefe de bancada del MAS en Diputados, Edwin Tupa, afirmó que se invitará a legisladores de la oposición para que participen de la investigación legislativa. “Esta comisión verificará si existe esa vinculación entre dirigentes y el imperialismo. El neoliberalismo intenta desestabilizar el proyecto del proceso de cambio”, afirmó.

El diputado opositor Mauricio Muñoz descartó que Convergencia Nacional participe de la comisión investigadora. “No vamos a ser parte de una comisión inquisidora que vaya a perseguir a dirigentes”, anticipó.

 

Tomado de

Contrainjerencia

Etiquetado en Pueblos originarios.

Comentar este post