Bolivia: ¡NO a los transgénicos!

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Transgénicos

Está a punto de aprobarse en Bolivia la Ley que significará la legalización de los cultivos transgénicos en ese país. La decisión se tomará en estos días. ¡Apoyemos a las organizaciones bolivianas para que el país sea libre de transgénicos!

Amig@s

Está a punto de aprobarse en Bolivia la Ley que significará la legalización de los cultivos transgénicos en ese país. La decisión se tomará en estos días.

Por favor de manera URGENTE, apoyar a las organizaciones bolivianas para que el país sea libre de transgénicos. Enviar la siguiente carta al presidente EVO MORALES a la siguiente dirección: correo@presidencia.gob.bo

Con copia a: luis.alfaro@diputados.gob.bo
y a Karen Pomier karen@soberanialimentaria.org.bo

La Pachamama se los agradecerá

RALLT

Biodiversidad en América Latina y el Caribe

 

 


 

Excelentísimo señor Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia.-

Ante la alerta de los movimientos sociales en su país por la próxima consideración en la Asamblea Legislativa de la Ley de Revolución Productiva Comunitaria, asi como las recientes declaraciones del Ministro de Autonomías, Carlos Romero Bonifaz y el regocijo de sectores agroindustriales ligados a intereses transnacionales, por la apertura a la producción y comercializacion de transgenicos en Bolivia, manifestamos nuestra profunda preocupación por lo siguiente:

Usted fue la esperanza de los movimientos ecologistas de la región y del mundo, ganándose nuestra confianza por lo que depositamos en usted, como primer Presidente indígena del Estado Plurinacional de Bolivia, nuestras esperanzas como forjador de los cambios que necesita el planeta, cuando afirmaba: “Estoy convencido de que los productos transgénicos hacen mucho daño. Está demostrado científicamente. Algunos, seguramente, ignorarán lo que estoy diciendo, pero de acá a algún tiempo todo el mundo nos dará la razón”, Entonces su Excelencia proponía que Bolivia sea territorio libre de transgénicos. (Sucre 28-abril-2010).

Bolivia aprobó en Enero del 2009 la nueva Constitución Política del Estado Plurinacional que en su Artículo 255 determina que las relaciones internacionales y la negociación, suscripción y ratificación de tratados internacionales se regirán por el principio de "prohibición de importación, producción y comercialización de organismos genéticamente modificados y elementos tóxicos que dañen la salud y el medio ambiente", velando por la seguridad y soberanía alimentaria de toda la población.

Si bien el Art. 409 de la CPE señala que la producción, importación y comercialización de transgénicos será regulada por ley, entendimos por sus declaraciones que esto se refería a la soya transgénica aprobada el 2005, antes de que usted asuma como presidente y de que más bien tenía el compromiso con las organizaciones sociales de revertir esta situación.

Por su situación geográfica y el conocimiento ancestral de pueblos indígenas y campesinos, Bolivia es centro de origen y de diversidad de numerosos cultivos que han sido el sostén de las más importantes civilizaciones sudamericanas, las que contribuyeron a la humanidad con las innumerables variedades de maíz, papa, quinua, nuez amazónica, frejoles, ajíes, pimientos, maní, raíces andinas, etc, riqueza que hasta el día de hoy es manejada por los agricultores bolivianos quienes continúan aportando a la soberanía alimentaria del mundo. Los transgénicos atentan contra esta riqueza que contribuye a sobrellevar la crisis alimentaria del planeta.

Nos sorprende que el proyecto de ley denominado Revolución Productiva Comunitaria Agropecuaria abra las puertas del país de par en par a los transgénicos a través de los artículos 15 y 19. Tememos que las intenciones veladas de este proyecto de ley sean por un lado concretar el mayor atentado a la soberanía alimentaria de los pueblos del mundo con la contaminación del centro de diversidad del maíz (para muchos científicos, actualmente considerado centro de origen) que es la región andina, precisamente donde se ubica Bolivia. Y por el otro lado, vemos la intención de introducir transgénicos de caña de azúcar y jatropa para la industria de los agrocombustibles que se pretende implementar en la Amazonia andina.

Confiamos en que su gobierno reflexione y corrija estos errores y sea consecuente con la defensa de la Madre Tierra.

Comentar este post