Camila Vallejo: ¡A forjar vocación de mayoría y de poder!

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Camila VallejoIntervención de la líder estudiantil chilena Camila Vallejo en el lanzamiento de su libro Podemos cambiar el mundo durante la Fiesta de los Abrazos 2012

Creo que es necesario siempre recalcarlo, ya que los medios de comunicación tratan de personificar cuando uno quiere resaltar un movimiento, pero este libro es claramente Compañeras y compañeros:

Muchas gracias a la Jota, en general, que ha sido un pilar de organización, al movimiento social por la educación, porque en verdad esto no se debe a un cuestión de voluntad, esta no es una idea que se generó espontáneamente, una simple ocurrencia mía, sino que se debe a la construcción de un proceso que ya tiene larga data, donde se ha podido trabajar, con la ayuda de muchos compañeros jóvenes, profesores, académicos, intelectuales, amigos, etc.el resultado de un proceso de construcción colectiva y siempre se debe agradecer, en este caso a las editoriales donde se ha preparado este proyecto: Ocean Sur y La Vida es Hoy, porque hay que reconocer que es un proyecto que trata de posesionar una literatura revolucionaria para la construcción de un pensamiento emancipador, contrahegemónico porque la derecha y el gobierno generan aparatos de control y de subordinación, no solamente en el ámbito económico, sino que también en el ámbito cultural y en el simbólico.

Consideramos que es importante la construcción de este proyecto de compilación de columnas, de discursos, para evidenciar que la juventud no solamente tiene que estar en disposición de manifestarse, de exigir y de generar impulsos para despertar conciencia, sino que también tiene que crear.

La creación es parte fundamental de nosotros cuando nos entendemos como sujetos de transformación social. Por algo también este libro, como construcción colectiva, dice que quiere cambiar el mundo, queremos enfatizar el ámbito de la construcción colectiva donde efectivamente queremos cambiar el mundo, no que “yo quiero” cambiar el mundo, en eso estamos claros y justamente hay condiciones materiales y culturales, para empezar a hacer profundos cambios en nuestro país.

Ello no sólo tiene que ver con el ámbito de la educación sino que también con muchos ámbitos de la vida, en medio la crisis general de un modelo neoliberal, la crisis actual del ordenamiento del poder económico y político, pero que, sin embargo, no está derrotado. Entonces hoy día nos planteamos terminar con este modelo producto de las crisis desatadas, plantearnos un desafío mayor, de cómo generamos una alternativa real para ofrecerle a nuestro pueblo que logre desplazar este modelo neoliberal, no solo en el ámbito de la idea, sino que también en el ámbito práctico, de cómo construimos poder popular.

En este libro aparece también una entrevista que hace un análisis, un balance de lo que fue el año 2011, desde nuestra elección en la Fech. Debemos decir, además, que los discursos no solamente están centrados en plantear diagnósticos que nosotros elaboramos sobre la educación, de la crisis, donde también se plantean temas como la matriz energética y la crisis que tenemos, la explotación y la depredación ecológica.

En el ámbito político estamos contra la política de consenso que hoy en día está en jaque y estamos, a nivel global, en la internacionalización de los conflictos en los distintos países porque esto tiene que ver claramente con un capitalismo global, no sólo en nuestro país, sino que también a nivel internacional. Y es necesario generar un diálogo entre las organizaciones sociales y políticas de nuestro país y también a nivel internacional.

Este libro va a contribuir también a la discusión y a los debates en adelante en nuestras luchas que, históricamente, sólo fueron sectoriales. Esto es parte de un proceso que viene desde la revolución pingüina, por una reforma de la educación a la cual contribuyó una movilización -quizás no tan mediática ni tan masiva como éstas- pero también la lucha desde algunos territorios -por ejemplo en Magallanes y Calama- en el ámbito de los trabajadores, pero todavía no logramos generar una articulación más profunda de las diversas luchas sectoriales en nuestro país. Aquí no se trata de hablar simplemente de la reforma en el ámbito de la educación, laboral, medio ambiental, sino de cuál es el motivo común que tienen todas estas luchas.

Yo creo que este libro puede ayudar a contribuir en algo, que sea un aporte, que permita construir o levantar una alternativa al actual modelo neoliberal, que desde mi perspectiva está haciendo agua. No se trata simplemente de tomar opciones como la de hacer la revolución, sino de generar cambios profundos, de crear condiciones rupturistas que puedan sacar a nuestro pueblo de la dominación que se ejerce sobre el. Para ello, primero, deslegitimar la política de los acuerdos.

Esto ya necesita un replanteamiento, con la arremetida que tuvimos los estudiantes en el parlamento demostramos que no es suficiente, porque este descontento ha desencadenado en una realidad perversa para las grandes mayorías de nuestro país.

No solamente hablamos de articulación sino que hacemos todo el esfuerzo por generar un intercambio de plataformas comunes en que se puedan reencontrar diversas organizaciones políticas y sociales, las mesas territoriales, las asambleas ciudadanas, la mesa social, la asamblea por la democracia.

Son tal vez ideas muy incipientes entendiendo que en nuestro país uno de los grandes logros que tuvo la dictadura fue la desarticulación social en el ámbito de la educación, en el ámbito cultural, artístico, sindical y barrial. Esto significó una fuerte desestructuración del movimiento social que en nuestro país estaba muy fortalecido anteriormente.

Este libro señala la tarea de lograr, en la práctica, generar un esfuerzo en el ámbito extra institucional, porque necesitamos fortalecer las organizaciones sociales, las que están surgiendo a partir de lo que ocurrió el 2011.

Necesitamos poder articularlas, que se fortalezca la lucha social -las que ya existen y las que están por nacer-. En la práctica, necesitamos articularnos en contra de este sistema neoliberal, pero también necesitamos asegurar una vocación de mayoría con nuestras organizaciones sociales y políticas, una vocación de poder, pues si nosotros nos quedamos simplemente en las demandas desde afuera, desde la marginalidad, siempre vamos a estar delegando la responsabilidad en aquellos que, ya sabemos incluso, que no van a ceder producto de que tienen que resguardar sus intereses económicos, o sino, no serían la clase dominante.

Entonces, a partir de eso, es importante empezar a debatir profundamente y no temer plantearse desde las distintas tesis de la izquierda, porque dentro del movimiento estudiantil hay gente para disputar el poder, para iniciar una carrera política, para repudiar o atacar los acuerdos, los pactos, que buscan hacer responsable al PC en relación al rol que ha jugado en el cuestionamiento a la Concertación.

Es necesario abrir este debate por hoy día no podemos quedarnos solamente mirando desde la marginalidad, por el contrario, debemos hacernos responsables de una alternativa que propongamos, porque si no planteamos las consignas, las demandas y van a ser otros que de manera más rápida, mas ágil, van a plantear las respuestas ante estas demandas y, efectivamente, si uno va a mirar la letra chica, estas propuestas a las demandas que van a afectar a los grandes intereses, no es algo que se nos ocurra sólo a nosotros, ya que es algo que se ha venido demostrado sobre todo desde el año pasado, el 2011, con los proyectos de ley que están hoy día en curso en su gran mayoría -no todos- pero que no están respondiendo a las demandas estructurales de este movimiento.

Por lo tanto, es un desafío muy grande para con nosotros, no solamente para los jóvenes, porque hay algo que es necesario recalcar, muchas veces a mi me pasa que voy por la calle o en este mismo evento de la Fiesta de los Abrazos y me dicen: Sigan adelante, los jóvenes están haciendo mucho, han puesto en cuestión este modelo y nos dan un espaldarazo.

Lo que a mí me preocupa es el hecho que hoy día las otras generaciones, e incluso otros sectores de nuestra sociedad, deleguen la responsabilidad en los jóvenes, los estudiantes. Nosotros solos no vamos a hacer los cambios, no tenemos todas las herramientas para generar los cambios conductuales solos, necesitamos que esta lucha sea transversal en tanto a organizaciones sociales, políticas, sindicales, pero también hipergeneracional, aquí es muy importante unificar la lucha con nuestros padres, con los trabajadores y también con el adulto mayor.

Algunos días atrás hablábamos con la compañera Mireya Baltra, una gran mujer por cierto, muy joven de espíritu a pesar de su edad. Pero se señalaba que también la exclusión la vive el adulto mayor, las situaciones precarias, deplorables, el maltrato al adultos mayor, es una cuestión que pasa en Chile y que también responde a este modelo. Por suerte en este segmento tenemos aquí gente trabajando por mayor dignificación y lucha en este dialogo que es tan importante y que hace el traspaso de la experiencia del adulto mayor.

A través de este libro queremos hacer una construcción de un proyecto alternativo que no solamente pasa por generar una práctica de unidad, porque queremos llegar a la materialización de las ideas de las que hemos venido hablando claramente queremos revolucionar y cómo nos damos a la tarea de desplazar a los sectores más reaccionarios y conservadores de los espacios donde se toman las decisiones. Pues si no, vamos a estar siempre desde la galería exigiendo y nunca vamos a hacernos jugadores que estén ahí tratando de meter los goles que nos van a permitir hacer una ruptura mas concreta al modelo neoliberal.

Quiero decirles que si bien este modelo se basa y se sustenta en la represión y la representación de la desigualdad, de la exclusión, de la dominación en los distintos ámbitos de la vida: la educación, la salud, el trabajo, la vivienda, la política, la economía, en general, creo que hoy día están generadas las condiciones para que nosotros podamos superar y remontar esta ya odiosa condición de sometimiento , por que aquí lo que hace falta en primer lugar es creerse el cuento, con alegría, se necesita la alegría del pueblo de Chile para una alternativa y no andar tristes, porque esta lucha es sumamente ingrata, pero siempre hay que enfrentarla con alegría y esperanza, porque no solamente nosotros tenemos la conciencia de que es posible sino que es imprescindible para nuestro pueblo para que realmente podamos otorgarle una alternativa que avance, en materia económica, de recursos naturales y supere las condiciones de justicia e igualdad y construyamos efectivamente un país mas libre, mas soberano y mas feliz, no solamente todo esto es posible, si no que es imprescindible y con esto yo quiero llamarlos a todos ustedes, a nuestros padres, a nuestras madres, a nuestros amigos, a los trabajadores, al adulto mayor a construir, en un encuentro, a trabajar desde ya.

Yo creo que está claro y ustedes saben de lo que estoy hablando, ya lo hemos escuchado en otras partes, esto se ha discutido hace mucho tiempo atrás, no solamente desde la revolución pingüina, si no que desde décadas, desde antes de la dictadura militar, entonces qué estamos esperando para empaparnos del conocimiento, dentro de las propuestas que tenemos y aplicarlo en lo concreto, en la práctica cotidiana, en la construcción de mayorías y en la construcción de poder popular.

 

Cubadebate

Etiquetado en Europa

Comentar este post