Campaña argentina por la eliminacion de las capellanias militares y la bendicion de los ejercitos.

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Fuente: Asociación Humanista Argentina.  


La guerra es un crimen.


Así ha sido siempre, y lo es legalmente desde el Pacto Kellogg-Briand de 1928.
Los ejércitos  han sido siempre bendecidos y las guerras consideradas sagradas, por lo tanto, los Estados involucrados en hacer o prepararse para la guerra han apoyado financieramente la presencia y la bendición de los ministros religiosos. Los sacerdotes y ministros que deberían predicar la santidad de la vida humana, en lugar de hacerlo adoctrinan y bendicen a los asesinos uniformados.
En muchos países, como en Argentina, los mismos ministros que se suponía que debian confortar y aliviar a los soldados, en cambio han participado en la violación directa de los Derechos Humanos y hasta la tortura de prisioneros.
Los Estados modernos, deben condenar la guerra, asi como los religiosos de buena fe que deberian oponerse a la participación de representantes de culto como capellanes de las fuerzas armadas y de seguridad.
Debemos detenerlos!


Hagamos entender que la guerra también es también un crimen del que un ministro religioso tiene el deber de abstenerse de participar y ademas condenar la guerra de todas las maneras, y que cada Estado debe respetar su obligación de resolver los conflictos por medios pacíficos.


Menos dinero para los capellanes significa menos dinero para la guerra!


Para firmar la Campaña pulsar AQUÍ

En texto está en inglés, castellano e italiano.

Comentar este post