“Canta la hierba” - ... Por Graciela Azcárate

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Historia de vida


Por Graciela Azcárate


Canta la hierba


Los fracasados y los inadaptados constituyen la mejor medida para juzgar las debilidades de una civilización”.

Autor anónimo

En este podrido agujero  entre montañas
a la luz de la luna, canta la hierba
sobre las lapidas caídas, en torno a la  capilla.”

“Tierra baldía” de T.S.Eliot.


De manera simultánea y a lo largo de estos últimos días hago mi rutina diaria de bajar mis perros a pasear, hacer las compras de la semana, atender mi casa, preparar las comidas, leer la prensa digital, hablar con mis hijos, leer la literatura de descanso en las tardes,  escribir y leer para dar forma  al libro que por contrato debo entregar a fin de mes, escribo mis impresiones del día a día, preparo  el borrador de mis historias de vida y sobre todo reviso los borradores de tres años atrás, no para escarbar en los errores sino para ver como alcanzo lo deseado sin furia y con serenidad.

Me di cuenta, en el medio de esta vida ajetreada, saludable, llena de trabajo,  que no solo era muy dichosa por haber armado esa cotidianeidad laboriosa y plena sino que era el termómetro que permite  ver con lucidez, saber dónde estamos parados como seres humanos,  y cómo desde las tareas de todos los días una puede contribuir a que el planeta sea más limpio, más cuidado y  un  lugar mejor para  todos.  Me llamó mucho la atención el escándalo del francés  sobre todo la respuesta de las mujeres cercanas, un manto protector sobre el macho depredador extendido por las mismas ofendidas…

Sobre todo experimenté un cambio dentro mío  como mujer, como escritora, como periodista, como antigua ofendida. Me gustó muchísimo sentir un cambio radical en mi papel de escritora, una distancia  prudente, libre de enojos y resentimientos que era en definitiva más efectiva para  escribir y aportar a la causa de los olvidados  de siempre.

Con particular interés seguí paso a paso los hechos en la puerta del Sol y lo que pasa en la vida del director del FMI. Una mirada atenta que va desde la Puerta del Sol, pasando por el norte árabe,  navegando  en el ciberespacio por otras tantas plazas donde la gente sale a expresar su indignación. Pero no lo hace con furia, por lo menos en España, con ánimo violento  sino que lo hace con decencia, de manera reflexiva. Era muy lindo ver la juventud española del  15 de Mayo, preparados, instruidos, cultos,  con un porcentaje del 43% en el desempleo pero tan maduros y dignos en sus reclamos. Me quedé absorta mirando las fotos de  Dominique Strauss Kahn   y  la  de los jóvenes indignados en la Plaza del Sol en Madrid …

las-indignadas-y-los-indignados-reaccion-sevilla-15mDejé correr los días, las sensaciones, la memoria y el recuento de una sociedad que no solo está indignada en Madrid sino que lo está desde Túnez a través  del mundo entero pero que reflexiona y reclama con ética, con decencia con una manera austera y gallarda de decirle a los personajes de la elite, otrora poderosa, como el depredador del FMI que ya no nos pueden engañar y que solo hace falta tiempo para que se caigan, solos, como una fruta podrida.

“Y se van a caer”, como diría  el viejo Quijano. Solo hay que observarlos y dejar que el tiempo complete su obra. Por ejemplo, el presidente de aquí,  después de tenernos en ascuas con la reelección y “el juego del revés” de la Primera Dama, ahora organiza su cotarro de la Fundación  Global para aterrizar  cuando llegue el desempleo posible del año que viene, entretanto se fue  de viaje a Guatemala a buscar la orden del Quetzal, ahora voló a una universidad de EEUU a buscar un Honoris Causa mientras  en La Ciénaga se multiplican los casos y muertes por cólera, Barak Obama  le cuenta cuentos al judío sionista mientras el país se le hunde en una deuda billonaria inmanejable, Cristina Kirchner busca un Honoris Causa en la Universidad de Bologna, porque es de muy buen ver aparecer como intelectual, aunque hayan hecho el ridículo,  ella y sus secuaces en la Feria del libro adjudicando  “Las venas abiertas de Latinoamérica”  de Eduardo Galeano a Mario Vargas Llosa.  

diarios-con-arresto-de-strauss-kahn--610x430.jpgEn el mundo  en estos días varias mujeres disculparon al francés. ¿Por qué? Ni una  sola de la elite se puso a pensar en Ofelia, la joven africana, la madre soltera, refugiada en Estados Unidos desde hace ocho años, con una hija adolescente que desde hace tres años trabaja para Sofitel de Manhattan.

 Paradójicamente,  el único que dijo que la historia real  e importante es ella fue el periodista Gay Talase. Extraordinario periodista  de la vieja guardia que ha escrito: Vengo de una isla y una familia que reforzaron mi identidad de estadounidense marginal, de extraño, de forastero en mi país natal (...) Soy de ascendencia italiana. Soy hijo de un sastre severo pero caballeroso de Calabria y de una madre italoamericana amable y emprendedora que dirigía con éxito el negocio familiar de prendas de vestir. Fui educado por monjas y sacerdotes católicos irlandeses en una pobre escuela parroquial de la isla de mayorías protestantes de Ocean City, frentes a las costas del sur de Nueva Jersey, donde nací en 1932.”

En cambio la viuda de Moravia disculpa a DSK y dice que no  es ese el Gastón de su novela. Parece que algo le pasa a esta gente nacida en 1953. En medio de ese juego esquizofrénico de las elites que están entre las ruinas de un cementerio donde canta la hierba , como  en el poema de Eliot,  el resto del mundo,  no solo la juventud española,  incluidos  los padres de ellos, nosotras sus madres, los padres de otros jóvenes en otras partes del globo, los jubilados, los desempleados, los burlados, los olvidados de la tierra, somos una multitud que reflexionamos, con responsabilidad,  que también nos reunimos en nuestra Plaza del Sol y que hacemos de las redes sociales un lugar de encuentro. Una plaza virtual que está en el corazón de todos los ninguneados, de los olvidados, de los marginados y segregados del sistema y también de los que no lo están pasando mal pero que por responsabilidad social se unen a la mayoría muda porque la solidaridad sí existe y no es una utopía de los setentistas.Jovenes_integrantes_Movimiento_15-M.jpg

Lo primero que hice  esta semana fue copiar  un extracto del Manifiesto Democracia real, ya” y  ponerlo en la pantalla de mi laptop. Dice así:

El ansia y acumulación de poder en unos pocos genera desigualdad, crispación e injusticia, lo cual conduce a la violencia, que rechazamos. El obsoleto y antinatural modelo económico vigente bloquea la maquinaria social en una espiral que se consume a sí misma enriqueciendo a unos pocos y sumiendo en la pobreza y la escasez al resto. Hasta el colapso. 

La voluntad y fin del sistema es la acumulación de dinero, primándola por encima de la eficacia y el bienestar de la sociedad. Despilfarrando recursos, destruyendo el planeta, generando desempleo y consumidores infelices. 

Los ciudadanos formamos parte del engranaje de una máquina destinada a enriquecer a una minoría que no sabe ni de nuestras necesidades. Somos anónimos, pero sin nosotros nada de esto existiría, pues nosotros movemos el mundo. 

Si como sociedad aprendemos a no fiar nuestro futuro a una abstracta rentabilidad económica que nunca redunda en beneficio de la mayoría, podremos eliminar los abusos y carencias que todos sufrimos. 

Es necesaria una Revolución Ética. Hemos puesto el dinero por encima del Ser Humano y tenemos que ponerlo a nuestro servicio. Somos personas, no productos del mercado. No soy sólo lo que compro, por qué lo compro y a quién se lo compro. 

 

strauss-kahn-riding.jpgDespués copié diligente  la foto del viejo sátiro depredador. Me recordó a alguien del pasado con el que tuve vinculaciones de trabajo. Era un viejo franquista,  al que salvaron la vida en plena transición y fue traído después de la muerte de Franco,  en 1975 a dirigir una imprenta del país. La misma cabeza, la misma mirada voraz, el mismo gesto furtivo del depredador al acecho. La foto de Dominique Strauss Kahn  ex Jefe supremo del Fondo Monetario Internacional  es “la encarnación del efecto depredador de la ambición desmedida, que seca la tierra , contamina el aire y las aguas y va contra los valores de la vida” dice una interpretación astrológica del desmadre en la vida del “chimpancé en celo” como lo  llamó una de las periodistas agredidas en 2003, que no lo denunció por miedo y por consejo de su mamá, una funcionaria de los socialistas que no quería meterse el líos.

La tercera y actual esposa dice que “eso pasa por casarse con un hombre buenmozo”, la escritora viuda de Moravia dice que su “Gastón”  no tiene nada que ver con DSK.

Me pregunto: ¿será el Síndrome de Estocolmo lo que hace que estas mujeres envilecidas no sepan por lo menos alejarse del depredador y quedarse en silencio?

Porque en estos asuntos de mujeres cómplices  siempre aparece Hilary Clinton, su incapacidad para hacerse respetar y esa cara hidropónica y envejecida que muestra a la Secretaria de Estado en sus paseos desde  Puerto Príncipe a  Palestina, de  Tel Aviv  a Sudamérica  y hasta en la sala de la  Casa Blanca, con los funcionarios de la CIA, con la mano en la boca  siguiendo los pasos de los militares que asesinaron a  Bin Laden.

Hoy en la mañana en el periódico  italiano  “Corriere de la Sera” se publica una carta de descargo de la viuda de Alberto Moravia. La carta de Carmen Llera tiene como objetivo desmentir los rumores que relacionan al "hombre cruel y apasionado", protagonista de su última novela, de título “Gastón”, igual  que el segundo nombre de Strauss-Khan, con el ex director del FMI.

Publicada en el 2005, la obra, que alterna versos en italiano y en francés, describe un amor apasionado e imposible, entre un hombre casado y una mujer enamorada, que sufre por no poder retenerlo: "Eres la única causa de mi sufrimiento. Y sólo tú tienes el poder de consolarme", dice  la protagonista femenina. "Es un error usar mi libro, pura ficción literaria, para ilustrar un hecho real”.  “Gastón”  no tiene nada que ver con Dominique Strauss Kahn a quien conozco y frecuento desde hace años. No he sido nunca su víctima como alguno ha escrito".

(…) “La viuda del célebre escritor italiano Alberto Moravia, con quien se casó cuando tenía treinta tres  años en 1986, y él setentaiocho, escritora también, intervino en el debate mundial frente al escándalo suscitado por el conocido economista francés tras ser arrestado el sábado en Nueva York por agresión sexual”.

“En la descripción del amante, hay pocas referencias textuales, pero son sugestivas. "Gastón tenía una esposa, pero Nina era su verdadera mujer". El amor vino de la mano del dolor. "Eres la única causa de mi sufrimiento, le dice Nina. Y sólo tú tienes el poder de consolarme". En suma, la historia de un amor prohibido y de triste final, ya que el muy cruel Gastón abandona a Nina. Los suspicaces creyeron ver en este romance una relación secreta que la española, hoy de cincuentaiocho años, habría tenido, con Dominique Strauss-Kahn  de sesentaidos, presumiblemente entre 2003 y 2005. ¿Indicios? Una fotografía de los dos entrando a un departamento parisino y el hecho de que el nombre completo de él es: "Dominique Gastón André". No es mucho, pero suficiente para la maledicencia”.

Escándalos, lujuria, adulterio, robos, corrupción, mucho dinero mal habido, insolencia de los que pueden ante los desposeídos, rameras de lujo, juego de “elites carnavalescas”, parecen esos nuevos ricos de los personajes siniestros de un Goya  enamorado de la casquivana Duquesa de Alba. Son los aguafuertes de los “Desastres de la guerra” o de “Los Monstruos de la Razón”  de hace doscientos años. Es el morro del perro,  asomando en escorzo en un mural  de  la Quinta del Sordo, es la denuncia de una sociedad  feroz  y podrida, plasmada en los grabados y aguafuertes de un aragonés que pintó, grabó  y denunció a una sociedad yerma  y putrefacta entre las lapidas de un cementerio donde “canta la hierba”.

Es un hermoso y largo poema de Eliott  titulado “En tierras baldías”, estrofa que sirvió a Doris Lessing para titular su primera novela de 1950: “Canta la hierba”.

Es  una inglesa marginal, nacida en la India y criada en Sudáfrica, como Talasse, una segregada que cuenta las consecuencias de una sociedad colonizada, autista e  injusta. Su primera novela es la historia de una joven sudafricana y de la sociedad del apartheid que la condena a muerte por desadaptada.  La frase anónima que inicia la historia de vida  tiene igual valor para descifrar las cosas que le pasa a la gente en una sociedad colonial del otro siglo y lo que nos pasa en la actualidad,   colonizados por  el neoliberalismo, la virtualidad  de las redes, el anonimato del internet  y “las elites caníbales” que compran Porches, alquilan suites de lujo en Manhattan o se invisten Honoris Causa. Da lo mismo  porque entre todos ellos “canta la hierba”.

 

En este podrido agujero  entre montañas
a la luz de la luna, canta la hierba
sobre las lapidas caídas, en torno a la  capilla.
La capilla esta vacía,  hogar  sólo del viento.
No tiene ventanas,  y la puerta oscila,
los huesos secos a nadie dañan.
Sólo un gallo se yergue en el tejado,

Quiquiriquí, quiquiriquí,

el resplandor de un rayo. Después una  ráfaga húmeda,
henchida de  lluvia.

El Ganga corría bajo y las hojas frágiles
esperaban la lluvia, mientras las negras nubes
se amontonaban a lo lejos, sobre el Himavant.
La jungla acechaba, agazapada y silenciosa.
Entonces habló el trueno.

De “Tierra baldia” de T.S.Eliot.

 


Fuentes:

Los indignados: https://fotografialive.wordpress.com/2011/05/18/el-manifiesto-de-democracia-real-ya/)

Gay Talese: Retratos y encuentros, Orígenes de un escritor de no ficción.

Doris Lessing: Canta la Hierba (1950). Narrativa Biblos. 2005

Comentar este post