Cargadores solares de pilas: Otra buena idea

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

El impacto ambiental de las pilas alcalinas es devastador para el planeta. En su proceso de fabricación, se consume 50 veces más energía que la que ellas mismas proporcionan y, posteriormente, luego de su vida útil, este recurso energético ocasiona más inconvenientes que beneficios.

Según estudios especializados, una micro pila de mercurio, puede llegar a contaminar 600.000 litros de agua, una de zinc-aire 12.000 litros, una de óxido de plata 14.000 litros y una pila común 3.000 litros.

Ante este panorama, hace varios años, las pilas recargables se instalaron como una muy buena alternativa para disminuir nuestra “huella”, ya que se destaca por ser económica y favorecer al medio ambiente.

A este nuevo relevo, que nos beneficia directamente, se le suma la posibilidad de carga a través de energías sustentables, cuya implementación también es de bajo costo. En Internet existen varios manuales de construcción para poder fabricarlos en nuestro propio hogar.

SolaresChile es una empresa que se dedica a la educación y gestión ambiental, especialmente de energía solar. A través de diversos cursos, la empresa difunde y enseña cómo utilizar al máximo este recurso energético, considerado para ellos como clave en el desarrollo de nuestra sociedad.

Una de las capacitaciones de la empresa, ofrece la elaboración de un cargador de pilas en base a energía solar, donde a través de un curso teórico-práctico se enseña nociones básicas sobre la recolección energética a partir del sol, electricidad básica y panel fotovoltaico.

Las pilas recargables, desde el punto de vista económico, tienen un menor costo total de uso, ya que si bien tienen un valor monetario inicial más alto que las otras, se les puede recargar a precios muy bajos y muchas veces.

En el ámbito ambiental son preferibles a las pilas desechables de un sólo uso, puesto que luego de acabar su vida útil, una batería recargable es un 20% menos dañina que tirar una desechable y comprar otra nueva.

La energía solar fomenta esta disminución en el impacto ambiental, al ser una energía renovable y limpia. Además, la mayoría de los sistemas energéticos dependiente de energías solares, no producen agentes contaminantes, a diferencia de los producidos de energía no renovable, como los combustibles fósiles.

Para la construcción de cargadores solar de pilas se necesitan al menos tres cosas como referencia, un panel solar capaz de entregar tenciones de 2,2v, con corrientes de aproximadamente 600 ma a plena iluminación solar, una placa de control de carga para poder suministrar los 0,6 a 0,7 voltios necesarios para poder cargar una pila y, finalmente, un led de alto brillo.

Soñar con suplir todas las necesidades energéticas de nuestra casa es sólo eso: un sueño. Emprendimientos a gran escala subsidiados por los gobiernos son la única manera que tendremos de apreciar y disfrutar los avances que existen en desarrollo energético sustentable. No obstante, implementos como estos pueden generar pequeños acercamientos a tecnologías amigables con el medio ambiente.

Para más información sobre los talleres de SolaresChile visitar su página

Francisco Henríquez

Veo Verde

El Ciudadano

Etiquetado en Salud y Medio Ambiente

Comentar este post