Carolina del Norte planta cara a su 'lado oscuro' e indemnizará a los negros esterilizados

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Carolina del Norte es el primer estado norteamericano que pagará indemnizaciones a las víctimas de la esterilización forzosa masiva de negros, un programa de ‘limpieza genética’ que sigue siendo una página oscura de la historia de EE. UU. El 'precio' de no poder tener hijos se ha fijado en 50.000 dólares.

 

Carolina del Norte planta cara a su 'lado oscuro' e indemnizará a los negros esterilizados
Imagen: Corbis

Cómo se mejoraba la especie humana en un país democrático

Es algo común asociar los proyectos brutales de ‘pureza racial’ con el régimen sangriento de Hitler en la Alemania nazi. Sin embargo, no todo el mundo sabe que también existió una política semejante en Estados Unidos, donde entre 1930 y 1980 unos 65.000 negros fueron esterilizados, según datos oficiales.

La motivación del esta práctica, autorizada por tres decenas de estados norteamericanos, fue ‘mejorar’ la especie humana. Para ello tanto hombres como mujeres de raza negra (incluidas niñas de más de 9 años) con enfermedades mentales y de extracción social pobre, fueron declaradas "no convenientes para reproducirse". Con la continuación del programa, la lista de personas privadas de tener descendencia se engrosó con criminales y alcohólicos, ciegos y sordos, entre otros inválidos.

Las víctimas fueron obligadas por coacción o engaño a someterse a una ligadura de trompas, operación de esterilización que les privaba de tener descendencia.

“La eugenesia [perfeccionamiento de la especie humana] es algo que hasta ahora no es conocido a nivel nacional. La gente lo asocia con los nazis, pero no entiende que EE. UU. también lo hizo”, asegura Rebecca Kluchin, profesora de la Universidad Estatal de California, e investigadora especializada en los programas estadounidenses de eugenesia.

El más valiente de las tres decenas

Carolina del Norte, que perpetró la tercera esterilización más numerosa en EE. UU. (7.600 personas entre 1929 y 1974), decidió antes que ninguo de los otros 33 estados involucrados en el proyecto resarcir a las víctimas de aquel daño irreparable.

El pasado martes la comisión especial de la administración del estado acordó la suma de indemnización: las 72 víctimas supervivientes que han sido identificadas por las autoridades cobrarán 50.000 dólares.

En caso de que el gobernador de Carolina del Norte lo apruebe, las víctimas podrán solicitar la compensación, que durante casi diez años estuvo bloqueada por los funcionarios estatales. El plazo de la consideración de la solicitud será de tres años.

Entre los estados que siguieron esta política, sólo siete que han reconocido públicamente el hecho de la esterilización masiva, entre ellos Carolina del Norte.

El caso de Carolina

Las prácticas de ‘mejora’ de la humanidad quedaron en desuso o fueron interrumpidas en la mayoría de los estados después de la Segunda Guerra Mundial, ya que se asociaron directamente con los horribles crímenes cometidos por los nazis.

Sin embargo, Carolina del Norte fue una excepción: en los años 50 del siglo XX, recuerda Kluchin, las esterilizaciones alcanzaron allí su auge sobre el telón de fondo del deterioro económico y social. Los empleados de los servicios sociales tenían derecho a ofrecer a sus clientes la esterilización si cumplían los requisitos de ‘irregularidad genética’. Los datos de la investigadora muestran que las comisiones de eugenesia raramente rechazaban las candidaturas: el nivel de decisiones positivas fue del 95%.

Además, la historiadora señala que el programa creó una clima favorable para que los médicos decidieran ocasionalmente de forma voluntaria a quien esterilizar y a quien no. En hospitales rurales se registraron bastantes casos donde mujeres pobres no casadas eran esterilizadas tras dar a luz a su bebé sin previo aviso.

Elaine Riddick se encontró en esta situación cuando, tras ser violada, acudió a un hospital en 1968 (tenía 14 años) para dar luz a su hijo. Solo años después se dio cuenta que la habían esterilizado sin su consentimiento: el empleado social la recomendó para la estirilización por “libertina” y “escasa inteligencia”.

En 2010 la Fundación de Víctimas de la Esterilización estimó que el número total de afectados por la ‘purificación racial’ que permanecen vivas hoy en día en EE. UU. oscila entre las 1.500 y las 2.000 personas.

Otros experimentos médicos en EE.UU.

En la historia moderna de EE. UU. hay otro precedente de ‘estudio médico’ polémico.  Así, entre 1946 y 1948 las autoridades estadounidenses realizaron experimentos en Guatemala, contagiando con enfermedades venéreas a más de 5.000 guatemaltecos sin informar ni al gobierno del país ni a las personas afectadas. El experimento perseguía era comprobar los éxitos de la penicilina. 


RussiaToday

Etiquetado en U.S.A - Canadá

Comentar este post