Chile: Carabineros atacan con gas lacrimógeno a carteros indefensos

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.


Con una bomba lacrimógena lanzada a las 4 p.m. de hoy –jueves 25 de agosto- efectivos de Fuerzas Especiales de Carabineros en la sede del Sindicato Nacional de Carteros (Sinacar), ubicado en Abdón Cifuentes, a media cuadra de la Alameda (cerca de Cumming, hacia el sur), mientras hacían una porotada, después de la movilización.


Una mujer salió rumbo a la Posta porque perdió el conocimiento luego del accionar indiscriminado de los efectivos policiales.

Lautaro Alcayaga, miembro del Sindicato, dijo que tuvo que salir arrastrándose “porque no podía respirar. Considero que es un abuso lo que hizo Carabineros”, indicó el cartero, quien hizo alusión a que lo único que deseaban era hacer un balance y compartir una comida.

Alcayaga dice que unos muchachos entraron a la sede del Sinacar escapando de los Carabineros, y a en un minuto ya estaba completamente copada la sede con el gas lacrimógeno.

Los reporteros gráficos que tomaron las imágenes de esta nota, dicen que adentro había por lo menos 40 personas y unas 20 quedaronatrapadas, y certifican que carabineros actuó sin mediar provocación.

 

 

 


La versión del cartero es corroborada por la cámara de video de un corresponsal extranjero que grabó la imagen de un carabinero que se baja de una micro policial y luego corre al inmueble para lanzar las lacrimógenas.

Por su parte, Eduardo Olmedo, dijo que él fue golpeado, porque andaba sin su uniforme de cartero, cuando trataba de escapar del efecto lacrimógeno.

 


Por César Baeza Hidalgo

FOTOS 1 Y 2: Bernardita Pinochet y Tomás Martínez

El Ciudadano

Twitter: @Cesar_inBH

 

El verdadero rostro del golpismo de civil

Allanamientos ilegales, sin autorización de fiscal alguno, detenciones por sospecha y selectivas, prepotencia en contra de estudiantes y quienes se manifiesten en las calles y amedrentamientos de diversa índole, es la impronta de Carabineros de Chile en estas últimas semanas.

Hace menos de dos horas, participé de una protesta en defensa de jóvenes Okupa cuya casa fue violentamente registrada, mobiliario y pertenencias destruidas, amenazas y gritos de parte de quienes, supuestamente, deben velar por la seguridad de la sociedad que les paga sus sueldos y prebendas.

A horas del paro nacional, el Gobierno y sus fuerzas represivas se alistan para una batalla, una vez más, en contra de civiles desarmados, tal como ocurrió en 1973. ¿Qué inventarán ahora los poderes fácticos, la derecha retrógrada, la milicada, el gobierno de turno y este empresariado altamente ideologizado que tenemos en Chile a falta de un Plan Zeta?

Mañana y en los días que siguen Chile presenciará estallidos sociales largamente contenidos, broncas acumuladas y violencia institucional, así como brotes de violencia callejera, resultado de la intransigencia de La Moneda, del ministro del Interior Rodrigo Hinzpeter y de altos jefes policiales y asesores en las sombras, muchos de los cuales son nostálgicos de la dictadura cívico-militar que derrocó al gobierno del Presidente Allende.

Los y las estudiantes, que han dado ejemplo de coherencia, dignidad y coraje en estos meses de tomas y movilizaciones, saldrán a la calle a luchar por una educación pública, de calidad y gratuita, y en la cual no sea el lucro el motor de la misma, sino que apunte a formar seres humanos íntegros y libres, y no esclavos del mercado, de la banca nacional e internacional y de megaempresas.

En distintas ciudades del país, estudiantes prolongan una huelga de hambre cuyo epílogo puede ser fatal, y Piñera hace oídos sordos. En las universidades y colegios tomados, asambleas, debates y charlas enriquecen el espíritu de combate y consolidan convicciones, pero los medios de comunicación burgueses y al servicio de mezquinos poderes económicos y políticos invisibilizan, omiten , acallan o farandulizan.

La oposición “oficial”, es decir la Concertación, que administró las desigualdades heredadas del pinochetismo y negoció prácticamente todo, intenta subirse a un tren cuya victoria es insegura, pues sabe que es la única oportunidad de perfilar como candidato a un Ignacio Walker, José Miguel Insulza o Michelle Bachelet, para repetir el circuito tradicional de una democracia representativa que a nadie representa; un sistema binominal perverso y un país injusto, racista, clasista y en el cual cinco familias y un 6 por ciento de la población usufructúan y se reparten las riquezas.

Son, indudablemente, tiempos difíciles, pero la verdadera oposición somos quienes estamos en las calles, sin miedo y con la mirada puesta en un país de verdad, justo y solidario, con el costo que debamos pagar.


Por Enrique Fernández Moreno

 

Inacap es desalojado con desmedida violencia policial

A  las seis de la madrugada, 60 estudiantes de la sede Inacap Sur, la más grande de Santiago, realizaron la toma del establecimiento para unirse a las movilizaciones del Paro Nacional. No obstante a las siete de la mañana y a solo una hora  de la toma, un fuerte contingente policial concurrió al lugar para proceder con un violento desalojo. Los carabineros que concurrieron se calculan en 200 efectivos y correspondían  a comisarías de  Macúl, La FloridaLa Granja.

Consultados estudiantes de Inacap, señalaron a El Ciudadano que el desalojo habría sido orquestado desde el día anterior por un integrante de Asuntos Estudiantiles, Pablo Navia, quien tenía todo previamente coordinado con carabineros.

Al llegar carabineros al recinto , los estudiantes  pidieron  la orden de desalojo,  pero el teniente a cargo del operativo no accedió a conversar. “Entraron con palos en las manos y golpearon a quienes estaban adentro, sin ninguna identificación. Tres compañeros fueron tirados al suelo, y los golpearon, luego salimos corriendo fuera de la sede y carabineros procedió entonces a lanzar bombas lacrimógneas y se llevaron detenidos a ocho amigos”, relata a El Ciudadano uno de los estudiantes protagonista de la toma.

Lo más grave, para los movilizados alumnos, es que ahora la casa de estudios, Inacap,  mediante un comunicado está dando a conocer que no habrá clases hoy y mañana porque intentaron entrar a robar a la Universidad, lo que dista totalmente de lo ocurrido este 24 de agosto.

Por BS

El Ciudadano

El Ciudadano

Comentar este post