Chile: La salud, otro derecho en conflicto

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

FOTO: De la página oficial de la Confusam.

Hoy culminó el paro de tres días de la Confederación Nacional de Funcionarios de la Salud Municipalizada (Confusam) con una multitudinaria marcha hacia el ministerio de Salud, donde participaron funcionarios de Santiago y de diferentes regiones. Los trabajadores y trabajadoras ponen en debate no solo sus reivindicaciones salariales, sino que también el estado de la salud primaria en Chile.

Las demandas de funcionarios y funcionarias son laborales y sociales. En noviembre de 2010, el organismo hizo que el ministro de Salud, Jaime Mañalich, firmara un acuerdo que hasta la fecha no se ha cumplido. Los reclamos hacen alusión a mejorar el financiamiento de la atención de salud primaria por parte del Estado, específicamente incrementar el ingreso per cápita a 3.500 pesos por usuario.

El ingreso per cápita es la subvención que entrega el Estado una vez al año a los consultorios por cada usuario que atienden. Actualmente, ese ingreso bordea los $2.750 y Jaime Mañalich, desde el año pasado, anunció que este monto subiría sólo a 3 mil pesos. Esto quiere decir que hoy el Estado entrega $33.000 al año para subsidiar a cada usuario, medicamentos, infraestructura, exámenes, y personal para atenderle.

El 85% de la población utiliza la salud primaria. Quienes tienen derecho a ella son todos los trabajadores cotizantes y ciudadanía que califica como indigente.

Ana María Carrasco, presidenta de la Asociación de Funcionarios de la Salud (Afusalud) La Florida, explicó que el fundamento de las reivindicaciones gremiales de este paro es la defensa de la salud pública. La dirigenta dijo que mejorando dicho financiamiento habría más medicamentos, que generalmente faltan, habría mayor contratación de recursos humanos y se mejoraría la infraestructura. Por otro lado, aumentarían las horas a especialidades, de las cuales hay poca oferta porque hay pocos profesionales que atienden. “Hay poco incentivo para los nuevos profesionales de la salud, ellos se van a centros privados porque hay mejores condiciones de trabajo. Con las mejoras financieras se puede incentivar la permanencia de ellos”, argumentó.

En el acuerdo que Mañalich firmó con los funcionarios también está estipulado mejoras en las postas de salud rural, los centros de urgencia. Además mejoras laborales como incrementar el incentivo al retiro, entregar un beneficio de bienestar, ya que los funcionarios de la salud son los únicos que no lo tienen, entre otros. Carolina Espinoza, presidente de la Confusam, indicó que exigen entregar a la ciudadanía una salud “de calidad que merecen ya que el país está en condiciones de” –hacerlo-, indicó.

En medio de los miles de funcionarios, un pequeño grupo de usuarios de la salud y militantes del Partido Comunista Chileno -Acción Proletaria- (PC-AP) apoyaba la marcha convocada por la Confusam. Valdemar Sanhueza, comentó que ellos apuestan por una salud gratuita de calidad y estatal, “hay una carencia de dos mil profesionales en hospitales consultorios y postas. Se está desprestigiando la salud pública para privatizarla de manera encubierta a través de concesiones. Hay que cambiar la Constitución del ‘80, cambiar eso del Estado subsidiario, el cual es subsidiario de las empresas”, en definitiva.

-

DESCONFIANZA CON MAÑALICH

Ayer, 29 de septiembre, el Ministro firmó un acuerdo de no desmunicipalizar la salud primaria con la Confederación Nacional de Asociaciones de Funcionarias y Funcionarios de Salud Municipal (Cotrasam). Pero, el resto del gremio de la salud no da fe del cumplimiento de este acuerdo dado que consideran que no se cumplen las garantías como para ello.

Mauricio Duhalde, director de la Federación de Funcionarios de Salud Primaria de Chiloé, dijo que la Cotrasam “le ha servido al Ministro para firmar acuerdos que tampoco cumple”.

A su vez, Roxana Clifc, de Afusalud la Florida, no desconoce el acuerdo con otros funcionarios de la salud, pero recalca que “la Confusam es la confederación más grande, con 20 mil asociados”. En tanto Carolina Espinoza cree que la palabra de Mañalich “no da confianza porque sus cambios de opinión son tan erráticos. Además no cumple los compromisos que establece con los trabajadores, ya tenemos el ejemplo con nosotros”, dijo. Y además, denunciaron hace unos días que el Ministro es del tipo de personas que amenaza antes de sentarse a negociar, según consta una denunciaron ante la Contraloría General de la República.

Este paro nacional se da en un clima en que los empleados de la salud anunciaron que si no se dan las garantías necesarias para avanzar en calidad de la atención y condiciones laborales para los funcionarios y funcionarias, se radicalizarán las acciones para este mes de octubre, mes en que se prepara otra jornada de movilizaciones.

Hace unas semanas, también, se generó un escándalo cuando se dio a conocer que las Instituciones de Salud Previsional (Isapres), son las empresas que han generado ganacias superiores al 70% en relación al año anterior, cuando eso no se ve reflejado en mejor servicio ni en disminución de los costos para los usuarios de la salud. Es decir, que este es otro rubro del ámbito de los derechos de las personas en que han lucrado las empresas privadas con las enfermedades de chilenos y chilenas.

Por Estefani Carrasco Rivera

El Ciudadano

El Ciudadano

Comentar este post