Chile: No más glorias del ejército ni más parada militar

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

¿Por qué existe, en un mes, un día determinado para “las glorias del ejército”; de manera que es feriado, con centro en el paroxismo de un desfile tendente a fomentar la odiosidad con nuestros hermanos americanos, para que conozcan de nuestro “poder preventivo”, que no es equivalente a decir “carrera armamentista”? A mi juicio, no sólo no se justifica; sino que, además, es una práctica malsana heredada de una república oligárquica, que utilizó al ejército para definir e imponer las fronteras del Estados; anexar mediante una guerra de origen imperialista dos territorios como Tarapacá y Antofagasta; someter, a fuerza de balazos, cañonazos y degollinas la región de la Araucanía; y aplastar y masacrar a los obreros y campesinos, y abortar los movimientos políticos sociales que tendieran a cambios estructurales. Y es que el ejército ha sido, es y será un instrumento en manos de la clase dominante, a menos que haya un giro en el devenir de nuestra historia. Huelga decir que: Ostenta la impronta prusiana; lo que es una señal evidente de que requiere una cirugía mayor, para dejar atrás, definitivamente, anales de siniestra resonancia; y gestar fuerzas armadas democráticas, socialistas y revolucionarias.

Precisamente, ¿hasta cuándo la brillantes autoridades seguirán, después de la parafernalia del desfile, proclamando con voz mayestática la marcialidad y el profesionalismo de un ejército que hace más de un siglo no participa en un guerra contra otro país, y que al único que le hizo la vida miserable y atroz- durante la dictadura militar- fue al pueblo chileno, de acuerdo con la infame doctrina de seguridad nacional, a fuer de influencia ideológica de Estados Unidos?: ¿Es que no tienen más vocabulario para abordar su análisis; es que su intelecto se remite a repetir, una y otra vez, los mismos lugares comunes y frases clichés?; ¿ es que no hay la capacidad de desmenuzamiento, para darse cuenta del rol cómplice de este ejército con la oligarquía, y como acribilló y mató sin medida ni razón cuando sus amos lo ordenaban? Durante los gobiernos de la concertación -nótese que lo escribo con minúscula- hubiera esperado una toma de conciencia y una actitud de condena al respecto, para proceder a la democratización de la fuerzas armadas; pero del actual presidente, que intenta hacer olvidar su identificación con el terror que imperó en esta pobre tierra: nada se puede aguardar, salvo su borrachera nacionalista!

 

Por Arturo Jaque Rojas

22 de septiembre de 2011

Texto -de origen externo- incorporado a este medio por (no es el autor):

Cristián Andrés Sotomayor Demuth

El Ciudadano

Comentar este post