Chile: Nuevas manifestaciones: Estudiantes y ciudadanos movilizados más que nunca

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Los y las estudiantes, apoyados por diversas organizaciones sociales reiteran el llamado a manifestarse este 18, con un cacerolazo que comienza a las 20 horas y el miércoles 19 de octubre, con dos marchas que se harán desde Plaza Italia y la Universidad de Santiago a las 11 horas.

A más de cinco meses de movilización social exigiendo cambios estructurales en el sistema educacional, el Gobierno aún no transa respecto al lucro y la igualdad de posibilidades para todos y todas.

Las razones del descontento son muchas; el intento fallido de una mesa de diálogo entre estudiantes y el Ejecutivo; la presentación de una ley que criminaliza el derecho ciudadano a la manifestación social; y la creación de una comisión de economistas de derecha para crear un plan de financiamiento con base en becas y créditos, el cual reproduce el sistema actual de endeudamiento; la reiterada represión hacia estudiantes y ciudadanos movilizados, que ya dejó muerto al menor Manuel Gutiérrez, el 24 de agosto pasado.

Ya se da por sentado que la educación en Chile es una de las que tiene la mayor brecha socioeconómica de los países de la OCDE (Organización para la Educación y Desarrollo Económico). La educación es un derecho, el cual en nuestro país es financiado en un 80% por las familias. Las demandas del movimiento tienen una acogida en el 79% -y más del 80% en otras- de la población, según la encuesta Adimark, lo cual le ha ido dando más fuerza y validez a la cruzada que todavía no consigue respuestas claras por parte del Ejecutivo.

José Ankalao, vocero de la Femae (Federación Mapuche de Estudiantes) y miembro de la Confech (Confederación de Estudiantes de Chile) aseveró que esta convocatoria se hace transversal porque sectores productivos, como la Unión Portuaria de Chile y el Sindicato Interempresas de Trabajadores de la Gran Minería y Ramas Anexas (Siteco) han manifestado su total apoyo a las actividades.

Ankalao manifestó que esta nueva convocatoria muestra que el movimiento no está desgastado y que no va a ceder ante la intransigencia del Gobierno.

ACTIVIDADES DE PARO Y PRE PARO

El martes 18 de octubre comenzó la jornada a nivel nacional con la entrega de los resultados del Plebiscito por la Educación, realizado el 7 y 8 de octubre, en La Moneda e intendencias regionales.

Desde el mediodía en adelante se convocó a realizar asambleas, marchas y actividades culturales. En Rancagua está programada una marcha a partir de las 12 horas, desde la avenida Brasil hasta Rubio. En Puerto Montt se realizará un foro llamado ‘Después del movimiento estudiantil ¿Qué? El rol que debemos asumir de ahora en adelante’. La convocatoria es para las 15:30 en la sede serena de la Universidad de Los Lagos.

En la noche está la convocatoria para realizar caceroleos en todo Chile. En Puente Alto se realizará una marcha a partir de las 20 horas desde el metro Las Mercedes hacia la estación del metro Elisa Correa, donde se programa el caceroleo masivo. En tanto en la Plaza Ñuñoa también ocurre una de los caceroleos más masivos en Santiago, comienza a las 8 pm.

En regiones las ollas y sartenes también sonarán. En Arica se hará una concentración en la rotonda Tucapel. En Osorno ocurrirá más temprano, a las 7 de la tarde, está la convocatoria en la Plazuela Yungay. En Puerto Montt se efectuará un acto político cultural en la Plaza de Armas, a partir de las 6 pm.

El miércoles 19 de octubre se realizará la marcha nacional. En Santiago, en primera instancia se había fijado un recorrido múltiple que iba a partir en cuatro puntos: en Estación Mapocho (Zona Norte), Estación Los Héroes (Zona Poniente), San Diego con Placer (Zona Sur) y Providencia con Salvador (Zona Oriente).

Sin embargo, la Intendencia regional autorizó otro recorrido que traza dos marchas simultáneas que convergerán en Blanco Encalada con Beauchef. Según informó la Fech (Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile), una partirá desde la Plaza Italia, pasando por la Alameda sur, Portugal, Avenida Matta hasta llegar al punto de reunión. Mientras que la otra se iniciará en Estación Central, Alameda sur y Avenida España para culminar en un acto central en Beauchef. La convocatoria es a las 10:30.

En regiones la convocatoria es esta:

-Arica, frontis de la Universidad de Tarapacá, 11 horas.

-La Serena, frontis del campus Domeyko de la Universidad de La Serena, 11 horas. La temática es “Ultra Conscientes”.

-Valparaíso, desde plaza Sotomayor hasta Congreso Nacional, 11 horas.

-Rancagua, mitin en Plaza Los Héroes, 12 horas. Luego a las cinco de la tarde realizarán una marcha desde Brasil con Rubio.

-Concepción, desde Plaza España, 11 horas.

-Osorno, Plazuela Yungay, 1 de la tarde.

-Valdivia, Plaza Simón Bolívar, 11 horas.

-Puerto Montt, terminal de buses, 11 horas.

Por Estefani Carrasco Rivera

Foto Claudio Cáceres

El Ciudadano

Planos de las dos marchas autorizadas en Santiago

El Ciudadano


ALAI, América Latina en Movimiento

2011-10-12

 

Alai

Chile

La saludable rebelión de los estudiantes

Fernando de la Cuadra


 

Se puede considerar el día 12 de mayo como el reinicio de las movilizaciones estudiantiles en Chile. Precisamente en esa fecha fue convocada la primera manifestación nacional de los universitarios afiliados a la Confederación de Estudiantes de Chile (CONFECH). A partir de ese día los estudiantes irrumpieron en la noticia como una voz renovada y poderosa en contra de la deteriorada situación en que se encuentra la educación en Chile.
 
La impresionante adhesión que fue adquiriendo el movimiento se debe a una constelación de factores que poseen, por una parte, una dimensión histórica alimentada por una frustración acumulada a través de dos décadas. Las causas de esta insatisfacción son variadas y muchas de ellas –que ya se habían presentado en los consecutivos gobiernos de la Concertación- muestran el punto de saturación y fastidio creciente que se venía incubando entre los chilenos desde la aplicación del modelo neoliberal a mediados de los años setenta. Por otra parte, el conflicto de los universitarios posee un carácter más coyuntural y fue adquiriendo una relevancia mayor en la medida que la política del gobierno de centro-derecha fue cada vez más errática.
 
En efecto, desde que asumió la presidencia el abanderado de la “Coalición por el Cambio”, Sebastián Piñera, las manifestaciones de descontento han ido adquiriendo una creciente fuerza en vastos sectores de la ciudadanía. A esta decepción y cansancio de la gente, se suman todas las promesas incumplidas por el actual mandatario, que más bien parece encarnar una línea de continuidad con las administraciones que tanto reprochaba. Contrariando todo aquello que fue excesivamente publicitado durante su campaña presidencial – usando el slogan de “la fuerza del cambio”- Piñera y sus correligionarios se han revelado totalmente inmóviles e incompetentes para formular una política de Estado orientada a resolver los persistentes problemas de justicia social, exclusión y desigualdad aún imperantes en Chile.
 
Ciertamente, es la ausencia de una vocación de estadista y el abandono de una perspectiva de lo público en diferentes ámbitos, lo que constituye el foco central de los cuestionamientos a la gestión del mandatario y su coalición de centro-derecha. Formateado como un gobierno de empresarios, los problemas de “conflictos de interés” han sido la tónica de la reciente administración.[1] Pero no sólo eso, el desprecio por todo aquello que implica lo público se hace evidente también en los miembros del gobierno que formados bajos los preceptos del neoliberalismo, siempre consideraron que el Estado es la máxima expresión de la ineficiencia y que, por el contrario, piensan que el bienestar de las personas es una consecuencia casi exclusiva del esfuerzo e iniciativa de cada uno y no un resultado de las políticas públicas.
 
La percepción de la ciudadanía con respecto a la falta de preocupación por los asuntos públicos hay que sumarle el conjunto de deudas pendientes dejadas por los gobiernos anteriores, a saber: manutención de la Constitución heredada del régimen militar y del sistema binominal; exclusión de las minorías, administración del modelo neoliberal, privatizaciones, desregulación de las actividades empresariales y de las formas como opera el capital financiero, flexibilización y precariedad laboral, sistema de pensiones con capitalización individual, aplicación de un sistema tributario regresivo que privilegia las grandes fortunas en desmedro de la totalidad de contribuyentes, endeudamiento generalizado, deficiencia de los servicios educativos y de salud, una legislación ambiental insuficiente que no consigue frenar la acción predatoria de las empresas o la consagración de valores individualistas y de brutal competencia entre las personas.
 
De esta manera, la carencia de una política de Estado en temas como educación, salud, empleo o seguridad social han generado un amplio sentimiento de rechazo por parte de diversos sectores de estudiantes, profesores, funcionarios de la salud, deudores hipotecarios, empleados públicos, jubilados, consumidores, pueblos originarios, ecologistas y de la ciudadanía en general.[2] Las marchas y protestas que en sus orígenes poseían una demanda sectorial se han transformado en un gran movimiento nacional que cuestiona profundamente las bases del modelo económico y social sobre el que se ha instaurado el “milagro” chileno. Desde los trabajadores del cobre que se oponen a la privatización de los recursos minerales, pasando por los deudores hipotecarios y las familias afectadas por el terremoto que todavía se encuentran viviendo en carpas improvisadas, hasta los estudiantes secundarios y universitarios que exigen una educación pública de calidad o los grupos que luchan contra la construcción de cinco represas en la región sur (HidroAysén), todos en suma se han ido articulando en torno de un proyecto que ponga fin a la política vigente que sólo genera mayor desigualdad y discriminación entre los chilenos.
 
Incapaz de resolver dichas exigencias, el actual mandatario ha perdido en muy pocos meses toda y cualquier credibilidad, inclusive entre sus electores. Una de esas promesas fue mejorar la calidad de la educación, lo que ciertamente no ha sucedido. Por lo mismo, en el último año han explotado innumerables protestas por la calidad de la Educación Secundaria y Superior, y cientos de colegios, institutos y universidades han sido ocupados por los estudiantes. Durante más de cinco meses miles de alumnos han marchado por el centro de Santiago y de las principales ciudades del país, en contra de la privatización y mercantilización de la educación en Chile. Al respecto, un vocero de la Confederación de Estudiantes de Chile (CONFECH) señaló que está en proceso de construcción un petitorio único que congregue los intereses del movimiento estudiantil en su conjunto. Entre las principales demandas elaboradas por los estudiantes –además de la exigencia de una educación pública gratuita y de calidad- se menciona eliminar el lucro por parte de los entes educacionales, el fin de la educación municipalizada, la realización de mejoras en la infraestructura de los establecimientos de enseñanza básica, media y superior y finalmente, que el pase escolar sea gratuito durante todo el año.
 
Pingüinos 2.0: La lucha continua
 
Un importante aspecto a destacar de estas movilizaciones, es que ellas son integradas fundamentalmente, tanto en sus bases como en sus dirigencias, por estudiantes que durante el año 2006 participaron activamente en el movimiento secundario, conocido como la “rebelión de los pingüinos”. De esta manera, sus protestas, hoy al igual que hace cinco años, desnudaron el colapso del sistema político y del modelo socioeconómico imperante en Chile desde la época del régimen militar. Después de prácticamente cuatro meses de represión, los estudiantes consiguieron una audiencia con el Presidente Piñera para exponer sus demandas. La principal de ellas – como ya señalamos- es la instauración de un sistema educacional público con gratuidad para todos, fundado en un marco democrático y pluralista, orientado a la producción de conocimiento para un desarrollo integral e igualitario y para atender las necesidades del pueblo chileno, en toda su diversidad y multiculturalidad.
 
Para financiar este sistema los estudiantes proponen algunas medidas que siempre aparecen en el debate, pero que hasta ahora nunca fueron ejecutadas, como por ejemplo, la realización de una reforma tributaria de carácter más equitativa, o sea, que aumente progresivamente la tributación de las grandes fortunas y de las grandes empresas. Ellos también sugieren una nacionalización de todas las minas de cobre, entregadas o “concesionadas” al capital privado inmediatamente después del Golpe de Estado de 1973. Para aplicar tales políticas, el régimen político binominal ha representado un serio obstáculo, por lo tanto, los estudiantes finalmente sustentan la necesidad de cambiar este sistema por uno que sea una expresión más proporcionalmente fidedigna de las decisiones y preferencias de los electores. El último plebiscito convocado por los estudiantes -junto a otras organizaciones gremiales, políticas y sociales- demostró la mayoritaria adhesión de la ciudadanía a propuestas como una educación pública gratuita (96%) o el fin del lucro con fondos públicos en todos los niveles de la educación (90%).[3]
 
¿Cuál es el futuro de estas movilizaciones? Consideramos que independiente de los acuerdos concretos a los que el movimiento estudiantil pueda alcanzar en algún momento con los representantes del gobierno[4], lo importante es que sus demandas y su crítica radical del modelo económico, social y ambiental imperante en Chile, concitaron la adhesión de vastos sectores de la ciudadanía y despertó la conciencia crítica de la sociedad chilena, una sociedad dividida y paralizada por las heridas y traumas del pasado.
 
En su meritorio y heroico intento de cambiar el modelo educacional chileno, los estudiantes están indicando una agenda de transformaciones relevantes para el país, la cual fue postergada por los trabajadores y los partidos políticos. Los estudiantes representan actualmente un actor sin miedo, movilizado en plazas y calles, articulado a través de todo el país, que utiliza formas democráticas de funcionamiento, con amplio consenso social y que posee una agenda de mudanzas que van mucho más allá de la simple indignación o de la rabia contestataria.
 
Aunque el destino y el éxito de las diversas estrategias seguidas por el movimiento sean inciertas, nos atrevemos a sustentar que a pesar de la creciente acción represiva contra ellos[5], estas marchas y protestas van a continuar por un largo período, en un proceso no lineal de avances y retrocesos, de negociación y de rupturas, de conquistas y derrotas, de cooptación y de resistencia. Lo que sí está claro, es que la sociedad chilena se encuentra retomando sus luchas históricas y, por eso mismo, cimentando una nueva subjetividad al calor de las manifestaciones. Con los conflictos emergiendo permanentemente al plano de lo “visible” y concreto, la democracia se hace en definitiva más saludable, rejuvenece, se fortalece y profundiza, ya que sabemos que el exceso de consenso puede ocultar generalmente el miedo y la apatía, sentimientos enormemente perniciosos cuando se ciernen sobre una comunidad o país que aspira a construir un futuro más justo y fraterno.
 
- Fernando de la Cuadra es Doctor en Ciencias Sociales. Investigador del Laboratorio de Estudios de la Violencia (LEV) y de la Red Universitaria de Pesquisadores sobre América Latina (RUPAL). Blog: fmdelacuadra.blogspot.com


[1] Es necesario consignar, que al comenzar su mandato, Piñera nominó varios empresarios para asumir importantes pastas del gobierno (Relaciones Exteriores, Economía, Minas y Energía, Obras Públicas, Agricultura), situación que ha ido cambiando en el transcurso de su administración, reemplazando algunos de ellos por ministros con un perfil más “político”.
[2] En la última encuesta realizada por el CERC (Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea) se constata que el nivel de aprobación del gobierno solamente alcanza a un 22% y, por el contrario, el índice de desaprobación se elevó a un 66%. Por su parte, la falta de credibilidad en el Presidente Piñera llega a unos 83%, sumados los que directamente no creen nada (67%) y los que sólo creen un poco (16%).
[3] Plebiscito informal y no vinculante realizado durante los días 7 y 8 de octubre a partir de una convocatoria de la Mesa Social por la Educación que congrega diversas entidades como el Colegio de Profesores de Chile, Confederación de Trabajadores del Cobre, Patagonia sin represas, CONFECH, Confederación de Estudiantes Secundarios (CONES), etc.
[4] En este momento, el dialogo entre el gobierno y los estudiantes se encuentra congelado.
[5] Existen fuertes indicios de que la represión contra el movimiento estudiantil y otros sectores movilizados se puede profundizar en lo que resta del mandato de Piñera, dado que el gasto en sistemas de inteligencia, vigilancia y seguridad ha aumentado considerablemente. Además, la campaña anti-delincuencia está siendo utilizada como pretexto para montar una red de control, seguimiento y espionaje sobre la población en general, en el marco de aquello que se ha denominado Doctrina de Seguridad Ciudadana.
 

Estudiantes chilenos viajan a París para difundir sus reclamos

En medio de aplausos y populares cánticos de manifestaciones fueron recibidos los representantes de la Confech (Confederación de Estudiantes de Chile) y la Aces (Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios) , en el edificio del Polo de Investigación y Enseñanza Superior Universidad Paris 7. También fueron recibidos en la Unesco, donde hablaron de las demandas por la Educación como un derecho en Chile.

Francisco Figueroa, Camila Vallejo, Gabriel Iturra y Giorgio Jackson llegaron hasta el auditorio de conferencias de la prestigiosa casa de estudios francesa para reunirse con decenas de personas, en su mayoría de la comunidad chilena residente en París, para contar los pormenores de lo que han sido los últimos cinco meses de movilización estudiantil.

Recalcando la relevancia e impacto internacional del movimiento estudiantil chileno, Víctor Hugo de la Fuente, director de Le Monde Diplomatique Chile, presentó a los cuatro dirigentes chilenos que comenzaron ayer su gira por Europa con la intención de conseguir apoyo y difundir sus principales demandas.

Giorgio Jackson abrió la conferencia aclarando que la fuerza de este movimiento está en sus bases y que es el reflejo de la acumulación de desesperanza. “La desesperanza aprendida que estaba en la mente de todos los chilenos está comenzando a salir. No queremos más autocomplacencia de las autoridades porque eso adormece a las masas y finalmente las callas. No queremos más sociedad del sálvese quien pueda. Queremos una sociedad más solidaria y que piense en lo colectivo donde el rol del Estado sea garante y donde los derechos sean para todos y todas y no según la capacidad de pago que es lo que ocurre hoy”, sentenció Jackson.

En la misma línea, Francisco Figueroa, vicepresidente de la FECh, destacó que “lo bonito de la lucha en Chile es que el protagonista es un actor colectivo. Es un sujeto que se está construyento, compuesto por los estudiantes, los profesores y los trabajadores de la educación, pero que de manera creciente comienza a ser también el pueblo de Chile”. Asimismo, evaluó este movimiento como un fenómeno que va más allá de lo coyuntural pues “hay una acumulación de aciertos, errores, pero también de luchas y experiencias que se han venido dando en Chile en los últimos cuarenta años y que hoy comienzan a florecer”.

En cuanto a los objetivos primordiales en sus demandas, Figueroa subarayó que “queremos construir un Estado garante de la educación que nos permita un control social por sobre lo que es hoy en día nuestra principal riqueza. Hoy no es el cobre, no son los bosques ni son los salmones, es lo que tenemos en nuestra cabeza: el conocimiento. La capacidad que tenemos todos los chilenos y chilenas de poner nuestras capacidades al servicio del bien común y de un desarrollo más integral e igualitario”.

Por su parte, la única mujer de la delegación, la presidenta de la FECh, Camila Vallejo, compartió con los auditores las reflexiones que sostuvieron durante su viaje a Europa acerca del sistema social chileno. “En chile producimos mucha manofactura, pero no producimos mentefactura. No producimos ese capital humano capaz de generar a través de los recursos que tenemos, un producto con un nivel de competitividad en el mercado, porque no tenemos ese capital para desarrollarlo. La única forma de conseguirlo es con educación”, afirmó.

Por último, el representante de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (Aces), Gabriel Iturra, hizo un llamado a todos los chilenos que se encuentran fuera del país a seguir apoyando a los estudiantes, pues han sido los chilenos que ahora estudian en el extranjero quienes también hicieron un esfuerzo para que estas nuevas generaciones se encuentren movilizadas.

Además, reconocidó que se trata de una lucha ideológica, pues quienes se encuentran actualmente en el poder “no comprenden la educación sin lucro. Existe algo importante, que es la acumulación de fuerzas. Entendemos que la única posibilidad de tener una educación laica, gratuita y de excelencia igual para todos los estudiantes de Chile es que se sumen los trabajores, las dueñas de casas, toda la sociedad chilena en su conjunto más allá de la juventud. Que ese 85% de aprobación se convierta en manifestación”.

Consultados sobre la interrupción de la mesa de diálogo con el gobierno, Iturra aseguró que aunque han estado más de cinco meses movilizados exprensando en sus demandas la gratuidad a través del aporte basal del doble o el triple, el gobierno no ha querido ofrecer nada más que el Gane. Ante la falta de nuevas propuestas y la intransigencia de los representantes del gobierno, las asambleas de estudiantes decidieron terminar con la mesa de diálogo. Por otro lado, en la última asamblea nacional de la Aces que se realizó en Coquimbo, se acordó que el piso mínimo para establecer una nueva mesa es la gratuidad absoluta, por lo que hasta el momento se descartan nuevas conversaciones entre las partes.

Terminadas las intervenciones, de la Fuente dio paso a las preguntas del público en donde las principales inquietudes apuntaban a la continuidad del movimiento, cambios profundos en la estructura social y política chilena y la posibilidad del voto chileno en el extranjero. A su vez, los estudiantes aclararon que en esta ocasión no pudo sumarse José Ancalao, representante de la Federación de Estudiantes Mapuche, quien viajará en las próximas semanas a Europa.

La invitación es financiada por el Institut International de Recherche Politique de Civilisation (IIRPC), ONG presidida por el filósofo y sociólogo Edgar Morin y cuenta con una agenda cargada de visitas a universidades y encuentros con representantes de la ONU, Unesco, Ocde, Parlamento europeo e intelectuales en París y Ginebra, Suiza.

Yasna Mussa / El Ciudadano / LibreRed.Net

 

De l@s estudiantes chilen@s en París, del Día del(a) Profesor(a) y otras hierbas…

Cuando escribí Esto era Cusco. Era marzo. Era yo “a pata pelá” por América Latina queriendo revertir el desencanto y la asfixia que los muros Chile me provocaban.

Cuando escribí Esto no sabía que llegaría mayo y que por “sobredeterminaciones althusserianas” o “reventón total”, dígalo como quiera, el país cambiaría.

Y cambiaría porque resulta que había much@s ¡tant@s! igual de asfixiad@s y desencantad@s que yo. Porque como la canción de Sabina “nos sobraban los motivos”, y entre Hidroaysén, las semillas, los mapuches y la polar se fragüaba un caldo nuevo que creció a diario con antiguas demandas, hasta que centró su atención en una. Una de las tantas indignantes y legítimas, levantada por l@s vulnerados más fuertes del sistema, es@s a los que “no agarran por la guata” como dijo mi papá. L@s históric@s promotores del cambio social. L@s estudiantes.

Cuando escribí Esto era marzo y ni pensaba que cacerolearíamos; que el Movimiento por la Educación invertiría las viejas técnicas de la protesta social hasta convertirlas en carnaval; que “saldríamos a la calle nuevamente” e iríamos apatotaos, junto a la familia, l@s amig@s y l@s artistas; que marcharía con mis colegas de la Usach a ritmo de tambores, saltando y contagiándonos la energía de ese crisol humano que empapaba de esperanzas y de sentidos.

Tampoco imaginaba que hoy 14 de octubre, día en que celebramos a l@s profes, estaría en París escuchando a los líderes del Movimiento en un auditorio repleto de la Universidad Diderot. Que Camila Vallejos, Gabriel Iturra (de la Aces), Giorgio Jackson y Francisco Cornejo, representantes de esta revolución que ya dura 5 meses, que tiene gobierno por el suelo en las encuestas y al laboratorio neoliberal entero en jaque, explicarían con fuerza y sencillez la génesis, los ires, venires, y los aún millones de desafíos de esta lucha.

Y así como en marzo yo no sabía, tampoco ahora sabemos bien qué viene, hasta dónde viene, bajo qué orgánica ni con qué desenlace; no lo pudieron responder los chiquill@s con la certeza que esperaba el expectante público parisino, en realidad ¡quién podría hacerlo!

Lo único indudable es que la historia es acumulativa. Y que por eso aunque no ganemos ganaremos siempre que estemos dispuest@s a salir a la calle, al balcón, o la vereda, creyendo que otro Chile es posible.

***

Cusco, 22 de marzo 2011 (Marcha a propo del Día Mundial del Agua, para parar esta privatización y otras que se afanan ciertos estados en promover)

Estos eran profesores… y me acordé de mis padres,

De haber crecido compartiendo su esperanza eterna en que el Estado de Chile les pague la “deuda histórica”, esa que se generó el año ’81, cuando ese mismo Estado les robó la plata de sus cotizaciones privatizando la educación y haciéndola en adelante dependiente de los municipios.

Y evoqué los muchos riesgos que corrieron para la “recuperación de la democracia”, el fantasma de la exoneración caricaturizado como la llegada del “sobre azul”. Cosa que por supuesto yo no entendía mucho, pero que como intuía grave repetía como lora, así como era… Y entonces, creyéndome muy grande, le contaba a la Gata Gutiérrez, al Peter González y al Toño Tejo que “en mi casa estábamos muy preocupados porque a mi papá le podía llegar el sobre azul”, jaja.

Me acordé papito de la vida que le has entregado al gremialismo en el Colegio de Profesores, de tu dirigencia regional por 12? 14? cuántos años han sido? seguro más de los que alcanzo a contar.

De las energías y la convicción que tenías pa’ acarrear a tus colegas cuando “ya conseguida la libertad” había urgencia de luchar y provocar a estos señores que se estaban demorando mucho en revertir lo que era obvio que había que cambiar para que viviéramos mejor, para dejar atrás eso que hacía tanto daño…

De la desilusión que vino después, cuando te convenciste que lo que pasaba no era que no pudieran… Porque resultaba imposible que esos excepcionales técnicos de la democracia!… Esos que habían estudiado en las más prestigiosas universidades del mundo mundial. Que habían vuelto para salvarnos! Ellos, que habían sufrido en carne propia los embates de la dictadura, no quisieran. Y sin embargo así era. Así fue. No querían. No quisieron.

Y no quisieron porque pensaban… sí ¡“pensaban”! que la mejor vía de desarrollo era este modelo de mierda que vive de las apariencias.

Que se sostiene en la fantasía de formalismos econométricos, protegiendo los sacrosantos índices macroeconómicos e importándole un cuesco que el kilo de pan diario nos cueste 2 dólares.

Este modelito que le muestra su lindo jardín a los vecinos, aunque en la casa tengamos que pedir la comida a 36 cuotas pa’ seguir sobreviviendo y manteniendo nuestro estándar de país moderno.

Nuestro bajo riesgo país.

Nuestro lugar 45 en el Índice de Desarrollo Humano Mundial del PNUD. Primero en América Latina ¡que no se nos olvide!

¡Ay papito! tantas cosas pensé cuando vi a estos profes. También vi la crónica de una muerte anunciada… y recordé el desencanto que te huelo cada vez que conversamos de este “proceso democrático chileno” que nos dejó de pertenecer hace tanto, o que nunca lo hizo, lo que es casi peor.

Cuando veo en tus ojos de próximo paupérrimo profesor jubilado la desesperanza. El desconsuelo. La rabia. Sobre todo la rabia… Y la comparto. Y te entiendo. Y te quiero. Y te respeto. Porque pudiste haberte “arreglado los bigotes” convirtiéndote en un socio-listo renovado más. Y no quisiste. Y te quedaste con los que perdieron…

Así me pasó. Así me sentí. Tú me entiendes…

Por eso, pa’ no ponerme a llorar miré de nuevo a estos profes gritones y desafinados del Cusco, y me reí de sus consignas que no rimaban.

Y me alegré que estuvieran en la calle.

Y de verdad les transmití mis mejores energías, y mis tantos deseos de que se opongan con sangre y garra a la puta municipalización. Que se opongan ahora, cuando todavía están a tiempo…

Por la dignidad con que ejercen el oficio. Por el moldeado formador e imborrables que dejan en cada uno de nosotr@s. Y por la valentía de entregarse cada día por la sola vocación de compartir los saberes…

¡¡ FELIZ DIA A TODOS Y TODAS LOS PROFESORES Y PROFESORAS, ESPECIALMENTE A MI PADRE Y MI MADRE!!

París, octubre 14 del 2011

Karin Baeza Vásquez

Socióloga

Texto -de origen externo- incorporado a este medio por (no es el autor):

Cristián Andrés Sotomayor Demuth
El Ciudadano

Comentar este post