Chile: Peonetas de la Coca Cola se querellan por subcontratación abusiva

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

Alrededor de 800 trabajadores subcontratados, en al menos 15 empresas, agrupados en Federación Nacional de Peonetas de Coca Cola (Fenasipec) demandaron a Embotelladora Andina por simulación laboral. La primera instancia legislativa fue en 2008 en el Juzgado de Letras de San Miguel, en donde se acogió la demanda. Durante las siguientes semanas esperan finalizar el proceso judicial con el fallo de la cuarta sala de la Corte Suprema, el cual significaría un hito para los trabajadores del país.

Por cerca de cuatro años, los peonetas de la Coca Cola han “luchado” por ganar este juicio que evidencia una problemática en Chile de la cual no hay estudios institucionales, la subcontratación. Hugo Miranda, director de la Fenasipec, contó que todo el mundo les dice que esta travesía es una “utopía” debido al poder que tiene la empresa. Andina es la tercera mayor embotelladora de The Coca-Cola Co. en Latinoamérica, la cual durante 2010 generó ventas por $888.714 millones.

Sin embargo, las ganas y perseverancia de los peonetas los ha llevado a llegar a la última instancia judicial para lograr su meta, ser empleados directos de Andina. Gracias al grado de organización de este sindicato, además de Santiago, se han sumado afiliados de Melipilla, Rancagua y Valparaíso, donde el “patrón” es (Embonor). Además, los peonetas han visitado a trabajadores de La Serena y San Fernando, para compartir modos de organización y experiencias.

Gerardo Foquett, secretario de la Fenasipec, quien lleva 20 años trabajando como peoneta, dijo que ganar este juicio significaría “terminar con los subterfugios legales que muchas empresas y rubros tienen; seríamos un precedente”. En la actualidad la mayoría de las grandes empresas de Chile trabaja por medio de la subcontratación, situación que según la OIT (Organización Internacional del Trabajo) es un indicador de precariedad. En 2004, 74,8% subcontrataban, mientras que el 58,5% de las medianas lo hacían (ver anexo). Gustavo Godoy, presidente de la federación, quien lleva 15 años en el oficio, manifestó que esto sería un “precedente para el obrero chileno porque la mitad del país trabaja como subcontratado”.

Foquett aseguró que entre los perjuicios que perciben al ser subempleados está la desigualdad en sueldos, por ejemplo, y la falta de unidad sindical. Una de sus principales demandas ha sido emparejar los salarios de acuerdo a su oficio, el cual es único; “si todos fuéramos de la misma mandante sería distinto, tendríamos más fuerza”, explicó. Esto se asocia al bajo porcentaje de sindicalización en el país, el cual es de 11,7% según un estudio de la Dirección del Trabajo.

‘CONFLICTO DE INTERÉS’ EN LA ÚLTIMA INSTANCIA JUDICIAL

La problemática que asalta a los demandantes es que quien preside la sala cuatro de la Corte Suprema, es Patricio Valdés Aldunante. Ministro judicial que tiene un extenso currículum relacionado a la gran empresa, lo cual según los trabajadores genera un “conflicto de interés” al decidir en casos de justicia laboral y previsional.

Valdés entre 1971 y 1975 fue gerente de la inmobiliaria de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa); en 1979, gerente general de la misma entidad gremial; entre 1985 y 1995 director de la AFP Concordia; y entre 1988 y 1990 fiscal de la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco).

Rafael Carvallo, presidente de la Asociación Gremial de Abogados Laboralistas (Agal), recordó que Valdés también fue secretario de la Asociación Latinoamericana de Industriales y representante de los empresarios en conferencias de la OIT. Ante ello, aseguró a La Nación que no parece “apropiado que una persona con estos antecedentes profesionales presida la sala laboral del máximo tribunal”.

Los peonetas ya superaron tres instancias legislativas, el juicio simple, la Corte de Apelaciones y el Tribunal Constitucional. Ahora sólo les falta esperar el pronunciamiento de la Corte Suprema, en donde según Foquett tienen todas las “ganas y el positivismo” de que les irá bien.

Según la abogada de los trabajadores, Guacolda Salas, una de las pruebas más fehacientes de que Embotelladora Andina debería ser el directo empleador, es que son propietarios de la empresa que maneja los camiones que distribuye los bebestibles. Además de ello, los repartos, los pedidos, las facturas y los depósitos en los camiones Brink que realizan los peonetas son a nombre de Andina.

CONDICIONES LABORALES QUE MEJORAR

La Fundación Sol mide la Tasa de Desempleo Integral (TDI), la cual incluye el desempleo oculto y el desempleo por subempleo. Dicho índice hace que los desocupados aumenten en un 81% y que la tasa de desempleo sea de 12,8%, mucho más del 7,5% registrado por el Gobierno. La investigación muestra que entre enero-marzo 2010 y mayo-julio 2011, el subempleo se ha incrementado en 25%, lo cual ha sido uno de los “factores centrales para explicar la disminución en la tasa de desempleo oficial registrada durante este año”.

En la misma publicación, se indica que la Nene (Nueva encuesta nacional de empleo) del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), registró que la calidad del empleo en Chile es “mala”: Sólo un 38,9% del total de ocupados y un 52,8% de los asalariados presentan un empleo protegido, vale decir, con contrato escrito, indefinido, liquidación de sueldo y cotizaciones para pensión, salud y seguro de desempleo.

 

Por Estefani Carrasco Rivera

 

Foto Fenasipec

El Ciudadano

 

El Ciudadano

Ver también

 

Comentar este post