Chile: ¿Sabe usted que será vigilado por el gobierno?.

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

¿Sabe usted que será vigilado por el gobierno?.

“Es fascismo puro” señala diputado Ascencio mientras senador Quintana afirma que administración de Piñera entró en paranoia.

"Estamos al borde de la violación de la privacidad" dice ex ministro.

17 millones cuesta la "gracia"

En exclusiva Cambio21 le muestra la orden de compra y las exigencias técnicas que solicitó el gobierno del software que “vigilará” a los cibernautas, twiteros y facebookeros chilenos para que el Ejecutivo sepa quién, dónde y de qué se le critica.

Diputado Farías criticó el sistema de monitoreo: "Suena más a prácticas de espionaje de la Gestapo de la Alemania nazi". "No buscamos perseguir" a la ciudadanía dicen en el gobierno

Cuando pensamos en alguna forma de monitorear redes sociales, o bien a la gente, podemos hacernos una pregunta  ¿sabe usted que es el ECHELON? No piense mal, no es una grosería ni un juego de palabras. Se trata de la que es considerada la mayor red de espionaje y análisis para interceptar comunicaciones electrónicas de la historia.


Se preguntará que tiene que ver con nosotros, y le podemos decir que bastante ya que es software para monitorear todo tipo de conductas cibernéticas. El gobierno chileno compró algo parecido para poder seguir las opiniones y comentarios de  los usuarios de las redes sociales.


Para hacernos una idea, este ECHELON o cualquier otro programa de esta índole, puede capturar comunicaciones por radio y satélite, llamadas de teléfono, faxes y e-mails en casi todo el mundo e incluye análisis automático y clasificación de las interceptaciones. Como ejemplo, se estima que ECHELON intercepta más de tres mil millones de comunicaciones cada día.


En su afán de saber de donde provienen las críticas, la administración de Sebastián Piñera licitó "la contratación de una plataforma de seguimiento de personalidades y conceptos de internet". La empresa BrandMetric se adjudicó la propuesta por la suma de $17.121.720.

 

Resulta relevante mencionar un punto clave en este software adquirido por el gobierno ya que no sólo permite detectar las opiniones, sino intervenirlas, en lo que la empresa BrandMetric llama gestión de incidentes.

 

Frente a toda la polémica generada por la iniciativa que llevó adelante la Secretaría de Comunicaciones (Secom) cuya dependencia directa es de la ministra Ena Von Baer de monitorear a todos quienes comenten sobre la administración de Sebastián Piñera, Cambio21 tuvo acceso en exclusiva a la orden de compra del cuestionado software.


Como era de esperarse, los usuarios de redes sociales no tardaron en hacer sus descargos frente a lo que consideran una "invasión a la privacidad", utilizando #frasespalmonitoreo o simplemente #monitoreo los usuarios de twitter han manifestado su repudio a la medida del gobierno ya que, definitivamente no le creen esto de que "es para escuchar lo que sucede en la web", como dicen en La Moneda.


Es así como un reconocido twittero, el comunicador Nicolás Copano, dijo sobre el tema que "tiene que ver con una necesidad de los gobiernos por observar lo que está haciendo la gente en Internet, ya que de ahí surgen movimientos sociales y nuevos discursos", comentó.

 

Cambio21 se contactó con el diputado DC Gabriel Ascencio quien mencionó que "el control de los ciudadanos por parte de este gobierno es fascismo puro, lo que en dictadura hacía Novoa y Badiola, que eran los 'sapos', este programa lo hará ahora, esto es control puro y simple", mencionó.


Consultado sobre las declaraciones del asesor web de la presidencia, Pablo Matamoros, quien dijo que el software era para seguir las tendencias de los usuarios de las redes sociales, el parlamentario fue tajante: "Este tipo miente, es vergonzoso, le pagan por sapear por vigilar a los ciudadanos", sentenció.


El diputado concluye diciendo "esto es un escándalo, en el peor momento del gobierno, se le ocurre una tontera como esta, además que está involucrada Ena Von Baer, quien nos recuerda a las juventudes hitlerianas aquellas como dijo Zaldívar hace un tiempo", concluyó.


Por su parte, el senador PPD Jaime Quintana, mencionó que "el gobierno entró en paranoia con Twitter", y comparó este sistema de monitoreo con la Dirección Nacional de Comunicación Social (Dinacos), que operó durante la dictadura militar.

El ex ministro Francisco Vidal dijo que este sistema "está al borde de la legalidad. Se parece a Dinacos. Es meterse en la privacidad de las personas" dijo el ex vocero. Y preguntó: "¿Qué pasa si alguien critica duramente al Gobierno?¿Lo perseguirán?"...


Pablo Matamoros, el web de la presidencia, justifica la adquisición del software y mencionó que "el gobierno tiene la responsabilidad de escuchar lo que sucede en las redes sociales digitales, no es algo fascistoide", añadió.


Otro parlamentario que hizo sus descargos, fue el diputado Ramón Farías (PPD). Criticó el sistema de monitoreo de redes sociales por parte del gobierno, afirmando que suena más a prácticas de espionaje de la Gestapo de la Alemania nazi, que al deseo de conocer la opinión de la gente.

 

Esto tras sostener que el seguimiento a usuarios de Twitter y Facebook contempla un sistema de vigilancia que detecta y además ubica geográficamente a quienes emiten los comentarios, violando los derechos a la privacidad de personas.

 

Agregó que este hecho refleja una vez más el nivel de desesperación en que se encuentra el Gobierno que cada vez sigue bajando en las encuestas.

 

Por su parte, según explica Carlos Orrego, uno de los fundadores de BrandMetric, este sistema no es perfecto, y para ello cita un ejemplo: "La cultura nacional es muy sarcástica e irónica, por lo que a veces lo que se lee como positivo puede ser una crítica muy dura. Como el típico twitteo de "feliz con mi banco: hoy sólo esperé 2 horas en la caja". No hay herramienta digital que detecte eso, hay que hacer el trabajo humanamente y con gente que sea de la cultura local".


Pero obviando la semántica, BrandMetric puede entregar reportes ricos en detalles como el lugar, fecha y hora en que se hizo un comentario, así como de los términos que se utilizaron.


Y ese es uno de los aspectos que más preocupa a los cibernautas, toda vez que la licitación incluía una de las últimas "joyitas" de la consultora: la geolocalización, que es capaz de informar con precisión de metros la ubicación geográfica desde la cual se hizo un comentario en Twitter, siempre que el usuario haya habilitado el servicio.

 

Las formas de operar del software. Esta son las peticiones que hizo el gobierno para llevar a cabo la licitación: En exclusiva, las bases técnicas y su licitación que costó un poco más de 17 millones de pesos

 


1.- Diseñar e implementar un panel de control que presente la búsqueda de conceptos seleccionados, de forma tal que se capte la gran mayoría de las menciones en internet en canales abierto.


2.- Debe desplegar un panel de control ejecutivo que contenga al menos búsquedas en tiempo real, identificación del tono o carácter de la mención, identificación de los principales actores (twitter, blogs, medios) que mencionan un concepto, gráficas y estadísticas y un buscador de términos.


3.- Contar con una herramienta que permita desplegar la información gráfica de forma tal que se presente como gráfica de menciones, gráficos de las menciones según canal y tono, distribución temporal.


4.- La herramienta debe proveer un sistema de análisis de tono efectivo para el castellano y que considere factores del lenguaje coloquial chileno. Además debe permitir la manipulación por un humano del tono asignado para así permitir corregir errores.


5.- Contar con un sistema de alertas que notifiquen de forma automática y vía email cuando hay cambios significativos en la actividad de un concepto seguido.


6.- El servicio contratado debe permitir poder realizar algún grado de segmentación geográfica sobre el origen de las menciones.


7.- El sistema debe disponer de una herramienta de comparación o Benchmark que permita comparar selectivamente conceptos seleccionados a elegir.


8.- La herramienta debe tener una latencia de captura de la información no mayor a los 15 minutos.

 

Al parecer esta polémica recién comienza y tendrá para largo, las redes sociales no perdonan, sobre todo cuando se trata de otra brillante idea de la "nueva forma de gobernar".

 

 


Tomado de
Cambio 21

Comentar este post