Chile Tsunami represivo sobre Dichato. Por Rossana Cárcamo

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Tsunami represivo sobre Dichato

 

Los habitantes de esta localidad costera de Chile, afectados el año pasado por el terremoto y posterior tsunami, sufrieron ahora la fuerte represión policial por parte de un Estado, que ha hecho oídos sordos a sus demandas. Sin piedad alguna, Carabineros de Chile ingresó al campamento El Molino, dónde 500 familias viven hacinadas  desde que la furia de la naturaleza los dejara en la calle.

El Gobierno chileno les prometió soluciones y lo único que han escuchado, son los ruidos de las bombas lacrimógenas cayendo sobre los frágiles techos de sus casas de infortunio.

Ellos presentaron un petitorio de 15 puntos a las autoridades, en el cual  piden una vivienda digna, la reconstrucción de la escuela y del cuartel de bomberos, bono de invierno y canalización del borde del río entre otras cosas.

Sin embargo,  les responden con balines, con piedras y con amedrentamientos.

  No importa que los niños, los ancianos o enfermos respiren ese humo infecto, que palpen en sus cuerpos la mentira gubernamental y que sean las víctimas del frío y del miedo, total… para eso, los que dirigen el destino del país tienen la suficiente cara dura para desmentir  u ocultar, lo que millones de chilenos ya saben: el gobierno de Sebastian Piñera es una burda caricatura de democracia y los derechos de las personas no son respetados.

La libertad de manifestarse es castigada con golpes y la libertad de informar es censurada.

¿Entonces de qué libertades  hablan los señores Ministros? La sombra del dictador se sigue paseando por los pasillos de La Moneda y nada cambió en Chile.

El internauta  Wal0X transmitió en directo, durante la noche del miércoles, el audio de lo que acontecía en Dichato y sorprendentemente la comunicación se interrumpió mientras conversaba con la pobladora Lorena Arce. Su cuenta twitter  figura como inexistente y sus páginas streamtv.cl y tomeinforma.cl aparecen como sitios suspendidos.

Ellos, los que antaño eran jóvenes que estrechaban las manos del Innombrable, le  siguen temiendo a la verdad y les asusta que el pueblo salga a la calle, por eso, no trepidan en aplicar los mismos métodos represivos del pasado.

No acallaran más a la gente, los chilenos se cansaron y están demostrando que son capaces de organizarse y movilizarse para exigir que se respeten TODOS sus derechos.

Rossana Cárcamo
21 de julio de 2011

 

 

 

Tomado de

Semanario Alternativas

Comentar este post