China evalúa su política agrícola concerniente a los cultivos transgénicos

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

El periódico francés Le Monde revela, en un artículo de la edición del 21 de octubre 2011, que el gobierno central de Pekín probablemente disminuirá la utilización de transgénicos a causa de su expansión incontrolable, su eficacia limitada, y del peligro de las firmas extranjeras para los intereses chinos.

El fracaso, el peligro y el nacionalismo

Las buenas noticias no siempre vienen de donde se esperan. En este caso, Pekín y la comunidad científica de China están cambiando su punto de vista sobre los transgénicos. Podemos dar tres razones que se mezclan y que probablemente influenciará en la toma de decisiones:

1. El algodón transgénico utilizado en China, no ha sido muy eficaz. En efecto, el algodón Bt fue plantado en el norte del país para protegerlo contra la larva del gusano cogollero, pero no así, contra otros insectos como los celíferos que son devastadoras para las plantaciones. Con la introducción del algodón BT los agricultores creyeron que no usarían insecticidas, sin embargo el uso de los mismos ha aumentado significativamente.

2. Una investigación de la organización Greenpeace reveló la presencia de transgénicos sin autorización en alimentos de consumo frecuente: leche, tallarines y arroz. En el caso del arroz, podría deberse a que los productores compran las semillas en centros de investigación universitaria o empresas que tienen poco interés en las leyes. Sin embargo la población, está en oposición con esta tecnología, por ser considerada peligrosa y poco clara, dice Fang Lifeng, activista que lucha contra los transgénicos en China.

3. Por otro lado, los grupos más nacionalistas en China quieren parar la influencia de las empresas extranjeras en la producción agrícola del país, por considerar que los transgénicos fueron una arma muy eficaz, no para mejorar la producción agrícola o disminuir el hambre, si no para el desarrollo de un sistema global de producción, controlado por empresas multinacionales, como Monsanto, DuPont (USA), DowAgro Science (USA), Novartis (Suiza), Zeneca (Inglaterra), Mycogen (USA) entre otras.

Por ahora se desconoce cuál será la decisión de las autoridades chinas. Por el momento, no se trata de una prohibición de los transgénicos en este país, pero el hecho de que algunas dudas aparezcan, es muy alentador, y que no solo concierne únicamente a la población china, si no a muchos otros países del mundo que deben elegir entre varios caminos de evolución.

Esperemos que elijan el camino de la sustentabilidad económica, ambiental y social de toda la población y no el lucro de unos pocos.

 

RAP-AL

RAPAL Uruguay

Octubre 2011

Etiquetado en Salud y Medio Ambiente

Comentar este post