Cierre de centro ruso de radioescucha “Lourdes” en Cuba, fue consecuencia de chantaje norteamericano

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

 

Lourdes

Vista del Centro de radioescucha de Lourdes.

 

CONTRAINJERENCIA – Según documentos dados a la luz recientemente por la prensa rusa, el Centro “Lourdes”, que jugaba un papel importante en el balance estratégico entre Rusia y EE.UU, fue cerrado a raíz de la aprobación en Julio del 2000 por parte del Congreso de EE.UU de un proyecto de Ley que prohibía la reestructuración de la deuda rusa hasta que en Cuba se cerrara el conocido Centro de escuchas.

El Gobierno de Vladimir Putin tomo la decisión en octubre del 2001, sin contar con las autoridades cubanas, que se enteraron del  hecho cuando esta ya se había tomado y todavía se desarrollaban negociaciones al respecto, lo cual  generó  un profundo malestar entre las autoridades de la isla.  

El Gobierno de la antigua Unión Soviética construyo, por acuerdo con su contraparte cubana en el año 1964, el Centro de radioescucha que permitía recoger información militar y de inteligencia en casi todo el territorio de los EE.UU. Además, la instalación servía de enlace entre los medios de la Flota soviética en la zona del atlántico con el centro de mando en la URSS. Los soviéticos no abonaban un solo centavo por los servicios que recibían de Cuba, tomando en cuenta la colaboración estrecha existente entonces tanto en el campo económico como militar.

Esta instalación fue cerrada conjuntamente con la base de Cam Rahn en Vietnam, pero el gobierno cubano en su momento expreso que no debió mezclarse en la declaración rusa ambas instalaciones, que tuvieron orígenes, funciones e importancias muy diferentes. Cam Ranh era una instalación naval construida por Estados Unidos a 20 mil kilómetros de distancia, arrendada a la URSS en 1979, años después de finalizada la guerra. Es evidente que no tiene utilidad alguna para un país como Rusia, que después de la desintegración de la Unión Soviética redujo considerablemente su presencia en el Océano Pacifico.

En 1992, después de que la Unión Soviética se desintegra y la Federación de Rusia asume totalmente los derechos y privilegios que le correspondían a la disuelta Unión, retiró de forma unilateral, en virtud de negociaciones y acuerdos previos con Estados Unidos, la Brigada Militar que había permanecido en Cuba después de la Crisis de octubre, durante treinta años aproximadamente. Mostró, en cambio, su interés en mantener el Centro Radioelectrónico de Lourdes como elemento importante para su seguridad estratégica, y de modo especial para la comprobación del cumplimiento estricto de los acuerdos de desarme nuclear y reducción de dichas armas adoptados por Estados Unidos y Rusia.

Durante la visita del presidente Vladimir Putin a Cuba, en el mes de diciembre del año 2000, el Centro fue visitado durante horas por los jefes de Estado de ambos países el dia14. No se habló la más mínima palabra sobre la retirada del mismo; por el contrario, se habló de la idea de su mayor desarrollo y modernización. El presidente Putin afirmó textualmente ese día: “Rusia y Cuba están interesados en seguir fomentando su actividad. Está funcionando plenamente hace tiempo, de acuerdo con las normas y las reglas internacionales. Lo ha hecho exitosamente y Rusia y Cuba se pronuncian como países interesados en seguir fomentando su actividad”.

En su momento Cuba consideró como una decisión de carácter político el cierre en la isla del Centro ruso de Exploración Radioelectrónica. La dirección Política cubana le comunico a la parte rusa que : “sería el momento más inoportuno para adoptar tal medida; que en el instante exacto en que la política agresiva y belicista del gobierno de Estados Unidos es mayor que nunca, muchos países están amenazados a partir del discurso del Presidente de Estados Unidos del 20 de setiembre y, cuando ya las operaciones militares se han desatado en Afganistán, retirar el Centro era un mensaje y una concesión al gobierno de los Estados Unidos que constituía un grave peligro para la seguridad de Cuba y por lo tanto, en tales circunstancias, no estábamos de acuerdo con su cancelación”.

Hasta el momento las fricciones no se han curado y aparentemente las relaciones en esta esfera están “congeladas”.


Con información de RIA Novosti y agencias.

Contrainjerencia

Comentar este post