Cierre de la embajada de Irlanda ante la Santa Sede, golpe a la Iglesia Católica

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Benedicto XVI en el basílica de San Pedro en el Vaticano el 4 de noviembre de 2011. (AFP, alberto pizzoli)

CIUDAD DEL VATICANO — La decisión de Irlanda de cerrar su embajada ante la Santa Sede constituye un revés simbólico y doloroso para la Iglesia católica, que pierde así a uno de sus bastiones tras los escándalos por la pedofilia de sus curas.

El jueves en la noche, Irlanda anunció oficialmente el cierre de su embajada ante el Vaticano, inaugurada en 1929, año del nacimiento del Estado pontificio.

Según las autoridades irlandesas la decisión fue tomada por razones económicas, para reducir gastos debido a la crisis financiera que azota a toda Europa.

"Si bien la embajada ante el Vaticano es una de las más antiguas, no produce nada a nivel de inversión", aseguró el ministerio irlandés de Relaciones Exteriores.

"La Santa Sede toma acto de la decisión de Irlanda de cerrar su embajada en Roma ante la Santa Sede. Naturalmente, cualquier Estado que tenga relaciones diplomáticas con la Santa Sede es libre de decidir, sobre la base de sus posibilidades e intereses, si desea contar con un embajador ante la Santa Sede, residente en Roma, o en otro país", reaccionó el portavoz de la Santa Sede, padre Federico Lombardi.

"Lo que importa son las relaciones diplomáticas entre la Santa Sede y los Estados, y éstas no están en discusión por cuanto respecta a Irlanda", subrayó.

Pese al tono respetuoso, es evidente que en la decisión pesó el grave escándalo que estalló a finales del 2009 por las graves denuncias de pedofilia contra varios sacerdotes irlandeses.

Benedicto XVI anunció pocos meses después la reestructuración de la Iglesia irlandesa tras los escándalos que provocaron la primera carta pública de disculpas de un pontífice.

En esa misma carta, dirigida a los católicos irlandeses, el Papa anunció el envío de "cuatro visitadores apostólicos".

Las denuncias contra sacerdotes pedófilos fueron por décadas ocultadas por la jerarquía de la Iglesia de Irlanda, hasta que dos informes oficiales confirmaron numerosos abusos sexuales cometidos por sacerdotes contra niños.

Las relaciones entre el Vaticano e Irlanda se deterioraron más en julio pasado después de que el primer ministro, Enda Kenny, acusara a la Santa Sede de "poner trabas" a las investigaciones oficiales sobre los abusos sexuales cometidos entre 1996 y 2006 por 19 sacerdotes contra unos 40 menores de edad en la diócesis rural de Cloyne.

El informe denunciaba al Vaticano por su visión "elitista, narcisista, fuera de la realidad", lo que suscitó la inmediata protesta de la jerarquía de la Iglesia y la convocación del nuncio o embajador en ese país.

Una protesta sin precedentes en la historia reciente de la Iglesia católica que afectaba a uno de los países más católicos del viejo continente.

Las relaciones entre el Vaticano e Irlanda se fueron calmando gradualmente, sobre todo después de que la Santa Sede admitiera en septiembre pasado los "graves errores" cometidos por el clero local.

Este viernes, el ministro de Relaciones Exteriores irlandés, Eamon Gilmore, negó tajantemente en declaraciones a la radio pública irlandesa que se trate de un "ataque contra la cultura católica".

Sin embargo el gesto de Irlanda termina por "enfriar" las relaciones con el Vaticano, según numerosos comentaristas, que recuerdan que el cargo de nuncio o embajador del Papa sigue "vacante", mientras desde hace meses Irlanda no cuenta de hecho con un embajador ante la Santa Sede.

"La decisión de Irlanda demuestra que no tiene en consideración el importante papel que cumple la Santa Sede en las relaciones internacionales ni reconoce los lazos históricos, de siglos, entre el pueblo irlandés y la jerarquía de la Iglesia", comentó el cardenal Sean Brady, primado de Irlanda.

Para el vaticanista Sandro Magister, se trata de un gesto "fuertemente simbólico ya que el nuevo gobierno de Irlanda clasifica al Vaticano entre los cargos menos importantes para las relaciones internacionales".

 

Irlanda cerrará su embajada en El Vaticano

 Viernes, 4 de noviembre de 2011

Uno de los países más católicos del mundo, Irlanda, anunció que cerrará su embajada en El Vaticano.

El ministro de Relaciones Exteriores, Eamon Gilmore, explicó que se vieron obligados a tomar esa decisión por la necesidad de recortar gastos.

Gilmore negó que el cierre de la embajada tenga algo que ver con el estado actual de las relaciones entre ese país y El Vaticano, después de que Irlanda le acusase de haber saboteado los intentos de obispos irlandeses de reportar a sacerdotes pederastas a la policía.

El primado de la Iglesia Católica en Irlanda, el cardenal Sean Brady, expresó su profunda decepción con la decisión.

BBC--Mundo.gif

Comentar este post

Pedro 11/09/2011 11:56



No me parese justo estaba seguro de que el papel de la IGLESIA era otro.