Ciudadanos uruguayos rechazan proyectos de incineración de residuos urbanos en el país

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Nombre-copia-1.jpg

COMUNICADO DE PRENSA PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA

CIUDADANOS URUGUAYOS RECHAZAN

PROYECTOS DE INCINERACIÓN DE RESIDUOS URBANOS EN EL PAÍS

12 de abril 2012

 

“Ningún plan de manejo de residuos será posible si las autoridades siguen insistiendo

en la idea de instalar incineradores de residuos para la generación de energía en

nuestro país”, afirmó Eduardo Pérez, clasificador.

 

 

Clasificadores de residuos, organizaciones y alianzas internacionales manifestaron su preocupación por

las serias incoherencias observadas en el Gobierno de Uruguay en lo que a gestión de residuos se

refiere, y recomiendan con fuerza la revisión de los pasos dados por las autoridades en este sentido.

La presentación de la Intendencia de Montevideo del Plan Director de Limpieza para toda la ciudad, en

noviembre de 2010, pudo haber sido una excelente noticia. A través de él se pretende la mejora de la

gestión operativa y de fiscalización de la Intendencia y los municipios; el ordenamiento de las

actividades vinculadas a la gestión de residuos por parte de particulares: clasificación, transporte y

disposición y el fortalecimiento de la comunicación, la educación y la participación ciudadana.

Asimismo, según el documento, se instalarán, campañas de separación en origen, recolección selectiva

y plantas de clasificación manual y semiautomática que brindarán mejores condiciones de trabajo y

oportunidades a clasificadores para el tratamiento de residuos secos y húmedos.

Sin embargo, Eduardo Pérez, dirigente clasificador uruguayo y miembro de la Red Latinoamericana de

Recicladores, manifestó que “nada de esto será posible si las autoridades siguen insistiendo en la idea

de instalar incineradores de residuos para la generación de energía en nuestro país”, inquietud surgida

luego del gran despliegue mediático que tuvo la gira tecnológica realizada por autoridades municipales

a Brescia, Italia, donde conocieron un sistema de manejo que combinaría reciclaje y quema de los

residuos. Representantes en América Latina de la Alianza Global por Alternativas a la Incineración

(GAIA), que se encuentra apoyando a las organizaciones y clasificadores nacionales en sus demandas,

explican que la valorización energética de los residuos es objeto de cuestionamientos en el mundo

entero. En lo ambiental, emiten más dióxido de carbono por unidad de electricidad generada que las

centrales eléctricas de carbón; en lo social, generan menos puestos de trabajo y son dañinos para la

salud; y en lo económico, demandan inversiones millonarias con altísimos costos de manuntención.

Carlos Surroca, de la organización uruguaya Redes-Amigos de la Tierra, señaló que “lo que las

autoridades olvidaron mencionar sobre su paso por Italia es que la colosal inversión en Brescia ha

conseguido construir una carísima planta de destrucción de recursos con importantes efectos

secundarios: la experiencia en Europa demuestra que el sistema de recogida selectiva aplicado en

Brescia –sistema de contenedores- no consigue ir más allá de un 40-45% mientras que sistemas de

recogida selectiva puerta a puerta permiten llegar a un 80% haciendo innecesaria la construcción de

costosas plantas incineradoras”. Explicó que, mientras la media de generación de residuos por

persona/año en 2008 en la Lombardia se situó en 515 kg, en Brescia asciende hasta 717 kg por

persona/año (en 1999 generaba 650 kg). En efecto, Brescia tiene el récord nacional italiano de

generación de residuos per cápita que se sitúa casi en 2 kg por persona/día.

Los coordinadores de GAIA en América Latina explican que “estos datos no son fruto de la casualidad.

Está comprobado que allí donde se construyen incineradoras se crean dinámicas perversas que

incentivan la generación de residuos y no la reducción. Por motivos técnicos es tremendamente

ineficiente y costoso que las plantas incineradoras no trabajen a plena capacidad, por consiguiente hay

un interés en mantener constante o creciente el flujo de residuos y no aumentar los porcentajes de

reciclaje o compostaje. La construcción de una incineradora significa comprometer de 20 a 30 años de

desarrollo en políticas de reciclaje y recuperación con todo el potencial perdido en la creación de

empleo sostenible asociada a la recuperación de materiales”.

Las organizaciones y ciudadanos atentos a las decisiones del Gobierno hacen un llamado de atención a

las autoridades uruguayas sobre los perjuicios asociados a la implementación y priorización de

proyectos de incineración y de rellenos sanitarios, y llaman a trabajar unidos, gobierno y comunidad, en

la búsqueda de las mejores soluciones para todos y todas. “Si hablamos de desarrollo sostenible y de

erradicación de la pobreza en el ámbito de la gestión de los residuos, entonces el discurso se debe

centrar en la búsqueda de soluciones sostenibles, limpias y promotoras de una reducción del consumo

exacerbado, con inclusión de los principales actores del reciclaje en nuestra región: los Clasificadores-

Recicladores de base”, concluyó Eduardo Pérez.

 ####

Contactos:

Eduardo Pérez, clasificador, dirigente de UCRUS, miembro fundador de Cooperativa Juan Cacharpa, miembro

de la Red Latinoamericana y del Caribe de Recicladores Red LACRE

Celular: 094320314 / eduardoucrus@gmail.com

Magdalena Donoso, Coordinadora en Latinoamérica para la Alianza Global por Alternativas a la Incineración –

GAIA. Celular: +56.9.96526550 / magdalena@no-burn.org

Carlos Surroca, REDES-Amigos de la Tierra Uruguay. csurroca@yahoo.com

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post