Colombia: renuncia por amenazas investigador en proceso contra Uribe

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Bogotá, 25 may (PL)

 

El representante a la Cámara Camilo Andrés Abril denunció hoy que fue amenazado de muerte por lo que renunció a seguir en un proceso contra el expresidente colombiano Álvaro Uribe (2002-2010) por espionaje ilegal.

  Abril fue designado hace apenas dos días para encabezar en la Comisión de Acusación de la Cámara la investigación que se adelanta contra Uribe por su presunta responsabilidad en uno de los más sonados escándalos institucionales del país.

"Motivos de seguridad que colocan en riesgo mi integridad personal y la de mi núcleo familiar, me impiden dar trámite correspondiente a la asignación", sostuvo el parlamentario en su carta de renuncia.

Abril, del partido oficialista Cambio Radical, no ofreció detalles sobre las intimidaciones y se limitó a denunciar la existencia hechos preocupantes que algunos extraños le han hecho llegar a través de allegados suyos.

Sin embargo, la emisora Caracol Radio reveló que un presunto paramilitar llegó hasta la casa de un amigo del congresista para entregarle un mensaje que ya había recibido: "Con Uribe no se meta".

El antecesor de Abril al frente de la referida investigación, Alfredo Bocanegra, del Partido Conservador, también se apartó del caso por amenazas y presiones.

En marzo pasado la Fiscalía solicitó hoy a dicha Comisión de Acusaciones investigar a Uribe por su posible participación en espionaje ilegal previo al año 2005.

Asimismo, el exmandatario tiene una investigación vigente en la Cámara de Representantes por espionaje ilegal después de ese año.

A través de esas pesquisas se busca determinar la responsabilidad del exgobernante en los seguimientos e interceptaciones ilegales a políticos, magistrados, opositores, periodistas y activistas de derechos humanos, entre otros.

Hasta ahora, las evidencias, confesiones y testimonios demostraron como la policía secreta tenía entre uno de sus principales objetivos -por medio de esos procedimientos ilegales- desacreditar, desprestigiar y atacar a ciudadanos de relevancia nacional.

Si bien desde 2009, cuando se desató el considerado como el peor escándalo en la historia institucional del país, ya se mencionaba la activa participación de altos funcionarios ligados a la administración de Uribe en los hechos, durante el pasado año se comprobó por primera vez esa presunción.

Por otra parte el escándalo puso en entredicho ante la opinión pública nacional e internacional la credibilidad del Estado colombiano, pues el organismo de inteligencia colombiano está subordinado directamente a la Presidencia.

mv/acl 

Prensa Latina.

Comentar este post