Comerciantes de Cerro Chato hacen sonar su campana a favor de Aratirí

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

laminacontamina

Un grupo de comerciantes de la localidad de Cerro Chato, en el límite de los departamentos de Florida, Durazno y Treinta y Tres, se movilizó para apoyar el “impacto positivo” y las oportunidades que generará en la zona la actividad de la minera Aratirí.

El acto con el cual la asociación “Comerciantes Unidos” salió a mostrar en Cerro Chato su respaldo a la minera Aratirí, congregó a cerca de un centenar de personas en los salones del Club Unión de la localidad, y contó con el apoyo del sector Soplan Vientos Nuevos, del Partido Nacional.

En una proclama titulada “Un pueblo por oportunidades, desarrollo y crecimiento”, los empresarios afirman que su intención es dar a conocer una versión “diferente” a la de los productores que se han manifestado en contra del proyecto de extracción de hierro.

La declaración -leída por el locutor radial local Pablo Búcalo- recopila datos acerca del proyecto que contrastan con los manejados por quienes se resisten a la iniciativa minera.

En el texto se relativizan algunos datos manejados por los opositores: por ejemplo, se indica que las represas que existen en el país han dejado “inutilizables” para ganadería y agricultura un número mayor de hectáreas que las que afectará la actividad minera.

Los comerciantes sostienen además que “la ocupación por hectáreas será muy superior” con el proyecto minero que con la ganadería. Aratirí espera ocupar un pico de 4.000 personas durante la fase de construcción de la mina y 1.500 cuando comience a operar, 1.200 de ellas en la región.

Los comerciantes también indicaron que Aratirí consumirá el equivalente a “90 hectáreas de arroz”, cuando hay en el país 195 mil, de las cuales 50 mil están en Treinta y Tres.

Asimismo, afirmaron que mientras el país percibe por la exportación de soja 500 millones de dólares por año, con más de un millón de hectáreas plantadas, por la carne se obtienen 1.000 millones y por el hierro se proyecta un ingreso de 1.500 millones de dólares.

El grupo ya anunció que el 8 de mayo a las 16 horas llevará a cabo una marcha pacífica para expresar en la calle su respaldo a la minera.

adhesión. El punto culminante del acto de los comerciantes fue el pronunciamiento que efectuó el diputado y ex intendente de Durazno Carmelo Vidalín, quien saludó la iniciativa de los vecinos.

El líder de Soplan Vientos Nuevos no solamente manifestó su adhesión al movimiento de los comerciantes, sino que además asumió el compromiso de hacer llegar este punto de vista a los demás legisladores nacionalistas, en alusión al pronunciamiento opuesto a la radicación de la minera que ha hecho recientemente su correligionario el diputado Luis Lacalle Pou.

Vidalín dijo que el día antes de la asamblea estuvo reunido varias horas con los principales de la empresa y que tenía nuevas reuniones previstas junto a otros diputados.

“Yo creo en este proyecto, y aunque tenga que enfrentarme a muchos otros compañeros de mi partido o de otros partidos, cuando mi conciencia y mi razón me dicen que estoy en el camino correcto, no me importa el qué dirán; me importa la gente”, señaló.

Ante la consulta de El País Vidalín dijo que va a dialogar con Lacalle Pou y consideró que será un tema que generará discusión interna.

Agregó que este movimiento de los comerciantes permitirá que “la clase política tome conciencia de un tema sobre el cual quizás ha recibido, hasta hoy, una sola versión”.

DATOS. Tras estas declaraciones Vidalín también manejó algunos números sobre el proyecto, que -reconoció- le habían sido proporcionados por la empresa, entre ellos datos sobre los salarios que paga: el mínimo es de 16.000 pesos.

“Ese es un salario, digo, y no los de 4 mil, 3 mil o 5 mil pesos”, afirmó el dirigente, despertando la aprobación de la platea.

Según Vidalín habría en la zona cinco “agujeros grandes” (canteras), el mayor de los cuales estará en la zona de Las Palmas, en las cercanías de Cerro Chato, y abarcaría unas 450 hectáreas.

El ex intendente relativizó cifras sobre la ocupación total de hectáreas en el proyecto y sobre el consumo de agua que demandará, y desmintió que la empresa vaya a instalar una planta de generación eléctrica en base a carbón mineral.

Bastión de las mujeres

Está situada en el cruce de tres departamentos: Treinta y Tres, Florida y Durazno. En las cercanías se encuentra la localidad de Valentines, centro de la actividad de la empresa minera Aratirí.

Fue el primer lugar del Uruguay donde votaron las mujeres. El 3 de julio de 1927, se llamó a un referéndum a los pobladores para decidir a qué único departamento debía pertenecer Cerro Chato, y en él las mujeres tuvieron una participación importante. Sin embargo, los resultados del Plebiscito nunca fueron aceptados.

En abril de 2007 el Parlamento aprobó el proyecto de ley que declara el 3 de julio, como feriado no laborable en Cerro Chato, celebrando la primera vez que sufragaron las mujeres en Uruguay y en toda América Latina.

Según el censo del año 2000, Cerro Chato cuenta con 3.144 habitantes, repartidos de la siguiente forma: a Treinta y Tres pertenecen 1.557 habitantes (49,5% de la población); a Durazno, 1.053 habitantes (33,5% de la población) y a Florida 534 habitantes (17%).

Fuente: http://www.elpais.com.uy/110429/pnacio-563128/nacional/comerciantes-de-cerro-chato-hacen-sonar-su-campana-a-favor-de-aratiri/

 

Presentación de Aratirí (video)

 


 

Ministro indio de comercio inicia visita a Uruguay

India Economic Summit 2009

Montevideo, 2 may (PL) El Ministro de Comercio e Industria de la India, Jyotiraditya Scindia, inicia hoy una visita de trabajo a Uruguay acompañado de una delegación de empresarios de su país.

El titular visitante mantendrá encuentros de primer nivel, entre ellos con el canciller uruguayo Luís Almagro, y hablará en el Seminario de Negocios que la Embajada y el Consulado de ese país organizaron aquí. Danilo Astori, vicepresidente uruguayo, y el ministro de Industria, Energía y Minería (MIEM), Roberto Kreimerman, expondrán en la jornada de este lunes, que incluirá reuniones de negocios entre directivos de las dos naciones.

En 2010 el comercio entre las dos naciones creció casi en un 50 por ciento con relación al período precedente.

Compañías de la India ejecutaron hasta el momento inversiones en Uruguay en los sectores informático, acero, minero y ganadero, con empleos a más de dos mil 500 nacionales, mientras otras empresas mostraron interés en negocios diversos, según el MIEM.

Astori presidió el mes de febrero pasado una comisión empresarial que viajó a la nación surasiática donde firmó en Nueva Delhi, la capital, un acuerdo de cooperación en el uso de la energía renovable.

El convenio en esa materia se sumó al rubricado entre el Banco de la República Oriental del Uruguay y el EximBank de India, para fomentar las inversiones y el comercio entre compañías de ambos países.

Astori sostuvo pláticas con representantes de los consorcios Tata, Aditya Birla y Essar, con la presidenta de la Cámara baja del Parlamento, Meira Kumar, y su homólogo, Hamid Ansari.

Fuente: http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&id=284933&Itemid=1

 

El megaproyecto de la minera Aratirí comienza a enfrentar oposición política.

P1130204

Al principio todo fueron flores. La propuesta de la empresa Aratirí para extraer hierro en Uruguay incluía una inversión de dos mil millones de dólares con puerto exclusivo en Rocha, un enorme “mineroducto” y cientos de puestos de trabajo. Al ritmo de estas promesas, los distintos sectores políticos abrazaron el proyecto con fervor. Sin embargo, en estos últimos meses y a medida que ha crecido un movimiento social contrario al mismo, varios dirigentes de la oposición han salido a manifestar su contrariedad. Y el gobierno duda sobre si jugarse a fondo por una propuesta que puede cambiar radicalmente el mapa económico (y físico) del país, pero que puede generarle una ola de críticas de imprevisibles costos a futuro.

“Estoy en contra de Aratirí”, dijo el senador Larrañaga. “Uruguay no necesita este tipo de inversiones”, dijo el diputado Lacalle Pou. “Esto es muy grande, hay que ver si convive con la actividad agropecuaria y turística”, dijo Pedro Bordaberry. Así, de a poco, dirigentes de la oposición comienzan a deslindarse del megaproyecto minero. Y también algunos oficialistas. Hasta el punto que el propio presidente Mujica, que había sido gran defensor de la inversión, ha comenzado a cambiar la cara y ha dicho que concretarla “está difícil”. ¿Que pasó para que el viento cambie tanto en tan poco tiempo?

Probablemente el primer aspecto que ha generado este viraje ha sido el propio avance del proyecto. A medida que la empresa ha ido presentando los primeros estudios de impacto ambiental, y datos concretos sobre la magnitud del mismo, muchos dirigentes han quedado shockeados por su envergadura. La empresa piensa afectar unas 120 mil hectáreas, en las que se realizarían enormes pozos de 100 hectáreas y hasta 400 metros de profundidad, con efectos sobre la topografía y las corrientes de agua que la propia Aratirí en su informe califica en muchos casos como “irreversibles”.

Pero lo que ha generado más revuelo estos días es el creciente movimiento de descontento popular en la zona. Lo que comenzó con algunos gritos aislados ha terminado por organizarse de manera sostenida, sumando a sectores muy diferentes que van desde pequeños productores rurales, activistas urbanos, grupos con intereses turísticos, y hasta algunos académicos. Con el recuerdo fresco de lo sucedido con Botnia, los dirigentes políticos saben que no se trata de algo a subestimar.

Uno de los aspectos más llamativos de estos movimientos es que han crecido a través de Internet, lo cual ha potenciado su capacidad de presión. Como ejemplo, días atrás se llevó adelante una instancia judicial en un campo cuya propietaria demandó a la empresa por daños causados en su predio en tareas prospectivas. Y lo que normalmente sería un trámite judicial sin mayores repercusiones, aglomeró a un centenar de personas.

El gran tema al analizar estos movimientos sociales contrarios es si se trata de una preocupación genuina de gente que ve amenazada su forma de vida o que tiene legítima preocupación por el medioambiente. Sobre todo porque también hay gente involucrada que hoy critica la minería, ayer la forestación, mañana la soja, y todo aquello que implique un avance económico para el país. Es más, días atrás en Cerro Chato un grupo de vecinos se manifestó para apoyar el proyecto de Aratirí, resaltando el empuje comercial que ha dado a la zona.

Pero la heterogeneidad del movimiento contrario a Aratirí, y la falta de un trasfondo político como en el caso Botnia, habilitan a darle una cuota de credibilidad al mismo. Otros aspectos también generan inquietud.

El primero es el de los cambios que a las apuradas viene forzando el gobierno en el Parlamento al Código de Minería, para adaptarlo a las necesidades del proyecto. Hay estudios legales, algunos como el del Dr. Juan Andrés Ramírez que fuera publicado en este mismo diario, que alertan que muchos de esos cambios son negativos para los intereses nacionales y que generarán complejos conflictos legales a futuro.

Otra cuestión polémica es que el principal portavoz de la empresa en Uruguay, el ingeniero Puntigliano, se desempeñó como presidente de la Administración Nacional de Puertos en el gobierno anterior, y pasó de ocupar ese cargo a trabajar para una empresa privada que negocia un contrato multimillonario con el Estado. Algo que en Uruguay no tiene reparos legales, pero que en otros países está muy regulado.

Por encima de estos aspectos, la problemática desatada por Aratirí deja en evidencia algunas carencias importantes del Estado uruguayo. Por ejemplo, no parece razonable que la Dirección Nacional de Minería tenga un solo inspector en todo el país. Que la Universidad no tenga carreras especializadas en el área, ni en Derecho, ni en Ingeniería. Y que se vaya a modificar algo tan importante como el Código de Minería sobre la hora y ante los requerimientos de una empresa concreta.

Con estas condiciones no parece que los dirigentes políticos puedan contar con la información precisa, libre de preconceptos, miedos, pero también de “globos” especulativos, que les permita tomar las decisiones correctas para el futuro del país.

La frase.

“Hay futuro en la minería, pero los proyectos deben ser sustentables y no aventuras, para que el país no quede como un queso”. (Ex director de Minería, Carlos Soares de Lima)

El dato.

La minería es una actividad tradicional en muchos países de América Latina. Se estima que en los próximos 5 años la región recibirá inversiones por US$ 150 mil millones.


Fuente: http://www.elpais.com.uy/110430/pnacio-563341/nacional/el-hierro-con-el-viento-en-contra/

 

Todo el material publicado en El pueblo frente a la minera Aratiri ·

 

Ver también

Protegiendo a su Comunidad Contra las Empresas Mineras y Otras Industrias Extractivas

 

Los países ricos abandonan la minería mientras Uruguay y Argentina la reciben

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post