Costa Rica: Encontronazo de culturas

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Claudia Calvo Louward

Fuente: elpais.cr  | 11/10/2011

12-de-octubre.png12 de octubre era "día de la raza". Muchos decían -y con razón- ¿CUÁL, específicamente? Máxime que el día que conmemora -dañó irreversiblemente a una raza en particular: los pueblos indígenas americanos -hasta entonces dueños de su continente, y a partir del descubrimiento, despojados de todo a beneficio de... otras razas. Entonces los políticamente correctos, rebautizaron la "celebración": encuentro de las culturas -como si cambiar un nombre fuera a borrar un genocidio eterno.

Hoy se celebra las cosas patrias a punta de grandes desfiles y anuncios que a menudo -amén de ser innecesarios, insultan la inteligencia... o peor. ¿Quién autoriza esos anuncios? Cuestan un platal -y pueden costar más que plata. Este caso me duele, ya que concuerdo con este comentario: hay que salvar al ICE. Pero el gobierno anhela privatizarlo a como sea, haciéndolo lo menos popular posible. Esto lo habían hecho en la Reserva de los Santos, con el pizote de Parques Nacionales en uniforme y casco del ICE, en medio de torres y represas, en un valle SIN bosque. Pero el anuncito que sacaron para el 12 de octubre me paró el pelo. Empezando con que a) "Berta no está para tafetanes", si es cierto lo que dicen los mandamases sobre finanzas, b) el anuncio es como para kínder -nunca he visto un niño pequeño pagando un recibo. Lo grave es c): no sé en la cabeza de quién cabe poner un lindo dibujo de una playa caribeña con niños -uno negro, una mestiza, uno oriental, una pelirroja y uno rubio. Punto. ¿Y LOS INDÍGENAS?? Ni hablar que se llevaron la peor parte, pero ni siquiera figuran en la propaganda "patriótica"...

No sólo acá se tapa a los niños -y menos niños- este genocidio de medio milenio. Entre barbaridades de la campaña Bush-Clinton, un impresionante documental (sobre TV digital fuera del aire) grabó una "entrevista" a un historiador nativo americano sobre esta conmemoración -al que sólo se hizo una pregunta, y cortaron su respuesta. La "entrevista" no salió al aire, pero el documental pescó a los reporteros conversando en una pausa: uno dijo algo como "quien lo oye cree que este lugar valía algo antes de Colón", causando una risa despectiva de su compañera, antes de emplasticarse sus sonrisas comerciales y volver al aire...

En vez de ayudar a la "cultura", los medios la desbaratan. Básicamente, éste y demás sistemas de propaganda oficial sirven para borrar el Sentido Común -volviéndolo un trazo tan poco "común", que aplicaría a especie en peligro. El problema es que la gente se acostumbró a depender de dichos medios para formarse un criterio -sea sobre un referéndum, una marca de jabón, un candidato... ¡o sobre su propia identidad como persona! La tendencia oficial se mete a la brava, si no metiendo mentiras, entonces escondiendo verdades, y a menudo como subliminal (como aquel de MIDEPLAN -supuestamente anti-embarazos no deseados- en que una bonita niñita con un condón como paraguas, decía "Me embarazo cuando YO quiero". ¡Hablemos de psicología inversa, gente! O cuando salió Pilar Cisneros renegando que los ticos no se alzaban como los españoles, los ingleses... sin mencionar que ¡ella ni a pestes reportó de las protestas! A ver si somos o no somos, entonces: ¿anunciarán los medios que se convoca a los Indignados de CR a tomar la plaza de la Cultura y el Correo -este 15 de octubre?

Y ahora, que se empieza al fin a medio-mencionar la protesta multitudinaria en EUA (que este fin de semana empieza en Australia, según entiendo), me pregunto -¿será que le encontraron "la comba al palo", que de repente lo reportan? Después de todo, sólo muestran lo que les sirve. En eso -no faltaba más- la amenaza sale más clara: hay riesgo de que, a falta de un lineamiento claro y de una petición específica -como en Egipto y Yemen- el movimiento genuino sea secuestrado por intereses ¡de Wall Street! Tendría lógica entonces que lo muestren: los medios pertenecen a los mismos intereses...

Por todo lado lo agarran a uno de idiota: vean las cámaras de tránsito. Las multas son altísimas; ya huele a "salacuartazo"; su vigencia es menos de 2 semanas - a menos de darse por notificado por La Gaceta (¿quién lee la Gaceta?) Claro: no se sabe de dónde salieron el montón de cámaras; ahí alguien está haciendo un fiestón -como de costumbre. Pero lo de las cámaras es en el mundo entero, y no se limita al tránsito. El FBI se jacta de estar por poner tecnología de reconocimiento facial en todo lado. Y nadie brinca: los medios le acostumbran a que tal tecnología sólo implica que, al mirar un rótulo digital en un centro comercial, éste le reconoce y le muestra un producto acorde a lo que USTED suele comprar... y a los jóvenes les parece genial. Falta de años, tal vez -o de experiencia y "malicia indígena".

Hay quien dice que son los jóvenes los que deben indignarse -porque será su mundo. Es cierto, PERO no tienen cómo enojarse tanto, porque a) vienen adoctrinados -y envenenados- desde su nacimiento, b) no tienen marco de referencia: no tienen cómo saber hasta qué punto está empeorando la cosa. Así que los menos jóvenes también tenemos lo nuestro que hacer ¡máxime si reconocemos que es por la abulia de todos -que las cosas llegaron a este punto! NO fueron los jóvenes quienes votaron por los que sistemáticamente destazaron todos los países los últimos 30 años, después de todo...

Si somos honestos, desde antes de nacer, la gente está metida en una hipnosis de consumo, en que la depresión, el mal cuido, el enajenamiento, la inseguridad, la desesperanza, el abandono, la frustración -son la norma. Te saturan de mensajes sobre lo que hay que comer, lo que hay que ponerse, cómo hay que hablar, qué hay que comprar -y volverlo a comprar apenas salga otra versión -o arriesgarse a ser "inadecuado"... un sistema que sobre todo, te martillea: "NO PIENSE. No sienta. Compre. Compre más. Siga comprando. Sobre todo, obedezca -pero si se va a rebelar, hágalo de modo rentable al sistema (cartel). A NADIE le interesa lo que usted cree que es: es un código de barras". ¿Y se queja la gente de que "los jóvenes dan miedo"...?

Lo que le pasó a los indígenas -había pasado en África y Asia, sucedió luego en Australia, y mucho, mucho tiempo atrás, ya había sucedido a los nativos europeos. ¿Dónde quedaron los celtas, los sicambrios, los etruscos? El sistema de encontronazo de culturas es un CULTURICIDIO planetario multimilenario; aún más grave (si se puede) que el genocidio físico que acompaña. Al final salimos padeciendo a nivel global de una amnesia colectiva, tanto más terrible porque no es que "no nos acordamos" de algo: ¡es que ya no se nos permite saber -que algún día lo supimos! No es que el alma olvide: ya ni siquiera recordamos ¡que todos SOMOS almas! Y muchísimo menos se nos deja recordar que, a nivel muy superior, todas estas almas son UNA sola. Pero la tara no es por perversidad propia de nuestra especie, sino por el diseño uniformador de las pocas familias endogámicas que llevan la batuta desde hace milenios.

¿Cómo recuperar la cultura (y es que CULTURA es todo lo que nos hace humanos); cómo recuperar la Humanidad real, si todo lo que nos rodea está hecho para enajenarnos? Einstein decía algo como "Conocimiento es lo que se rescata cuando se logra extirpar algo de la educación que le metieron". ¡Bien dicho, Albert! (Pero entonces UNESCO no manejaba la educación global; hoy día cabe mejor la palabra ADOCTRINAMIENTO.) Esa programación colectiva es lo que nos tiene fuera de sincronía con nuestra alma, nuestro cuerpo, nuestros semejantes, nuestro planeta; la Vida. Se colaba de aquella cita de Einstein -que no hay que buscar hacia afuera, sino hacia adentro: la respuesta siempre ha estado en nosotros mismos. Por eso mismo es que el sistema insiste tanto en que todo está afuera, y que tiene que ser sólo lo que te permitan: no le conviene que la gente encuentre su cultura, su Humanidad... que Se encuentre.

De fijarse en lo que llevamos dentro, vemos que no somos sólo "esto"; no somos los burros de carga de los que nos manejan, y que éstos a su vez no son más que un montón de pobre gente tan intercruzada genéticamente, que es sumamente insegura al punto de ¡tener que monopolizar hasta el ADN ajeno! No hay que odiarlos: también son parte del UNO. De hecho nos permiten ver el límite -quedando en nosotros trascenderlo. Al fin y al cabo, nada como un buen contrincante... pero sabiendo que a nivel muy, MUY profundo, ellos son una faceta de nosotros -y nosotros de ellos. (Imaginemos la ironía de Vergara viendo aficionados dándose a golpes en un partido Saprissa-Pachucha... ¡cuando tenía ambos equipos!) No es que no haya que jugar, simplemente no hay que olvidar que -cósmicamente- ES un juego.

Buscando hacia adentro, recuperamos contacto con nuestra esencia, y de pronto lo que está fuera de nosotros tiene más significado. Se dice que "da suerte encontrar tréboles de 4 hojas": no tendrá que ver con la plantita, pero SÍ es cierto que quien esté lo bastante relajado para ver a su alrededor -sin fantasmas o miedos ocultos -además de notar que esa hoja es distinta, conocerá mejor a más personas; verá una oportunidad que normalmente pasaría por alto. Porque "ver para adentro" no es estar ensimismado en sus problemas y temores, sino SABER que uno no es tan calamitoso -ni tan perfecto, que cada uno de nosotros somos una faceta de un todo -un todo de impresionante riqueza. Al tiempo, se ve que las demás personas -y especies- también son hilos de la misma tela, y que todos tenemos derecho a estar aquí, y a vivir bien. Al perder el miedo generado por culpar -o culparse- de todo, de pronto la vida toma más matices y se puede ver incluso a los "enemigos"- como personas que andan su propio rollo, y que a lo mejor tuvieron un mal día -o una mala infancia. Y al dar campo a estas cosas en nuestro mundo, la humanidad recupera espacio y se puede volver a convertir en una CULTURA, que a su vez pueda integrarse armoniosamente con esta maravillosa Madre Tierra que nos dio campo para explorar sus posibilidades... sin perderle el respeto.

Vemos también que los distintos "trajes" con que se viene al mundo no son más que eso: trajes. Claro que también implica dejar de permitir que se nos siga "haciendo leña" con la economía, ni que se siga abusando de las personas, especialmente los habitantes originales (acá les pretenden bajar el tiempo de consulta para la megahidroeléctrica -de 3 años a 6 MESES. En Argentina los están matando de hambre. En Palestina... ya se sabe. En EUA aparecen documentos de que miles de mujeres nativas fueron esterilizadas en los70s -sin siquiera ser informadas. ¿Qué raro? Quien introdujo el documento "legal" en que se basó esta atrocidad fue un joven llamado... George H. W. Bush. Y quién sabe cuántos más congresistas -lo firmaron.) ¿Implica que hay que dedicarse a odiarlos? NO. Además de antiético, es contraproducente. Creo que era Gandhi que decía que responder a la agresión con agresión -sólo la multiplica... Mejor dar nuestra compasión a quienes estén en semejante nivel de enajenamiento -y nuestra ayuda a los que sufren sus consecuencias. Porque el no-odiarlos NO implica tampoco que hay que dejarlos hacer lo que les dé la gana; muy al contrario: no son responsables de sus actos, y debemos retomar el control de nuestras vidas.

Pero sólo informándose y encontrando nuestra CULTURA real -podemos cambiar las cosas, y hacerles saber a estos señores que se les acabó el juego: para hacer y deshacer, requieren enajenarnos también -separándonos mediante la desinformación. Informándose, buscándonos... y encontrándonos realmente, podemos erradicar la calamidad crónica de la humanidad: el encontronazo de culturas... ¿Quién sabe? Hasta podríamos volver a cambiar el nombre a este día, a condición de ver lo sucedido, realmente aprender la lección -y cambiar las cosas, hasta poder celebrar... el DÍA QUE SE REENCONTRÓ LA RAZA HUMANA. Para hoy nos agarró tarde, pero ¿qué tal si empezamos a practicar para el 12 de octubre del 2012?


El pais de Costa Rica

Comentar este post