Costa Rica: Estudio de la CEPAL contradice a Presidenta y Ministra sobre precio de energía

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Miércoles, 01 de Junio de 2011


Las declaraciones que la presidenta Laura Chinchilla y la ministra de Comercio Exterior, Anabel González, dieron durante su reciente gira a Estados Unidos, en el sentido de que los precios y calidad de la energía eléctrica constituyen una “debilidad” en materia de competitividad, fueron desmentidas por dos expertos consultados por UNIVERSIDAD y contradicen un estudio de la CEPAL que confirma que el precio es el más barato de la región.

También el exregulador general Leonel Fonseca defendió el servicio en Costa Rica, pues según dijo se dan mucho menos apagones que en otros países y la cobertura alcanza al 99,2% de la población, con el uso de más de 90% de fuentes renovables. “Lo que han dicho las funcionarias en Estados Unidos no es cierto, están mal informadas”, sentenció.

El tema cobra seriedad toda vez que un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), de las Naciones Unidas, confirma con números que en casi todas las categorías de las tarifas residenciales, comerciales e industriales, Costa Rica ofrece los precios más accesibles, sobre todo en la tarifa que se aplica a la multinacional Intel (Ver cuadro Costa Rica con la energía industrial más barata).

Ese documento se titula “Centroamérica: Tarifas del subsector eléctrico 2009” e incluye datos provistos por las instituciones competentes de cada país, actualizados a junio del 2010. En ese texto se aprecia que en todas menos una -la de menor consumo- de las categorías de tarifas para el sector industrial Costa Rica ofrece los precios más ventajosos; mientras que en las tarifas comerciales El Salvador es más barato por una diferencia de menos de un centavo de dólar en todos los casos.

UNIVERSIDAD buscó plantear el tema tanto a la presidenta Laura Chinchilla como a la ministra González durante una conferencia de prensa organizada en Casa Presidencial tras la firma del Tratado de Libre Comercio con Perú; sin embargo, el equipo de prensa de esa institución no fue capaz de acomodar la consulta de este medio entre las únicas tres que Chinchilla aceptó atender sobre temas diversos.

Al cierre de edición no se contó con respuesta de la mandataria a las consultas enviadas por escrito, como es usual desde el gobierno de Óscar Arias.

Desde el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) la respuesta que se obtuvo de parte de Elbert Durán, Director de Comunicación Corporativa, es que “respetamos las opiniones expresadas pero no nos referiremos a ellas".

“DESINFORMADAS”

El pasado 18 de mayo el matutino La Nación consignó que a la presidenta Chinchilla le “preocupa” el precio de la electricidad en el país. Según ese medio, la mandataria habría recogido quejas de altos ejecutivos del gigante multinacional tecnológico Intel, quienes solicitaron “tarifas que faciliten su producción”, además de “garantías de abastecimiento para el mediano plazo”.

Chinchilla expresó que el costo de la electricidad en Costa Rica “es un factor que está pesando en la competitividad. Tenemos uno de los costos más altos de la región”.

Cabe recordar que las actividades de Intel en Costa Rica son protagonistas en las cifras de exportaciones y producto interno bruto (PIB) para el país, así como el hecho de que la administración Figueres Olsen le concedió sensibles favorecimientos en energía para que se estableciera la transnacional aquí.

Al día siguiente, el Diario Extra consignó declaraciones de la ministra de Comercio Exterior, quien citó entre las debilidades competitivas de Costa Rica “el costo y calidad de la electricidad”.

González Campabadal insistió en ello en un artículo de opinión publicado días después, en el cual aseveró que “a Costa Rica se le reconoce que buena parte de la energía eléctrica se genere con base en recursos renovables; sin embargo, la calidad y seguridad en el suministro y, cada vez más, el costo de esa energía son un desafío para el desarrollo industrial”.

Por escrito, González manifestó de manera muy puntual a este medio que “lo importante es contextualizar y diferenciar las tarifas eléctricas a las cuales se estaba haciendo referencia. En lo que es tarifa industrial, para grandes consumidores y de alta tensión, Costa Rica no ofrece tarifas competitivas frente a países competidores, como Malasia, Vietnam, Irlanda, China incluso Estados Unidos”.

Ese criterio no fue compartido por el ingeniero Gerardo Fumero, quien indicó que en Costa Rica al sector industrial de mayor consumo y voltaje, donde se ubica Intel, se le ofrece el precio más bajo de Centroamérica, de América Latina “y me atrevería a decir que del mundo, de manera que la preocupación de Intel no es válida, se le ofrece la tarifa más baja de todo el continente”.

Explicó que existen muchas categorías tarifarias según el consumo y que en general Costa Rica no tiene siempre las más baratas, como es el caso de los subsidios que en Honduras abaratan la energía para los hogares de menor consumo.

Fumero además informó que a nivel latinoamericano, la Comisión de Integración Eléctrica Regional (CIER) realizó su propio análisis, el cual arrojó que Costa Rica tiene algunas de las tarifas más bajas. “Algunos países las tienen aun más bajas en la parte industrial, como Venezuela, Bolivia, Paraguay o Argentina; pero Costa Rica tampoco es cara, por encima en precios están países como Colombia, Brasil o República Dominicana”.

Fumero detalló más y explicó que los clientes que reciben la energía a más alto voltaje cuentan con tarifas más bajas, pues de igual manera los costos para brindarles el servicio son más bajos, en vista de que se requiere menor infraestructura de distribución. “Tenemos la tarifa industrial más baja de Centroamérica, es la mitad de lo que se cobra en Guatemala”, acotó.

Por otra parte, añadió que Intel “no tiene fundamento, quieren hacer clavos aun más grandes de oro y lo irónico es que la Autoridad Reguladora del Servicio Público (ARESEP) negó a la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) una tarifa subsidiada para familias en pobreza extrema”.

“Habría que ver qué información tiene la señora Presidenta, pues parece estar desinformada. Por energía eléctrica no hay falta de competitividad en el país; hay muchos informes de diversas instancias en los que el costo del servicio en Costa Rica se posiciona dentro del promedio para América Latina, por debajo del promedio de América Central, y muy por debajo del de Estados Unidos y Europa”, aseguró.

En materia de la calidad del servicio, es destacable información del citado informe de la CEPAL, pues apunta que Costa Rica por muchísimo ocupa el primer lugar en el uso de fuentes de energía renovables con un 95,1%, mientras que el segundo lugar es El Salvador con un distante 56,8%.

Fumero, en un artículo de opinión publicado poco después de las declaraciones de las funcionarias, expresó que fundamentar “una apertura de los servicios eléctricos como la que propone su Gobierno, argumentando “altos costos” y “falta de competitividad”, es engañar una vez más al pueblo, es seguir con el “memorando del miedo”, es valerse de la ignorancia de muchos para lograr los objetivos, es usar métodos políticos que deben ser erradicados para siempre”.

Por su parte, Fonseca detalló que la multinacional Intel “en tres o cuatro ocasiones ha reconocido que en Costa Rica se le entrega la energía de mejor calidad en el mundo” y apuntó que las declaraciones de Chinchilla y González en Estados Unidos, así como las de la alta jerarquía de Intel, “se suman a lo ya expresado por la Unión de Cámaras (UCCAEP) y la Cámara de Industrias, en el sentido de que la energía es cara en este país, lo cual no es cierto y concuerdo con Gerardo Fumero al apuntar la mala intención es de debilitar al ICE y al mismo país”.

En su opinión, “buscan desmeritar al país que tiene una institución e instalaciones eléctricas que abastecen a la población con energía de primera calidad y precios de los más bajos de América Latina; de la Ministra se puede esperar todo, pero la señora Presidenta debe estar mejor informada sobre el suministro eléctrico”.

 

 Tomado de Semanario Universidad

Comentar este post