Crece rechazo en Gran Bretaña por severidad en condenas a quienes protestan en redes sociales

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

Luego que la justicia británica condenara a cuatro años de prisión a dos jóvenes que llamaron a manifestar contra el Gobierno a través de redes sociales, diferentes organizaciones y activistas de derechos humanos se pronunciaron en contra de la medida.

Los pronunciamientos coinciden en rechazar las sanciones dictadas el martes pasado contra Jordan Blackshaw, de 20 años, y Perry Sutcliffe-Keenan, de 22, quienes publicaron en sus cuentas de Facebook anuncios para movilizarse contra el Gobierno.

Esto sucedió en el marco de las marchas y disturbios que se desplegaron en todo el país, después que la policía británica asesinara al joven Mark Duggan en un barrio de Tottenham.

Andrew Nelson, director de campañas de la organización Howard League por Penal Reform, criticó la rapidez de la justicia para condenar a los jóvenes con el objetivo de demostrar mano dura, reseñó Prensa Latina.

El activista señaló que las sentencias desmedidas serán anuladas en caso de apelación.

A las penas de Blackshaw y Sutcliffe-Keenan se sumó la de un estudiante universitario de 23 años, sin antecedentes penales, condenado a seis meses de cárcel por robar una caja de agua de un valor de 5,8 dólares durante los disturbios.

Días atrás, el portavoz de la organización Justice, Roger Smith, aseguró que las sentencias que se están dictando “son completamente desproporcionadas” y crearán “un problema a más largo plazo”.

Por su parte, el diputado Tom Bake sostuvo que “hay casos de personas que cometieron pequeños delitos por los que, si los hubieran perpetrado el día anterior a los disturbios, hubieran recibido sentencias de una naturaleza muy distinta”.

Pese a esto, el primer ministro David Cameron, reafirmó su postura de incrementar la dureza contra los manifestantes al defender la decisión de la justicia del país de aplicar severas condenas a quienes participaron en las movilizaciones y disturbios.

“Depende de las cortes tomar las decisiones particulares acerca de cada sentencia, pero han decidido enviar un mensaje de dureza y es muy bueno que los jueces puedan hacer esto”, dijo el gobernante el miércoles pasado.

En un artículo publicado en la revista The Spectator, el ministro británico de Trabajo y Pensión, Ian Duncan Smith, reconoció que el país tiene la última oportunidad de resolver la “crisis social” que desató las últimas protestas.

“Esta es nuestra advertencia, la crisis está viniendo”, manifestó el funcionario.

Smith consideró que los disturbios en las calles de Londres y varias ciudades inglesas se volverán un momento “crucial” en el liderazgo del primer ministro Cameron.

Las declaraciones del ministro se contradicen con lo expresado por Cameron, que al iniciarse las manifestaciones afirmó que no se debían a la situación social en la nación, sino que respondían a hechos delincuenciales.

En la actualidad, 2.494.000 millones de personas se encuentran desocupadas en Gran Bretaña, según los últimos datos de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS, por sus siglas en inglés).

Pese a la actual situación, la administración británica confirmó que seguirá adelante con los recortes presupuestarios que también incluyen al cuerpo policial.


AVN/LibreRed.Net

Comentar este post