Cubanos en Washington ¿Para qué? Por Lorenzo Gonzalo*

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

 
LorenzoGonzalo.FotoVirgilioPONCE
Por Lorenzo Gonzalo*/Foto Virgilio Ponce-Martianos-Hermes-Cubainformación.-

Próximamente, en el mes de abril, el gobierno cubano está invitando a un grupo de emigrados a una reunión en su Embajada de Washington, supuestamente para conversar de asuntos migratorios y apoyar el derecho del país a su autodeterminación.

Es obvio que si la embajada invita, se trata de una reunión oficial, en representación de los intereses y las políticas de su Administración. Siendo los invitados personas emigradas que viven en Estados Unidos, es obvio que mantienen una relación amistosa con sus autoridades.

Una relación amistosa no significa estar de acuerdo con el gobierno cubano, aunque implica reconocerlo y por supuesto apoyarlo como representación legítima del país.

Desde el año 1993 a la fecha se han dado unas cuántas reuniones de emigrados con el gobierno.

En abril de 1994 se produjo la primera de ellas y se le bautizó con el nombre “Conferencia la Nación y la Emigración”. Anteriormente se habían producido multitud de encuentros diversos, siendo el más importante de todos, los Seminarios de Democracia Participativa, que estuvieron a cargo del emigrado ya fallecido, Amalio Fiallo. Se trató de más de cien encuentros que tuvieron lugar en casi todas las provincias del país y donde participaron personas del gobierno, intelectuales, profesionales y otros trabajadores de menor nivel técnico, así como un nutrido grupo de emigrados. Se conversaba sobre democracia a la luz de un concepto de justicia tanto en el orden nacional como internacional. Dichos Seminarios no los convocaba el gobierno cubano, sino una institución venezolana dirigida por el Doctor Fiallo.

Desde aquella fecha a la actualidad, todas las reuniones de este tipo han sido convocadas por el gobierno cubano. Ninguna ha contado con un protagonismo de participación semejante al de aquellos primeros encuentros de los Seminarios sobre Democracia Participativa y de otros menores en que actuaron profesionales, hombres de negocio y obreros emigrados.

Aunque los participantes de la próxima reunión o conferencia, suponen no ser miembros de ese gobierno o estar integrado solamente por emigrados simpatizantes del mismo, su formato parece ser similar a los anteriores y da esa impresión.

Es lógico que una reunión con emigrados, convocada por un gobierno, pretenda entre otras cosas, el reconocimiento de ciertas políticas de Estado. Pero el título y los propósitos que el gobierno cubano como anfitrión señalan, brindan el mensaje subliminal de que las misma están enfocadas en “normalizar las relaciones con los emigrados”, la cual por razones expuestas con anterioridad, han sido malas. Sin embargo, a estas alturas, el único que puede normalizarlas es ese propio gobierno.

Lo curioso es que 18 años después de la primera reunión, luego de los mencionados Seminarios realizados en medio de la Gran Crisis cubana, cuando no había recursos de ningún tipo por la debacle soviética, el aislamiento total en que la Isla quedó sumida y la actitud ejemplar de los nacionales que han visitado por cientos de miles a su país de origen, estas relaciones no se hayan normalizado.

En la primera de las reuniones se “logró” un reconocimiento de que existían cubanos en Miami que no deseaban levantarse en armas en contra del gobierno cubano y eran firmemente opuestos a la comisión de actos terroristas. En aquel tiempo, un cubano con pasaporte de su país, debía pedir “una visa” para viajar a visitar familiares. Hasta ese momento era “obligado” comprar un paquete turístico para tener entrada al territorio natal. Esto se eliminó en aquella reunión.

Luego se inventó un pasaporte llamado eufemísticamente “vigencia de viaje”, y quienes lo poseían estaban autorizados a permanecer en el país por ochenta y nueve días a partir de la entrada, aunque a su vez debían tener un pasaporte cubano actualizado.

Más tarde en otra reunión se logró que quien poseyera pasaporte podría “validarlo”, un rebuscado adjetivo que substituía la palabra visa y eliminaba la “vigencia de viaje”. A partir de entonces la estancia en el país se limitó a poco menos de tres semanas. Fue un retroceso por un lado y un adelanto porque eliminaba el doble pasaporte anterior.

No vamos a narrar este proceso zigzagueante de normalización, aunque sí recalcaremos que esas primeras reuniones sirvieron para revivir la existencia de una emigración que amaba a su país, al margen de las diferencias que tuviese con el gobierno.

La emigración cubana, especialmente la que reside en Estados Unidos, no puede entenderse si no se conocen sus orígenes y las innumerables manipulaciones del que ha sido objeto por parte de las Administraciones estadounidenses. De aquí que este tipo de encuentros, especialmente el primero, se justifican en términos de una "normalización de las relaciones con la emigración".

Lo que no puede comprenderse con facilidad es por qué el gobierno no ha normalizado esa relación e insiste en presentar como emigrados a quienes simpatizan con el gobierno o solamente a quienes tenemos ideas socialmente progresistas, de manera que tal parece que la emigración y el gobierno y Cuba, la Nación, el Partido Comunista, la Revolución y bueno no sé que más…. es la misma cosa. Semejante planteamiento para la militancia de la institución que denominan Partido está bien, pero no significa que la emigración es así o esté de acuerdo con semejante enredo o tenga de las actuales instituciones el mismo concepto que la maquinaria oficial.

La normalización migratoria, luego del rescate de las personas que fueron a buscar nuevas vidas fuera del país, es un asunto del gobierno. No creo que ningún país se haya demorado 18 años para reconocer que una persona que haya emigrado, tiene derecho a regresar o a visitarlo y permanecer en el territorio por el tiempo que desee, previa actualización de sus documentos. Pero hay más, porque la normalización es más que eso y para hacerla realidad está el gobierno. No hay nada que discutir con los emigrados al respecto, ellos ya hicieron su parte y no deben caber muchas dudas de que lo han hecho muy bien.

Como el tema es candente continuaremos tratándolo dentro de la mayor ponderación posible.
*Lorenzo Gonzalo periodista cubano residente en EE.UU. y subdirector de Radio Miami

Fuente: Martianos-Hermes-Cubainformación

http://martianos.ning.com/profiles/blogs/cubanos-en-washington-para-qu-por-lorenzo-gonzalo

http://www.cubainformacion.tv/index.php/emigracion/155-emigracion/41897-cubanos-en-washington-ipara-que

Estos textos pueden ser reproducidas libremente (siempre que sea con fines no comerciales) y se cite la fuente.

Martianos-Hermes-Cubainformación

.-.-.-.-.-.-.-.

http://martianos.ning.com/

http://auto-hermes.ning.com/

http://bloguerosrevolucion.ning.com/

http://www.cubainformacion.tv/

http://www.auto-hermes-sxxi.net/AlMomento.htm

http://www.auto-hermes-sxxi.net/index.html

 

Etiquetado en U.S.A - Canadá

Comentar este post