CUENTAS NACIONALES URUGUAY - Lo que ocultan los grandes titulares

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

23 de marzo de 2012

Autor: William Yohai

 


 

http://a3.idata.over-blog.com/298x331/4/41/37/78/07/63540_298.jpgAyer, al fin, el Banco Central del Uruguay (1) se dignó dar a conocer las cifras oficiales del 2011. Por supuesto, para los que nos dedicamos, aunque sea a tiempo parcial a analizar estos temas los informes son una verdadera mina de…bueno, seguramente no de oro.

Yendo al grano: el crecimiento del PBI durante todo el año en relación a todo 2010 fue de 5,7%, bastante inferior al más de 6% previsto por los analistas y el gobierno.

Sorprende el enlentecimiento del 4º trimestre en el cual, según economistas que escribeen El País (2) habría caído, en términos desestacionalizados casi 2% en relación al 3er. Trimestre del año pasado. Comparando este trimestre con el mismo (4º de 2011 con 4º de 2010) vemos una tasa de crecimiento menor a 4%, sensiblemente inferior al desempeño que venía mostrando la economía hasta setiembre de 2011.

La causa de esta caída tiene como causa esencial una disminución de la producción de energía eléctrica debida a la sequía del año pasado y a la paralización de la refinería de ANCAP por trabajos de ampliación y mantenimiento que se vieron prolongados por la huelga metalúrgica. A pesar de que estos factores le restan dramatismo al dato, no deja éste de mostrar, probablemente, el inicio de una tendencia a menor crecimiento económico en los meses-años próximos.

Dejando de lado este aspecto más bien puntual y estudiando el comportamiento de los distintos sectores vemos algunas cosas llamativas:

1) El sector primario, que sigue dominado por el agropecuario creció significativamente, a diferencia de la que era su tendencia al estancamiento hasta 2010. Lo hizo a una tasa anual de 4,52% bien superior al 1,4% que había promediado entre 1998 y 2010. El sector agropecuario, más específicamente creció 4,2% detrás del casi 25% que lo hizo la pesca y el 7,3% la minería.

2) La manufactura creció, globalmente, un magro 1,25%. Pero aquí se debe tener en cuenta que la antes mencionada caída de la producción de la refinería (-68%) además de la producción de energía eléctrica, tienen una elevada incidencia en el índice. Exceptuando éstas (o sea, asumiendo que ambas se hubieran mantenido constantes), la industria habría crecido a alrededor de un 8% anual.

Resulta remarcable, asimismo, dentro del conjunto de la industria manufacturera una significativa caída del rubro “fabricación de papel y de productos de papel” de un 6,3% interanual.

La “estrella” del sector es la “fabricación de material de transporte” al aumentar un 22%. Seguramente la exportación de automóviles a los socios del MERCOSUR tiene mucho que ver con ello.

3) Sigue aumentando en la economía el rubro “transporte, almacenamiento y comunicaciones” que crece un 12,6%, bien por encima del conjunto de aquella. Este sector explica él solito, nada más ni nada menos que un 30% del total del aumento del PBI.

4) De los rubros “grandes” dentro del PBI total y especialmente del sector servicios, los financieros crecen (y son los que lo hacen en mayor medida) casi un 18%. Su participación en la economía aumenta un 11% entre los años estudiados. Y explican, por sí mismos, casi un 16% del total del crecimiento económico del país entre aquellos. Mientras tanto, “enseñanza” y “salud” apenas crecen un 3% y, por lo tanto reducen su participación en el conjunto de la economía.

Toda una definición de política económica.

PERSPECTIVAS

 

El enlentecimiento de la economía a nivel global, encabezado por Europa y Japón (estos en recesión o crecimiento ínfimo), unido a un sensiblemente menor crecimiento en China y a un bajo ritmo de la economía de los EEUU condicionarán seguramente el desempeño económico del país en los próximos dos años.

Asimismo debemos sumarle a estos factores el desarrollo de políticas proteccionistas de nuestros principales socios comerciales: Argentina y Brasil.

Ambos reaccionan frente a un peor escenario internacional de manera lógica: tomando medidas para mejorar sus balanzas comerciales y de pagos.

Argentina presenta, además, un proyecto de país coherente, aún dentro de sus limitaciones. Corriendo todos los riesgos, según explicitamos en algún trabajo anterior, toma medidas agresivas para desarrollar su industria nacional. Prohíbe la importación de todo o casi todo lo que puede ser producido en el país. Mantiene un tipo de cambio, si no “adelantado” (dólar caro) por lo menos no tan atrasado como el nuestro. Como parámetro de comparación; si cuando terminó la crisis (2003) Argentina (con 3 por dólar) Brasil (3 reales por dólar) y Uruguay (30 pesos por dólar) tenían una cierta paridad monetaria, casi 10 años después vemos que, mientras en Argentina el dólar supera los 4 pesos, en Brasil vale 1,8 reales y en Uruguay apenas 19,5 pesos. Esto nos muestra con claridad, más allá de algunas diferencias por los niveles de inflación, dos líneas de política monetaria diferentes.

La más ortodoxa (de acuerdo a los lineamientos neoliberales impulsados por la academia económica y las instituciones financieras internacionales) es la de Uruguay. Brasil la mantiene (altas tasas de interés internas, política de “metas de inflación”) pero se “sale del modelo” al imponer controles a los flujos de capital mediante impuestos a la entrada de los mismos que últimamente han alcanzado una tasa muy significativa de 6%.

Uruguay se ha mantenido fiel a dicho modelo, controlando parcialmente el impacto negativo del ingreso masivo de capital (el atraso cambiario) mediante la compra de dólares por parte del BCU con pesos que después “esteriliza” emitiendo deuda en moneda nacional pero básicamente en unidades indexadas con un altísimo costo de intereses.

Acá radica gran parte del crecimiento de la deuda pública en estos años.

En suma, de estas políticas, y de los acontecimientos internacionales dependen las perspectivas para nuestra economía.

Mientras los commodities agropecuarios mantengan precios históricamente altos y las tasas de interés en los mercados de capital de EEUU y Europa se mantengan en los niveles históricamente bajos actuales (dichas tasas son negativas en términos reales, o sea, inferiores a la inflación) Uruguay podrá ver una desaceleración económica, incluso algún período recesivo, pero no vivirá ningún episodio crítico tipo 2002.

Ambas condiciones, precios de commodities y tasas de interés, difícilmente cambien en forma sustantiva los próximos dos años.

Los precios de los commodities como también hemos explicitado antes, no deberían caer en forma significativa dada la equivalencia que se ha establecido entre commodities agropecuarios y petróleo.

Estamos, lo decimos una vez más, en un período en el que se ha terminado el petróleo y otras formas de energía fósil baratas. Los grandes yacimientos en los cuales el material está a baja profundidad, es fácil de extraer y de alta calidad (livianos con poco azufre) se están agotando rápidamente.

Y las políticas genocidas de utilizar alimentos (caña de azúcar, maíz, sorgo, etc) para producir combustible para vehículos y maquinaria establecen unos vasos comunicantes entre los rubros agropecuarios y los energéticos fósiles.

Si bien esto es una amenaza para la economía uruguaya que importa todo el petróleo que consume, también garantiza buenos precios a su producción agropecuaria.

En cuanto a las tasas de interés la recesión y crisis de deuda pública y privada de Europa, así como el lento crecimiento económico de EEUU garantizan casi con seguridad un bajo nivel para, es nuestra opinión, no menos de dos años.

Por algo Tabaré, el hombre del imperio comienza a anunciar su vuelta al ruedo político. No lo haría, seguramente, si pensara otra cosa respecto a las perspectivas económicas de los próximos dos años.

Para los que nos oponemos a este modelo de producción y acumulación capitalistas el asunto tiene también obvias implicancias.

 

 

1) http://www.bcu.gub.uy/Estadisticas-e-Indicadores/Paginas/Presentacion Cuentas Nacionales.asp

2) http://www.elpais.com.uy/120323/pecono-632224/economia/pib-cayo-en-ultimo-trimestre-y-en-2011-crecio-menos-de-lo-esperado/

 

Información disponible también en este link: resonandoenfenix.blogspot.com

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post