Dakar: la jugarreta de niñitos “cuicos” que daña el patrimonio arqueológico

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Con aportes del Estado, tanto en Argentina como en Chile, un grupito de jovencitos juega a la aventura en el llamado Rally Dakar, pero esa actitud complaciente se esta acabando y no todos están de acuerdo con que la ruta pase por el Desierto de Atacama o por otros lugares considerados santuarios de la naturaleza.

Ayer jueves, la ONG Acción Ecológica y la Fundación Patrimonio Nuestro presentó en la Corte de Apelaciones de Santiago un recurso de protección contra el Rally Dakar en defensa del patrimonio arqueológico del país.

No faltará quien diga que los que estamos en contra somos “amargados”, eso lo escuchamos en El Sol de Iquique el año pasado, pero hay hacerse varias preguntas, cómo ¿por qué el rally dejó de realizarse en Europa? Primero el nombre era “Paris Dakar”, pero los europeos fueron reclamando por el paso de la competencia, que al final se realizaba desde España a África.

En África, tampoco se las llevaros peladas, también hubo quejas y reclamos, sin contar las muertes por accidentes cuyos protagonistas fueron pilotos del Dakar.

Con la chiva de amenazas de movimientos árabes, sus organizadores miraron a otra parte del mapa tercermundista, donde estaba Chile y Argentina. Con una mirada de explorador en busca de Tarzán o “Tin Tin en aventurero”, llegan por acá, donde las autoridades, primero de la Concertación y luego de la Alianza, aplauden con cara de aviso de dentífrico y, más encima colocan platita de todos los chilenos para que los nenes jueguen al rally, y de paso avasallando con miles de años de historia.

Basta recordar que ya el año pasado el Consejo de Monumentos Nacionales constató y comprobó el grave daño arqueológico y paleontológico que deja esta competencia en nuestro desierto de Atacama.

Ayer la presidenta de Patrimonio Nuestro, Rosario Carvajal, dijo a los medios capitalinos que las medidas de mitigación del impacto son insuficientes e ineficientes por el daño irreparable que se produce en la zona.

“El informe es claro y frente a eso una cosa que ya habíamos denunciado por varios años. El daño es evidente. Nos parece un despropósito que exista un apoyo del mismo Gobierno y muchas veces con fondos públicos para realizar una actividad que daña el patrimonio de nuestro país”, señaló la dirigente.

El Dakar comienza este 1° de enero, en Mar del Plata, donde ya agrupaciones ambientalistas están colocando el grito en el cielo por el daño patrimonial que deja la carrera, lo mismo esta pasando en Perú. Aunque pueden ser saludos a la bandera los reclamos judiciales, ya que las autoridades prefieren ser protagonistas de la foto con corredores que nos tratan de “sudacas”, a cuidar nuestro patrimonio y nuestra dignidad.

 


30 de diciembre de 2011

Por Andrés Vilanova

Publicado en www.elsoldeiquique.cl

VER: Rally Dakar: Deporte elitista que enfurece a arqueólogos y ambientalistas

Texto -de origen externo- incorporado a este medio por (no es el autor):

Cristián Andrés Sotomayor Demuth

El Ciudadano


Etiquetado en Salud y Medio Ambiente

Comentar este post