Tuesday 27 december 2 27 /12 /Dic 02:24

LA CONSTRUCCIÓN DE ESTEREOTIPOS FEMENINOS EN LAS HEROÍNAS DE LA FACTORÍA DISNEY

De Blancanieves a Rapunzel, el cuento oculto de las princesas

Sumisas, obedientes y amantes esposas o personas independientes, con capacidad de elección: ¿en qué queremos que se conviertan las niñas?

- Más de cincuenta años después, el mismo modelo con menos ropa

- La contraparte: lecturas infantiles subversivas


A. P. Cañedo / Madrid
Viernes 23 de diciembre de 2011.  Número 164
JPG - 146 KB
Imagen: Rodolfo Loaiza.

Hace unos días, Disney España lanzaba una nota de prensa en la que afirmaba que el 90% de las niñas españolas prefería disfrazarse de princesa antes que de médica, animal o flamenca. Una cifra altísima... si fuera real. En realidad se trata del 90% de las hijas de entre 4 y 7 años de 359 mujeres españolas. Teniendo en cuenta que, según los datos de 1999, en España viven 10.165.237 mujeres con hijos e hijas, no parece que sea una muestra muy representativa.

Aún así, no hay que subestimar la influencia de Disney: hablamos de una industria que mueve millones cada año, que lleva presente en el imaginario colectivo desde 1937 (cuando estrenaron su primera película, Blancanieves y los siete enanitos) y que, sólo con sus princesas, genera alrededor de 4.000 millones de euros. La propia compañía estima que cada niña ve unas 40 veces el DVD de su princesa favorita (no dice nada acerca de los niños).

Como dice Ismael Ramos Jiménez en Desmontando a Disney: hacia el cuento coeducativo (tercer premio en el certamen de materiales curriculares coeducativos Rosa Regás, editado por la Junta de Andalucía), “las historias de Disney cuentan con presunción de idoneidad para educar, así como legitimidad cultural a la hora de enseñar valores e ideales”.

Sin embargo, como señala el especialista en cuentos Jack Zipes: “las historias Disney reproducen estereotipos de género que tienen un efecto adverso sobre los niños, al contrario de lo que los padres puedan pensar […]. Ellos creen que son esencialmente inofensivas y en absoluto lo son”.

Construcción de roles

“La asociación de roles de género en los niños y niñas comienza a edades muy tempranas: con tres años ya se tiene una idea clara de lo que corresponde a cada rol”, explica Eva Velasco, agente de igualdad en el barrio de Hortaleza (Madrid). Un aprendizaje que ocurre por imitación de la familia, los amigos y los personajes televisivos, como las heroínas de Disney. Y en las historias de princesas, en general, el elemento femenino, aunque sea protagonista, está subordinado al masculino: la salvación de la princesa depende de él. Es decir, que las mujeres no son capaces de cuidar de sí mismas y necesitan la ayuda de un hombre. Al menos, todas las mujeres que no sean una bruja.

Porque Disney sólo ofrece dos modelos de mujer: la princesa joven, guapa e inocente que acaba conociendo al hombre de sus sueños para unirse en matrimonio (Pocahontas es la única película en la que no hay boda) y que con las excepciones de Bella y Tiana jamás coge un libro o tiene un trabajo; o la bruja, generalmente madura, con curvas, independiente, poderosa e inteligente, pero fea y malvada. No es de extrañar que las niñas quieran ser la princesa.

La princesa, en casa

Y la princesa tiene un ámbito claramente definido: el privado. Incluso en el caso de las últimas heroínas – Mulan, Rapunzel– en el que se ha querido dar una imagen más activa y moderna de la mujer como ser actante e independiente, vemos cómo al final pasan del cuidado del padre al de su pareja. En el caso de Mulan, ésta llega incluso a rechazar cargos en la corte imperial para poder volver a casa con su padre y, posteriormente, casarse. Salvando las distancias, algo similar al final de Piratas del Caribe (también de Disney, por cierto): la rebeldía no es más que un pequeño periodo de libertad antes de pasar a ser una fiel y enamorada esposa (y madre). En el mundo Disney son los hombres los que dominan la esfera pública, los que ostentan el poder y tienen un estatus de supremacía: reyes, visires, príncipes, caballeros, etc.

Uno de los ejemplos más paradigmáticos, como comenta Ramos, es quizá El Rey León, donde el espectador es testigo de “la lucha encarnizada por el poder entre los machos por una parte y la exclusión de esta lucha y la pasividad de las leonas por otra, cuando por todos es sabido que estos felinos hembras son los animales más fieros en la caza y protectores de la manada; atributos que Disney les niega para relegarlas a meras espectadoras pasivas del trasvase de poder entre machos”.

Disney construye así un mundo bipolar, en el que la belleza, la seducción y el hogar son del dominio de las chicas y la fuerza, la violencia y la vida pública, de los chicos. Como bien concluye Ramos, “tras consultar a muchas niñas y a muchos niños cuáles eran sus películas favoritas de dibujos hemos obtenido multitud de títulos de Disney. Tras preguntar también a muchas niñas y niños cuáles eran sus personajes favoritos de Disney podemos concluir que las niñas quieren ser princesas y los niños no”.

 

diagonal web

 

Disney: ¿Más que dibujos?

2 de septiembre de 2009


Ayer Germán os hizo rememorar tiempos mejores con Nuestra adorable infancia, hoy yo me encargaré de traumatizárosla.
Todos recordamos las maravillosas películas de Disney, llenas de princesas, pajaritos y enanos que trabajan en la mina sin asma. Pero, ¿son esas películas tan inocentes como nosotros pensábamos?

Os recuerdo, que todo lo que ve un niño pequeño, puede crear un modelo de conducta en él, y por ello, las series y películas que se emiten para ellos, tratan de enseñar comportamientos cívicos y valores como la igualdad, la tolerancia, etc.
¿Pero hemos crecido con películas que cumplan esos valores? Recordemos más minuciosamente…

Películas de Disney como Cenicienta, Blancanieves, la Bella Durmiente… tratan historias de príncipes y princesas. Más detalladamente, cuenta la historia de jóvenes extremadamente pálidas, tranquilas, buenas y virginales, normalmente sin familia, que deben ser rescatadas por el prototipo de hombre pitufo. Enseñan que las mujeres no deben alterarse, ni rebelarse ante las injusticias, aunque estas sean más que evidentes. Deben esperar pacientemente hasta que alguien, y con alguien me refiero a un hombre, las salve.

Por supuesto, no las salva porque sean buenas o inteligentes, ni siquiera porque estén en peligro… las salva porque son bonitas, y por eso se merecen todo el dinero del mundo, un castillo y un marido macizo con quien copular sobre caballos (espera, creo que eso también pasa en la realidad…)
En esas películas también existe otro tipo de mujer, la que se salta las reglas... pero claro, es extremadamente fea, bruja y todo el mundo la odia.

Algunos de los que defienden este tipo de películas dicen cosas como que esas películas son bastante antiguas, y están basadas en historias aun más antiguas, con lo que es normal que el prototipo de mujer sea diferente al de ahora. Genial, es cierto.
Como también es cierto que los cuentos, basados en la tradición oral del populacho, fueron escritos para las clases “más civilizadas”, burgueses que querían que sus hijos aprendieran una serie de valores morales y culturales. Por ello, muchos de esos cuentos fueron modificados para “mejorarlos”.

Así, Charles Perrault, a finales del s.XVII, fue uno de los primeros autores en escribir cuentos de hadas en Francia. A él le debemos el conocido cuento de La Caperucita Roja, la niña-tampón que se adentra en el bosque en busca de su abuelita y acaba medio devorada por un lobo hasta que un leñador la salva de su sangriento fin. En la versión original, la niña urde un inteligente plan para escapar del lobo. En la versión de Perrault, bastante tiene la niña con llevar la cesta y respirar a la vez.

Otro cuento de Perrault es el de la Cenicienta, en el que transforma a una Ceni activa y rebelde en una estúpida mojigata que lo mejor que puede hacer es perder un zapato.
Por supuesto, cuando Disney recoge esas historias, realiza también un filtro, que hace que la Ceni estúpida resulte aun más oxigenada y comatosa.

Una de las escenas más racistas de Disney, se remonta a los años 40, con la película Fantasía. En ella, se ve como una centauro claramente africana, sirve al resto de centauros, mucho más altos, esbeltos y por supuesto, blancos. Esta escena fue censurada en posteriores reediciones. Por si hay alguna duda, la esclavitud fue abolida en 1865.

Otro estereotipo que recogen muchas de las películas de Disney, es la idea claramente monárquica, de que hay gente que nace para reinar. Esa gente es claramente superior, buena e inteligente. Esto se puede ver sobretodo en películas como El rey león.

En esa película, los animales están tristes, porque su líder, Simba, es absolutamente necesario para que se reestablezca el poder. Sin él, solo puede cundir el caos. Incluso el resto de leones, se tiene que rendir ante el poder de Scar, el siguiente en la línea de sucesión. (Aunque realmente, entre los leones lo normal sea luchar por el liderazgo de la manada, pero ese es un dato que prefirieron olvidar)

Un hábito de los leones que sí han considerado oportuno para los niños, es la idea de la territorialidad. Cuando Mufasa y Simba hablan de “el exterior”, los territorios que se encuentran fuera del reino, hablan de peligros, maldades, animales sin escrúpulos que deben ser odiados y alejados del reino. ¿Y luego quieren que los niños acepten la inmigración?

Otro elemento curioso es que Scar, el león malote que se encarga de cargarse el reino, es el único león negro. El resto de su familia leona tiene un color claro, bonito y brillante. Creo que la madre leona va tener que explicarle un par de cosas a su maridito...
Lo mismo pasa en otras películas como La Sirenita o Aladdin. Úrsula, la señora pulpo gigante, tiene un curioso color oscuro, comparado con las sirenas guapas y claritas.

En Aladdín, la guardia real y Jafar, el consejero que desea apoderarse del trono, son los únicos que conservan unos rasgos étnicos, mientras que Jasmine o Aladdin tienen rasgos claramente occidentales. Según he leído, el caricaturista que hizo a Aladdin se basó en Tom Cruise.

Por cierto, creo no haber comentado aún que en la Sirenita, en la canción de Úrsula dice: “Los hombres no te buscan si les hablas, no creo que los quieras aburrir. Allá arriba es preferido que las damas no conversen a no ser que no te quieras divertir. Verás, que no logras nada conversando, al menos que los quieras ahuyentar. Admirada tú serás si callada siempre estás, sujeta bien tu lengua y triunfaras”

Y la Sirenita es de los 90. Por supuesto, la Sirenita logra que su príncipe se enamore de ella sin hablar. Lástima que la pulpa asquerosa, lo seduzca con sus cantos de sirena para engañarlo. (¿Eso es lo que hacemos siempre las mujeres, no?)

Y muchas anécdotas más, como el hecho de que los personajes más “carroñeros” tengan siempre un acento latinoamericano aunque el resto conserven un perfecto acento británico… Pero esa es otra historia. Yo termino aquí. Me quedaré muy quieta esperando a mi príncipe azul. Bueno, puede que me peine un poco el pelo, después de todo, eso es lo que haría una perfecta princesita.

Por Ivonne Leites. - Atea y sublevada. - Publicado en: Entrevistas, Libros, Revistas, Documentos y Textos
Escribir un comentario - Ver los 10 comentarios
Volver a la página principal

Deja un comentario...

 

 

Y Pancho...¿como va?

Aquí...viendo la misa... hasta que dejen un comentario....

 

Chill Bulldog Bro Gif - Chill Bulldog Bro

 

see more Gifs

comentarios

Presentación

  • : Atea y sublevada.
  • Atea y sublevada.
  • : politica noticias Economía medio ambiente Weblogs
  • : Me declaro en rebeldía...hasta de mi misma. Durante mas de un año edite El Blog El Polvorín, un sitio que me ha dado muchas alegrías, muy buenos amigos y que llevo en el corazón. Creo que es momento de mudarme a un blog que sea bajo mi entera responsabilidad Gracias a los que me han acompañado y a los que continúan haciéndolo. Ivonne Leites.
  • : 20/04/2011
  • Volver a la página principal
  • Recomendar este blog

Visitas de Amigos.

Buscar

La suscripción al Blog

Para evitar ser bombardeados con todos los artículos que se publican, en la casilla de abajo, marquen solo la opción Nº 2.

Al final del día, envío el boletín con todo lo publicado

NO al Bloqueo contra Cuba

7334 132114473780 132111958780 2405589 3410276 n

7334 132114463780 132111958780 2405588 50856 n

7334 132114458780 132111958780 2405587 2543605 n

7334 132114093780 132111958780 2405585 8134932 n

7334 132114088780 132111958780 2405584 2475449 n

7334 132114083780 132111958780 2405583 4731957 n

7334 132114078780 132111958780 2405582 5389689 n

7334 132114098780 132111958780 2405586 8105387 n

Contacto

Cine, videos y documentales.

 

En el blog “Documentales, Cine y Videos de Atea y Sublevada” pueden encontrar películas, videos o documentales para ver online o descargar.

Cada material nuevo que publique en allí, lo enviare también en el resumen diario de Atea y Sublevada.

Ivonne Leites.

Sindicación

  • Flujo RSS de los artículos
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados