Decenas de miles de estudiantes protestan en Chile

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Un manifestante hace frente a un chorro de agua lanzada por un carro antimotines de la policía durante un paro de estudiantes en Santiago, Chile, el jueves 12 de mayo 2011.. Foto: Roberto Candia / AP

Un manifestante hace frente a un chorro de agua lanzada por un carro antimotines de la policía durante un paro de estudiantes en Santiago, Chile, el jueves 12 de mayo 2011..
12 de mayo de 2011 Foto: Roberto Candia / AP

EVA VERGARA
Decenas de miles de estudiantes universitarios protagonizaron el jueves un paro nacional en demanda de un acceso más igualitario al sistema educacional —que recibió el apoyo de rectores— y que concluyó cuando pequeños grupos se enfrentaron con policías antimotines.

En Santiago, la movilización convocada por la federación de estudiantes universitarios, reunió a unas 20.000 personas según la televisión estatal, que marcharon tranquilamente más de 15 cuadras, hasta un parque público en el que tenían autorización para congregarse.

Sin embargo, hacia el final de la marcha se sumaron alumnos secundarios, identificables por sus uniformes y edades, y algunos centenares lanzaron piedras y botellas a los policías, que los dispersaron con chorros de agua primero y gases lacrimógenos después.

Los gases enrarecieron aun más el aire de la capital, cuyos índices de contaminación estaba regular.

El jefe policial Mario Rozas dijo que hay detenidos, pero no especificó cuántos.

Las movilizaciones se repitieron en ciudades del norte y del sur, incluido el vecino puerto de Valparaíso, donde se marcharon más de 6.000 jóvenes, y 5.000 más en Concepción.

Camila Vallejos, presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, acusó falta de voluntad política del gobierno del presidente Sebastián Piñera para fortalecer el sistema público universitario.

Afirmó que el gobierno quiere "entregarle recursos a las instituciones privadas...que tienen recursos y grandes niveles de utilidad".

Los estudiantes demandan un aumento en el gasto social, "esencial para tener un sistema más justo y de calidad"; acceso igualitario a la educación superior para los alumnos más pobres, y democratización del sistema educacional universitario.

En Chile hay más de un centenar de universidades privadas, que empezaron a surgir durante la dictadura del general Augusto Pinochet, y cuyo puntaje de acceso —en varias— es inferior al exigido en los planteles tradicionales, que son 25. En conjunto atienden a 1,1 millones de alumnos.

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OECD, Chile está entre los seis países con educación superior más cara del mundo, pero invierte menos de la mitad que Australia y Japón.

El ministro de Educación, Joaquín Lavín, dijo estar dispuesto a dialogar, y afirmó que los estudiantes "más desprotegidos del sistema no están ahora marchando", en alusión a los alumnos de instituciones que forman técnicos.

La movilización fue apoyada por Juan Manuel Zolezzi, rector de la Universidad de Santiago, que calificó de "legítimas" las demandas.

"No podemos permitir que el sistema universitario discrimine a los estudiantes por su situación socioeconómica, tampoco es aceptable que entren en el sistema y luego se vean obligados a desertar por falta de recursos", agregó en un comunicado.

Desde España adhirió el rector de la Universidad de Chile, Víctor Pérez, segun un comunicado institucional.

El presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica, Giorgio Jackson, dijo que en los grupos más desposeídos la deserción estudiantil alcanza el 65%.

El líder estudiantil de la Universidad de Santiago, Camilo Ballesteros, señaló que "el Estado debe asegurar que todos los estudiantes tengan la posibilidad real de estudiar.

 

Tomado de Terra Networks Perú

Enviado por   via Twitter

 

Más de 50 mil personas marcharon en defensa de la educación pública en todo el país

La marcha multitudinaria llamada por estudiantes de la Confech, de federaciones de universidades privadas y por organizaciones sociales, reunió a más de 20.000 personas en las calles de la capital chilena. Valparaíso, Concepción, Arica, Iquique, La Serena, Chillán, Curicó, Talca , Valdivia, Punta Arenas y otras ciudades también fueron el escenario de manifestaciones.


“Y va a caer, Y va a caer, la educación de Pinochet”. Este eslogan fue uno de los más difundidos a lo largo de la marcha multitudinaria encabezada por los estudiantes y los secundarios. Al mismo tiempo resume la crisis estructural que padece la educación chilena desde hace más de 30 años.

También el senador PPD y presidente de Comisión de Educación de la cámara alta, Jaime Quintana, destacó este tema: “La marcha de hoy pone a los estudiantes universitarios a la cabeza de las transformaciones sociales. Así como nosotros luchamos en los 80 para derrotar la dictadura, los estudiantes de 30 años después lo hacen para derrocar el lucro, la privatización y la inequidad en la educación chilena”.

El presente año fue anunciado por autoridades del Ministerio de Educación como el “Año de la Educación Superior”. Sin embargo, desde la fecha los dirigentes no han mostrado interés por el tema. Si los acólitos del ministro Lavín no deciden preocuparse de la educación, los ciudadanos van a transformar este año en el verdadero año de la educación, y eso desde las calles.

Tras la movilización del día 28 de abril convocada por la Confech (Confederación de Estudiantes de Chile) y federaciones de estudiantes de universidades privadas y que reunió a eso de 8.000 personas, una nueva marcha multitudinaria empezó esta mañana reuniendo a mas de 20.000 ciudadanos.

La cita era a las 11.00 de la mañana en plaza Italia. Convocaron un Frente Amplio por la Educación Chilena, integrado por la Confech, federaciones de estudiantes de universidades privadas, la Federación de Estudiantes Secundarios de la Región Metropolitana, la Anef, el Colegio de Profesores, la CUT (Central Unitaria de Trabajo), el Consejo Nacional de Trabajadores de Universidades de Chile, el Senado Universitario, funcionarios de la Junaeb y de la Andime (Asociación Nacional de Funcionarios del Ministerio de Educación), personal de la Junji (Junta Nacional de Jardines Infantiles) entre otros.

Finalizó la movilización bajo el ritmo de la cumbia en el Parque Almagro donde se desarrolló un acto político-cultural.

HACIENDO CAUSA COMÚN

El presidente del Colegio de Profesores, Jaime Gajardo llamó a que se tome en cuenta las opiniones de la ciudadanía: “Hay que […] sentir lo que se está expresando por los estudiantes, los profesores, los trabajadores, los apoderados, los padres, y todo el mundo que se está reuniendo a esta causa que es la recuperación de la educación pública”.

Destacó la amplitud del movimiento relevando que en esta marcha multitudinaria “Tenemos una cualidad distinta del movimiento de los pingüinos del año 2006; no solo están los pingüinos, están los universitarios, están los profesores y eso le da una potencia mucho más grande”.

El presidente de la CUT, Arturo Martínez, también subrayó que el tema recalcado por los universitarios “es un tema de país”.

Camila Vallejo, presidenta de la Fech, apuntó que “no somos sólo los estudiantes del Consejo de Rectores los que nos manifestamos; aquí hay una transversalidad”. “Llevamos 30 años con un sistema de educación superior en crisis y nadie se ha hecho cargo, ningún gobierno, de hacer realmente una restructuración profunda a este sistema”, añadió la dirigente estudiantil.

De los funcionarios de la Universidad de Chile, se juntaron a la marcha unos 300 trabajadores más los que se quedaron en las facultades donde hay distintas actividades con respecto al paro estudiantil, explicó Carlos Varca presidente de la Federación de Funcionarios de la Universidad de Chile (Fenafuch).

Profesores y rectores también apoyaron el movimiento: Raúl Godoy Barrera, profesor titular de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile comentó que “el objetivo de la educación va mas allá de los estudiantes, involucra realmente todas las generaciones que vienen”. El rector de la Universidad Metropolitana de Ciencias de Educación, Jaime Espinoza Arraya, estaba respaldando a sus estudiantes.

LA CIUDADANÍA EN MARCHA POR SUS DERECHOS

Pero no solo funcionarios vinculados al mundo de la educación marcharon junto a los estudiantes.

Juana, dueña de casa, marchó con uno de sus niños para “[defender] de quienes quieren privatizar sus colegios, queremos colegios públicos […] estoy preocupada por la educación porque hay muchas personas que no tienen para pagar”.

Trabajadores de otros sectores también se movilizaron. Yasmín, profesional de la salud, explicó que está defendiendo la salud pública y como así también defiende la educación pública: “No puede ser únicamente estudiantil el movimiento, los estudiantes son hijos de trabajadores son parte de la ciudadanía, toda la ciudadanía debería estar aquí, porque esto no es solamente un problema de los estudiantes sino es un problema de Chile”.

“Los estudiantes son una mayoría, pero hay padres y madres que están acompañando en esta marcha porque conocen la necesidad de una educación pública”, añadió.

Para Nuri Benítez, vicepresidente de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (Anef), “Es muy importante que la educación pública sea una educación que entrega igualdad de oportunidad a todos los jóvenes del país. Son nuestros hijos. Nosotros somos funcionarios públicos que vivimos y sufrimos el endeudamiento, vivimos y sufrimos la mala calidad de educación porque ellos son nuestros hijos”.

Hacer lucha común fue uno de los temas más recalcados por los participantes en esta presente marcha. Juan Basilio, trabajador, llamó a que “todos deben estar unidos en este momento, los mapuches, los sindicales, los estudiantes, contra este gobierno empresarial”.

José Figueroa Jorquera, encargado del secretaría campesina y pueblo originario de la CUT para la Confederación Ranquil (Confederación Nacional Sindical Campesina y del Agro), y padre de cinco hijos, explicó que como campesinos “estamos severamente perjudicados, especialmente los sectores rurales en los cuales se están cerrando las escuelas, están siendo concesionadas y privatizadas, lo que nos perjudica porque tenemos pocos ingresos los campesinos de este país”.

Como lo explicó Gajargo, “aquí está la base, aquí están los trabajadores, el pueblo organizado, y esperamos que [los dirigentes] realmente escuchen y hagan un anuncio en este sentido, de lo contrario el 21 mayo vamos a ver otra gran jornada de todos los sectores”.

LA MOVILIZACIÓN DESDE LA MULTITUD

Desde la 10.45 de la mañana la marcha se desarrolló sin ningún tipo de disturbios y eso durante más de dos horas y medias.

Estudiantes, alumnos, académicos, funcionarios, trabajadores, apoderados, familias, todos marcharon por la recuperación de la educación pública en un ambiente ciudadano. Ciudadano, no solo por los diversos sectores que marcharon este jueves, sino por lo respetuoso que fue la movilización.

Llevando banderas de las diferentes organizaciones sociales, vestidos de negro para simbolizar su luto frente a la paulatina muerte de la educación pública, bailando al ritmo de la música o agitando carteles incisivos, los manifestantes gritaron su desacuerdo social con el actual gobierno.

Pedro Pablo Glatz, vice-presidente de la Feuc (Federación de Estudiantes Pontifica Universidad Católica de Chile) dijo estar muy satisfecho de la marcha: “Lo más interesante es que por el momento [a las doce y media de la tarde] ha sido bastante pacífico todo. […] Hemos logrado hacer un llamado ciudadano a diferencia de lo que hizo históricamente en los últimos años el movimiento estudiantil que solamente movía a 2.000 ó 3.000 personas”.

Sin embargo, para muchos medios de comunicación del país el relato de la marcha fue otro. Se le dio una cobertura desproporcionada a los enfrentamientos entre la policía y los jóvenes que ocurrieron posteriormente, invisibilizando las demandas legítimas de los estudiantes.

Para La Nación, los “estudiantes no suspenden el acto pese a incidentes cerca de La Moneda”, mientras La Tercera publicó un video especial sobre los enfrentamientos: “Minuto a minuto: Comienzan disturbios en acto estudiantil y carabineros actúan con lanzaguas”. En estos medios, lo minoritario se convierte en lo general.

 

Por Mélissa Quillier

Fotografía: Gabriel N. Larenas R. (Flickr)

El Ciudadano

El Ciudadano

Comentar este post

da 06/08/2011 22:27



chupenlo comunistas conchesumadre los de la concertacion son unos hijos de puta muertos de hambre