Denuncian palizas de la policía española durante deportación de ciudadanos georgianos

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

David Bakrazde y Shalva Thurabelizde, georgianos residentes en la ciudad de Girona (Cataluña) fueron deportados el martes pasado tras estar privados de libertad durante días en una cárcel para inmigrantes indocumentados de Barcelona.

Bakrazde, que junto a Thurabelizde estaba internado en el llamado “Centro de Internamiento para Extranjeros” (CIE) de la Zona Franca, en Barcelona, denunció ya desde Georgia, que ambos fueron golpeados por la policía en varias ocasiones durante el proceso de deportación.

Apenas dos horas después de llegar a Georgia David habló con su abogado por teléfono y le explicó las circunstancias en que se produjo la deportación:

“Cuando han logrado abrir la celda había muchos policías, unos 15. Antes de que entraran nos hemos realizado cortes en los brazos, en diferentes zonas del cuerpo. Han entrado muchos policías y nos han golpeado a todos, nos han golpeado mucho, por todo el cuerpo. Tengo el cuerpo entero morado. Después nos han puesto esposas en las piernas y en los brazos, y nos han puesto cinta aislante por todo el cuerpo, quedando inmovilizados completamente.

No nos han llevado a un hospital a pesar de las heridas que teníamos. Un médico nos ha curado un poco las heridas, pero seguíamos sangrando. Nos llevaban como si fuéramos sacos de patatas. Nos han metido en las furgonetas, parecíamos cerdos allí dentro. En el camino antes de meternos en la furgoneta nos han golpeado en repetidas ocasiones. Cuando hemos llegado al aeropuerto había mucha policía, como 40 policías. Me han metido por la fuerza en el avión, como si fuera un animal, me golpeaban, seguía inmovilizado. Nos han metido en un avión del gobierno. No éramos muchas personas, unas 15 ó 20 en el avión”.

ONG’s, abogados y colectivos ciudadanos que trabajan por el cierre de estas cárceles por considerarlas inhumanas pidieron que se abra una investigación para esclarecer los hechos y consideran inaceptable que el juzgado pertinente no tomará declaración a los internos por un caso anterior de maltratos.

Además, consideraron “absolutamente inadmisible” que el Gobierno español ejecutara la deportación de estas dos personas a pesar de su arraigo en Cataluña, y que no haya escuchado las reclamaciones de las organizaciones sociales para que no fueran deportados.

Este escándalo se produce tras el anuncio del Ministerio del Interior de aplicar una serie de cambios en los CIEs con el objetivo de otorgar mayor “transparencia” y supervisión por parte de las organizaciones de Derechos Humanos, algo que fue considerado en su momento como una operación de maquillaje para tapar un conjunto de muertes de internos en extrañas circunstancias.

Las organizaciones sociales denunciaron las continuas vulneraciones de Derechos Humanos que se producen en los CIEs del Estado español y recordaron que la única medida que garantizaría definitivamente la garantía de los derechos fundamentales de las personas sería su cierre.

LibreRed.net

Etiquetado en Migración

Comentar este post