EEUU: con una masiva huelga general, Oakland será el epicentro del movimiento Ocupy Wall Street

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

La ciudad californiana de Oakland se prepara este miércoles, 2 de noviembre, para una masiva huelga general que volverá a ser el epicentro del movimiento Ocupy Wall Street. Ahora muchos se preguntan si se repetirá el escenario de la violenta jornada de protestas que vivió la ciudad la semana pasada.

Con la ayuda de los sindicatos y de grupos de defensa de los derechos humanos, los organizadores planificaron las acciones a realizar que incluyen múltiples marchas, piquetes en los alrededores de los bancos y cierres de escuelas. Además, como parte del proyecto, anunciaron el bloqueo del puerto de esta ciudad, situada a 50 kilómetros de San Francisco.

Los convocantes del movimiento instaron a sus simpatizantes a que el 2 de noviembre falten al trabajo o a su lugar de estudio. La decisión fue aceptada por una mayoría aplastante del 96,9% de los votos durante la asamblea general del movimiento, tras lo cual se declaró la huelga general en nombre de “nuestros sueños, nuestra comunidad y nuestro futuro común”. 

Los participantes de la movilización esperan que esta vez la marcha sea un acto pacífico y que no se repitan los incidentes que se produjeron en la ciudad la última semana de octubre, cuando una acampada se convirtió en una batalla campal en la que se dieron casos de uso excesivo de la fuerza contra los manifestantes.

La marcha con más de 4.500 manifestantes se transformó en un hecho cruel y sin compasiones. Las fuerzas de seguridad, que están usando gases lacrimógenos y pistolas con balas de goma contra los activistas, han detenido  a centenares de participantes de la protesta, mientras que los testigos aseguran de que se puede hablar de decenas de heridos. Varias personas fueron atropelladas por coches de la policía.

Desde entonces han aparecido múltiples videos que muestran a varias personas inmovilizadas y detenidas con esposas de plástico por parte de un nutrido contingente de policías antidisturbios, que supuestamente tenía que controlar la situación de una manera pacífica.

Pocas horas después de que los videos fueran colgados en Internet, las autoridades estadounidenses exigieron a Google que los eliminara para evitar así que se pudiera “manchar la reputación de los agentes de Policía”.

 

Contrainjerencia

Comentar este post