EEUU crea sistemas clandestinos en Internet y de telefonía móvil para desestabilizar a gobiernos

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

Estados Unidos ejecuta una política global para crear sistemas clandestinos en Internet y de telefonía móvil para desestabilizar y destruir a gobiernos sin afinidad con sus intereses, informó hoy el diario The New York Times.

El Times señala que la estrategia fue puesta en marcha en Egipto cuando las autoridades de ese país cerraron la conexión a internet pocos días antes de la caída del gobierno de Hosni Mubarack y cita para sustentar la afirmación documentos, cables diplomáticos clasificados y fuentes.

El rotativo denunció la existencia de proyectos en los que el Departamento de Estado y el Pentágono gastaron cerca de 50 millones de dólares para crear una red independiente de telefonía móvil en Afganistán usando torres de bases militares en la nación. 

Al citar a funcionarios participantes en ese proyecto el diario acentúa que el Departamento de Estado financia la creación de redes inalámbricas secretas para que grupos subversivos puedan comunicarse y evitar el control de las autoridades en naciones como Irán, Siria y Libia.

Asimismo amplia sobre la ejecución de un proyecto nombrado “internet en una valija”, mediante el cual entran equipos a un país de forma encubierta para ser usados en un sistema de comunicación inalámbrica con enlaces globales a la red y que permitiría a los grupos opositores recibir instrucciones desde el exterior.

La secretaria de Estado Hillary Clinton es partidaria de esta iniciativa que ronda la ilegalidad y la injerencia en los asuntos de otros países, según sostiene el diario.

Lejos de lo que acontece en el Oriente Medio, en Cuba, un funcionario utilizado por la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés), que depende del Departamento de Estado, fue condenado a 15 años de prisión por participar en una operación con tintes parecidos a la descrita por el Times.

Alan Gross, un estadounidense empleado de la empresa Development Alternatives, fue contratado por USAID para distribuir material a grupúsculos contrarrevolucionarios e impulsar el empleo de sistemas de infocomunicaciones fuera del control de las autoridades para desestabilizar al gobierno.

El pasado 1 de abril, el senador demócrata estadounidense John Kerry dijo que se opondría a la aprobación de un presupuesto de 20 millones de dólares presentado por el Gobierno para promover acciones desestabilizadoras contra Cuba y que al parecer son el embrión de los planes expuestos por el periódico neoyorquino.

 

Tomado de

Contrainjerencia

Comentar este post