EEUU: huelga del hambre de cientos de presos en California, el silencio en los medios es total

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

Prensa Latina/ La Radio del Sur – Centenares de presos en cárceles de California continúan una huelga de hambre en protesta por el aislamiento y los castigos, mas la noticia apenas rebota hoy en un diario local, medios alternativos o páginas personales (blog) en Internet.

El 1 de julio, 43 presos encerrados en el llamado SHU (Security Housing Unit) comenzaron una huelga de hambre en Pelican Bay, penitenciaría estatal de máxima seguridad cercana a la frontera con Oregón, y de inmediato la acción se multiplicó en 12 prisiones hasta sumar, para el 4 de julio, a más de seis mil 600 internos.

Una realidad que al principio el Departamento de Correccionales y Rehabilitación de California (CDCR) intentó minimizar. La huelga solo es de un par de decenas de presos, dijo entonces, pero poco después tuvo que admitir por sus propias estadísticas la magnitud del suceso. 

El viernes 15 de julio, Isaac Ontiveros, vocero de la Coalición en Solidaridad con la Huelga de Hambre de Pelican Bay, anunció que por fin el CDCR accedió a negociar con los líderes del ayuno; sin embargo, hasta este instante las autoridades nada concreto han ofrecido.

Ni antes ni ahora hubo grandes titulares, o, al menos, la condena generalizada de los medios de prensa de un país que precia proclamarse como paladín de los derechos humanos y en función de ello se toma la facultad de levantar su dedo acusador contra otros.

El periódico californiano La Opinión, el diario alternativo Rebelión, CONTRAINJERENCIA , el sitio digital La Haine, Thecrimereport, The Huffington Post o el blog My FDL son algunos de los canales sistemáticos por donde ha corrido lo que ha sucedido durante las semanas anteriores en 13 de las 33 prisiones del Estado Dorado.

Causan estupor los motivos por los cuales más de 800 presos se mantienen hoy dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias. Un grito de dolor se lee en uno de los mensajes enviados: “queremos que nos traten como seres humanos, no somos animales”.

Por eso piden que se eliminen los castigos colectivos, la interrogación obligatoria sobre afiliaciones pandilleras (el debriefing, en inglés), el confinamiento en solitario prolongado o el traslado a la población carcelaria general para presos mantenidos en aislamiento por periodos indefinidos de 10 a 40 años o más.

Pero claman también por el acceso a la luz del sol y a servicios de salud.

Molly Porzig, una vocera del grupo Solidaridad con la Huelga de Hambre de los Presos, citada por Thecrimereport, confirmó que los enclaustrados protestan por el ambiente torturador e inhumano que los rodea.

Un informe divulgado por expertos legales en 2006 advirtió que un encierro en solitario por largo tiempo, como los que se practican en las cárceles norteamericanas, puede inducir al “deterioro mental”.

Y el SHU conduce a ello. También llamado “hueco”, está considerado una prisión dentro de la prisión. Allí el espacio de la celda es mínimo, no existen ventanas, la luz está encendida permanentemente y se pierde la noción del tiempo.

Si a lo anterior se le añaden elementos de tormento como frío, calor, desnudez, ausencia de agua para el aseo o el ruido, se comprendería mejor en qué situación sobreviven los cautivos en esas unidades de seguridad.

Hasta 1968 en las cárceles estadounidenses era común el “strap”, o el azote con correa, pero en la actualidad lo más utilizado es el SHU, cuya construcción se expandió en la década de los noventa.

Sobre el tema asegura Kevin Goszola en el blog My FDL que en “Estados Unidos, en un día cualquiera, hay no menos de 75 mil y probablemente más de 100 mil presos en celdas de aislamiento”.

Aunque se anunció una eventual negociación, todavía el ayuno no se ha derogado. Incluso, Carol Strickman, de Servicios Legales para Presos con Hijos, denunció que el CDCR está violando una orden federal al suspender algunos o todos los medicamentos para los huelguistas.

Hay quienes ya sufren graves problemas cardiacos, respiratorios y de deshidratación en temperaturas que suelen llegar a los 43 grados centígrados en ocasiones.

En tanto, numerosos familiares de los reos se han aglomerado a lo largo de estos días afuera de las prisiones Pelican Bay y otras como una muestra de apoyo a lo que ocurre en las prisiones.

Similares acciones se han producido en ciudades estadounidenses como San Francisco, Oakland, Seattle, Los Ángeles, Harlem, Cleveland, Nueva York, o en las canadienses de Toronto, Ontario y Montreal.

El sentimiento común es que no importa lo que hayan hecho. Ningún ser humano merece un trato cruel y degradante, lo sustenta la Declaración de Derechos Humanos en su artículo 5.

Mientras, Hugo Pinell escribió desde el SHU a la periodista Kiilu Nyasha que “en este momento un traslado a la población general sería maravilloso, dado que mis celadores están resueltos a mantenerme aquí hasta la muerte”.

Pinell cayó en prisión en 1964, tenía 19 años. Desde 1986 está en el SHU, en la cárcel de Pelican Bay, y añora algo tan elemental como “volver a tener visitas de contacto”, porque “hace demasiado tiempo que no toco a mi mamá o a ninguno de mis seres queridos”.

 

El Gulag de Obama: Al menos 400 huelguistas de la prisión de Pelican Bay, en estado de salud crítico

 

 

PL – Al menos 400 reclusos de la prisión de máxima seguridad Pelican Bay, que hace tres semanas iniciaron una huelga de hambre, entraron hoy en estado de salud crítico, según fuentes estatales.

Los ayunantes iniciaron la protesta el pasado 1 de julio en demanda de mejores condiciones de vida dentro del recinto y en pocos días se sumaron reos de 13 de las 33 penitenciarías californianas, hasta llegar a la cifra de seis mil 600 el 4 de julio. Terry Thornton, vocero del Departamento de Correccionales y Rehabilitación de California (CDCR), dijo, citado por el diario La Opinión, que existe personal médico disponible para los manifestantes, pero la institución no tiene planes de cambiar sus políticas. 

Los líderes de la huelga rechazaron el fin de semana la propuesta de las autoridades carcelarias que pondría fin a la protesta. En respuesta a los principales puntos de los cautivos, el CDCR distribuyó un documento en el cual asegura que efectuará “una evaluación exhaustiva de su política actual y el procedimiento”.

De acuerdo con los negociadores hay reos que han perdido de 25 a 35 libras cada uno.

El coordinador de la Coalición de Solidaridad con los Presos, Todd Ashker, uno de los huelguistas de Pelican Bay, transmitió mediante un abogado que los cautivos están dispuestos a mantener su demanda de diálogo hasta la muerte.

Por su parte Isaac Ontiveros, portavoz del grupo Resistencia Crítica, que apoya a los presos, reiteró que las principales peticiones de los internos se relacionan con castigos y prejuicios.

Entre las exigencias de los enclaustrados están que se eliminen los castigos colectivos, la interrogación obligatoria sobre afiliaciones pandilleras, el confinamiento en solitario prolongado o el traslado a la población carcelaria general para presos mantenidos en aislamiento por periodos indefinidos de 10 a 40 años o más.

Además, llaman la atención sobre las condiciones insalubres de las instalaciones y solicitan el acceso a la luz del sol y a servicios de salud.

Ontiveros denunció que los condenados solo salen una hora al día de sus celdas a un patio en el que únicamente ven paredes y una parte del cielo.

Un informe de 2006, realizado por expertos legales advierte sobre las violaciones que se comenten con el con el encierro en solitario como forma de tortura y que esto puede inducir al deterioro mental.

En su tercera semana, más de 800 prisioneros ratifican su postura, al tiempo que reciben la solidaridad no solo dentro de Estados Unidos, sino en Canadá, Turquía y Australia, pese al silencio mediático que en general ha rodeado este caso.

 

Tomado de

Contrainjerencia

Etiquetado en U.S.A - Canadá

Comentar este post