El 60% de los rumanos reconocen que la situación económica era mejor en el comunismo

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Los niños rumanos son cada vez mas dificiles de criar, según los participantes en la encuesta. Asi, nueve de cada diez rumanos dicen que es muy dificil crecer un hijo y asegurarle todo lo que necesita
Un vallekano en rumanía | La Mancha Obrera | 6-10-2011
El ultimo sondeo del Instituto Rumano de Estudios Sociales (IRES) muestra que los rumanos están muy desencantados y decepcionados con la situación actual. El 86% de los participantes en la encuesta respondieron que es muy dificil tener una vida decente en la Rumania de 22 años despues del golpe de estado de diciembre de 1989. Las mayores preocupaciones de los rumanos son, según el estudio, la corrupción generalizada, la falta de dinero, el desempleo y el descenso de la calidad de los servicios sanitarios.

Mas aún, después de dos decenios de paraiso capitalista,  el 58% de los rumanos responden que la situacion economica del pais es bastante peor que antes de 1989.

El estudio de IRES concluye tambien que el 73% de los rumanos aconsejarian a un joven que encuentre trabajo en el extranjero que se marche, y solo un 25% le aconsejarian que se quede en el pais. Igualmente, el 94% de los encuestados afirman que es muy dificil comprar una casa en Rumania (en contraste con la situacion antes de 1989, cuando todos tenian una vivienda digna a su disposición y un trabajo adecuado a su formación).

Los niños rumanos son cada vez mas dificiles de criar, según los participantes en la encuesta. Asi, nueve de cada diez rumanos dicen que es muy dificil crecer un hijo y asegurarle todo lo que necesita.

Y todo lo anterior sin que, segun la encuesta, parezca que los rumanos sean muy exigentes, pues la mayoria, un 60%, piensa que solo necesitan 2000 lei (500 euros) para vivir decentemente, y 25% dicen que el salario suficiente seria entre 2000 y 3000 lei (hasta 750 euros). Solo un 3% dicen que necesitan 4000 lei (1000 euros) para vivir.

Una última conclusión del estudio es que nueve de cada diez rumanos saben perfectamente, según sus respuestas, que los millonarios rumanos que han surgido tras el golpe de estado de 1989 han hecho su fortuna ilegalmente… Y es que, y terminando con una cita que repito mucho, del francés Honoré de Balzac,  el régimen capitalista instaurado en Rumania durante estos últimos 22 años ha vuelto a demostrar con creces a sus ciudadanos, tras casi 45 años de socialismo,  que “detrás de toda gran fortuna siempre hay un gran delito”.
http://imbratisare.blogspot.com/
http://www.lamanchaobrera.es/?p=5434

 

Otros datos anteriores:

Año 2009

 

 20 años después, los rumanos prefieren el Socialismo

El diario rumano Jurnalul publicó el 30 de octubre del 2009 una encuesta realizada por el Instituto de Investigación CURS, que arrojó resultados que pueden sorprender a quienes tenían por verdad suprema que todos los rumanos amaban su vida actual, o mejor dicho, una vida en plena crisis económica desde hace 20 años.

El 52% de la población afirma sentirse insatisfecha con su vida, y el 72% de los mayores de 38 años, que conocieron el socialismo y pueden compararlo con el actual régimen, se consideraba feliz o muy feliz cuando el socialismo.

Rumania fue uno de los países que integraron el Pacto de Varsovia y el Comecon.

Ceausescu fue derrocado por un golpe de Estado financiado por la CIA y apoyado por el mandatario soviético Gorbachov; y fusilado junto a su esposa tras un proceso sumarísimo a finales de 1989.

El 77% considera que la forma de vida previa a la contrarrevolución de 1989 era muy positiva, comparada con la actual. Rumania supo ser uno de los países socialistas más ricos, de mayor renta per cápita y más altos salarios, y a la vez, contaba con un eficiente sistema sanitario y educativo.

La catástrofe que produjo el capitalismo en Rumania puede medirse en datos:

-El 90% de los rumanos consideran que la pobreza es una amenaza seria para su vida. Más del 50% de los rumanos vive en la pobreza: no alcanza a cubrir sus necesidades básicas. (Encuesta Eurobarómetro, octubre 2009)

-Desastre en la sanidad rumana: Las unidades sanitarias han informado el año pasado de la aparición de más de 9.600 infecciones contraídas en tiempo de estancia en el hospital. (Cotidianul, 15 de octubre)

-En un ranking sobre 33 países de Europa, el sistema sanitario rumano figuró en el puesto 32º, apenas por encima de la también devastada Bulgaria. Lo superan países como Albania o Montenegro, que ni siquiera integran la UE...

 

 
Nuevas encuestas, los mismos resultados.

Nuevas encuestas, los mismos resultados. En estos días en que se acercan las ridículas celebraciones del triunfo del capitalismo en 1989 (en unos momentos en los cuales el fracaso del capitalismo es evidente) salen a la luz datos, recuerdos, testimonios y encuestas que demuestran que la opinión general sobre la fiesta por la caída del muro no es similar a la que intentan vender los medios de comunicación capitalistas.

En primer lugar porque aunque cayó el muro que dividía Berlín en dos, el verdadero muro, el que existe entre explotadores y explotados, continúa creciendo día a día y siendo cada vez más alto (por no hablar de otros muros físicos levantados por los mismos capitalistas que tanto criticaron el que cayó en el 89, como el muro en Palestina, el del Sáhara, el de la frontera de EEUU con México, o muchos otros que mantienen a los pobres e "indeseables" a raya).

Pero, en segundo lugar, porque, como hemos publicado en otras entradas anteriores donde se mostraban encuestas en donde los rumanos mayoritariamente pensaban que su vida durante el periodo comunista era bastante mejor que la actual, los logros del capitalismo en los antiguos países socialistas son cualquier cosa menos un éxito.

El diario Jurnalul publica hoy nuevas encuestas que confirman que los rumanos no creen en el libre mercado, que fue implantado violentamente en el Este de Europa hace 20 años, y que tras convertir a sus habitantes en mano de obra barata y despojarles de todas las riquezas de sus estados, ahora les ha dejado en la más tremenda de las pobrezas (es cierto que las minorías privilegiadas viven mucho mejor que antes, eso sí que es indudable).

La encuesta publicada hoy concluye que los rumanos son nostálgicos del comunismo, y que consideran éste como una idea buena mal aplicada. Igualmente los rumanos creen que el Estado debe intervenir en la economía, asegurar un puesto de trabajo y un nivel de vida decente. Los salarios bajos pero seguros de hace 20 años se prefieren a los de ahora. Es decir, se añoran los tiempos donde no tenías que venderte todos los días ni competir con el vecino para poder sobrevivir, y cuando los derechos sociales estaban asegurados por el Estado.

La nueva encuesta de la empresa de investigacion sociologica CURS arroja los siguientes resultados:

Se realizan cuatro afirmaciones y preguntas, a las que los ciudadanos rumanos responden lo siguiente:

* El comunismo ha sido una idea buena pero mal puesta en práctica.

-42% Totalmente de acuerdo
-22% De acuerdo
-15% Ni de acuerdo, ni en desacuerdo
-8% Más bien en desacuerdo
-6% Totalmente en desacuerdo
-7% No sabe, no contesta


Es una pena que la pregunta incluya como coletilla "que ha sido mal puesta en práctica", al fin y al cabo el diario Jurnalul pertenece a una de las corporaciones capitalistas más poderosas de Rumanía.


* ¿Cree que se debe dejar a la economía de mercado que resuelva las cosas de la economía o debe ser el Estado el que intervenga?.

-24% Creen que debe dejarse libertad a la economía de mercado
-69% El Estado debe intervenir y regular la economía
-7% No sabe, no contesta


* ¿Usted prefiere un salario más bajo pero seguro o uno más grande pero menos seguro?.

-Salario bajo y seguro, 74%
-Salario alto pero inseguro 20%
-No sabe, no contesta 6%


* ¿Quién cree que se ha beneficiado más del paso a la economía de mercado en Rumanía?.

-Hombres políticos, 31%
-Antiguos miembros de la nomenclatura
y servicios secretos 23%
-Hombres de negocios rumanos 19%
-Hombres de negocios extranjeros 18%
-Hombres capaces 2%
-Periodistas 2%
-Otros 1%
-No sabe, no contesta 4%


Los resultados son de nuevo contundentes. Por mucho que se empeñen los medios de comunicación propagandistas de las corporaciones, la opinión del pueblo no parece coincidir con su visión de las cosas. 20 años después el capitalismo ha fracasado tanto por sus propios resultados catastróficos y criminales como por la comparación con sistemas anteriores. El próximo 9 de noviembre, el día de la celebración de la gloriosa victoria de las empresas sobre la población, no sé si los oligarcas y poderosos tendrán realmente algo que celebrar.

www.jurnalul.ro/stire-special/romanii-nu-regreta-comunismul-526525.html

 

 


 

Un 53 por ciento de los rusos cree que la desintegración de la URSS era evitable y la mayoría culpa a Gorvachov

 

Más de 55% de los rusos añora la URSS y abogaría por su reinstauración

 

Lunes, 10 de enero 2011

Los rusos todavía añoran la poderosa Unión Soviética al cumplirse este año dos décadas de la desaparición de La URSS. Los habitantes de la Federación Rusa no valoran tanto las “libertades individuales”, como las conquistas sociales que garantizaba la Unión Soviética: los empleos fijos, la educación y sanidad gratuitas, vivienda accesible y pensiones.

Según una encuesta del prestigioso centro sociológico Levada, un 55 por ciento de los rusos sigue lamentando la desintegración soviética. Ese porcentaje es un reflejo de la opinión de los adultos rusos, ya que entre los jóvenes (17 por ciento) y los mayores de 60 años (83 por ciento) las posturas son muy extremas.

Al echar una mirada atrás, un 53 por ciento de los rusos cree que la desintegración de la URSS era evitable, mientras un 32 por ciento piensa lo contrario. Esto demuestra por qué muchos rusos siguen culpando al último dirigente soviético, Mijaíl Gorbachov, de poner la puntilla a la URSS al acceder a todas las demandas de Estados Unidos, que se convirtió así en el ganador de la Guerra Fría.

Desde entonces, EEUU es la única superpotencia mundial, sólo seguido de cerca por China, mientras Rusia aún no ha superado el trauma del fin del comunismo. Otro ejemplo de esa añoranza es que más de la mitad de los entrevistados aboga por el reforzamiento de los lazos entre las quince antiguas repúblicas ex soviéticas, por la reinstauración de la URSS.

 

larepublica.es

Encuestas: Nostalgia por el comunismo en Europa Central y Oriental


(¿Se vivía mejor durante la época socialista?

Barra azul: sí.

Barra roja: igual.

Barra verde: no.

La lista de países es Polonia-Chequia-Rusia-Eslovaquia-Lituania-Bulgaria-Ucrania-Hungría, en orden descendente. Fuente: kitekinto.hu)

Los habitantes de la ex RDA rechazan la Alemania burguesa


Viene-el-Cambio 29 Jul, 2009 

A mediados de julio la asociacion Volkssolidaritat ha realizado una encuesta para conocer las opiniones de los habitantes de Alemania. El 77 % de los ex ciudadanos de la Republica Democratica de Alemania, primer estado alemán de obreros y campesinos, se queja de recibir peor trato que los alemanes del oeste. El 49 % rechaza que la vida en la antigua RDA sea denigrada sistemáticamente. 42 % rechazan la "democracia" burguesa imperialista alemana.
Ha fracasado el intento del imperialismo alemán de que la gente odie la RDA. Cada vez mas los trabajadores alemanes anhelan el regreso de la RDA, bastión de la paz, de la solidaridad, del antifascismo y del antimperialismo en Europa.
 

 

[Alemania,RDA] Encuesta sobre la nostalgia comunista

Mensaje por NSV Liit el Mar Jun 29, 2010 Tomado del foro  de Acción Comunista


(noticia del portal húngaro comunista www.kommunista.net
http://www.kommunista.net/hir/felmeres-a-keletnemetek-visszakivanjak-az-ndk-t

pero incluyo algunos datos de la revista http://nibelungen-kurier.de/?t=news&s=Aus%20aller%20Welt&ID=29338 traducidos con el Google: http://translate.google.es/translate?hl=es&sl=de&tl=es&u=http%3A%2F%2Fnibelungen-kurier.de%2F%3Ft%3Dnews%26s%3DAus%2520aller%2520Welt%26ID%3D29338)

El Centro de Estudios Sociológicos Berlín-Brandenburg ha realizado un estudio-encuesta sobre la visión de los alemanes del Este con la antigua RDA y el comunismo.

Según la encuesta el 25% de la población adulta de las zonas orientales de Alemania tiene una imagen totalmente positiva de la antigua RDA. (El 15% tiene una visión totalmente negativa, el resto tiene una visión más equilibrada - esto lo he visto en artículos alemanes ya que el texto húngaro no lo menciona). Se valora sobre todo el pleno empleo (un 66% de los encuestados), la igualdad de la mujer (69%), el colectivo de los centros de trabajo, los centros de veraneo que tenían las empresas para sus trabajadores, los precios baratos de los alimentos, la política en busca de la paz y en general la seguridad social (un 62%).

Al mismo tiempo, el 25% de los encuestados afirman que el sistema era una dictadura dominada por el partido comunista y la Stasi (los periódicos alemanes lo mencionan con sorpresa por que tan poca gente relaccione la RDA con la Stasi, por ejemplo).

Los autores del estudio y la encuesta afirman que entre los que tienen mejor imagen de la RDA se encuentra la gente con bajo nivel educativo, mientras que tienen peor imagen son gente con alto nivel de educación, que sobre todo son críticos con las escuchas sobre la población, las limitaciones para viajar, la política de fuego contra los que intentaran cruzar la frontera, el atraso tecnológico y las dificultades del abastecimiento.

Un tercio de los alemanes orientales no muestra ningún interés por el pasado del país. En su mayoría son los que no conocieron la RDA directamente o eran niños y la conocen solo por noticias actuales y narraciones de sus familiares. Curiosamente es en este grupo en el que se da un mayor rechazo por los extranjeros.

Una parte importante del estudio era la comparación entre el periodo comunista y el nazi de Alemania. Las 3/4 partes de los encuestados de los territorios orientales de Alemania rechazan categóricamente que se puedan comparar ambos regímenes, incluso aunque se considere al régimen comunista una dictadura.

El 10% de los encuestados rechaza que la época comunista hubiera sido una dictadura. La mayoría (el 64%) si lo acepta, pero rechaza que sea comparable al régimen fascista ya que ni empezó una guerra racial, ni cometió genocidio contra ningún pueblo. Un 15% de los encuestados en cambio, sí opina que el régimen comunista era lo mismo que el nazi (el 19% según otra fuente, no sé quien tiene razón).


9 de cada 10 alemanes orientales tienen la impresión de haber sido engañados por la RFA, y que la reunificación ha facilitado el robo de las propiedades y tierras de los alemanes orientales por parte de los occidentales.

El estudio ha sido encargado por Die Link a la empresa en cuestión, y se ha realizado sobre 1059 personas del este de Alemania.

Pongo algunos de los comentarios de la gente que ha leído el artículo (los que son más interesantes). Ojo, no son alemanes, son húngaros, lo pongo por curiosidad ya que evidentemente es discutible lo que dicen.

1.Usuario Tovaris: Yo, por aquel entonces, cuando iba a la RDA vi en muchas ocasiones cierta mentalidad prusiana. Pero en general el nivel de vida era superior al nuestro (al húngaro) en muchos aspectos. Y las diferencias sociales eran menores. Es cierto que había que esperar mucho para conseguir un coche (...). La seguridad era también algo muy importante para muchos. Lo que es seguro es que la situación no era tan mala como dice la gente de derechas. No se expulsaba a la gente de sus casas por las factuas impagadas, no había falta de alimentos, no había hambre. Pero había trabajo, nosotros pudimos ir de veraneo en numerosas ocasiones. Después del trabajo viene bien descansar. Ahora después del trabajo viene el trabajo (referencia a la situación muy típica en la Europa del Este de que uno tenga que tener dos trabajos como mínimo para poder sobrevivir). El descanso es unas pocas horas de sueño en la cama.

2. SzélRózsa: (...) no conozco en Hungría ningún estudio similar, pero por lo que conozco de mi entorno puedo decir que la mitad de la gente que intenta vivir honradamente maldicen el capitalismo que se ha establecido en estos veinte años desde la caída del comunismo y echan de menos la época de Kádár. A una pequeña parte no le interesa la política, están cansados del asunto y se dedican a intentar sobrevivir día a día. Otros, cada cuatro años maldicen al gobierno anterior y se cambian de chaqueta esperando que por fin se cumplan sus esperanzas de cambio. La capa más joven ha perdido la cabeza y se guía por lo que está de moda, el discurso racial, y se inclinan a la extrema derecha. Han elegido la manera más fácil de resolver los problemas: señalar con el dedo a gritos y buscar un chivo expiatorio en todos aquellos que no están de acuerdo con ellos.

2009 noviembre 09

20º aniversario de la caída del muro de Berlín

Alemania continúa siendo un país dividido

La canciller alemana Angela Merkel dijo, en una rueda de prensa ofrecida con motivo del 20 aniversario de la Caída del Muro de Berlín, ocurrida el 9 de noviembre de 1989, que «la reunificación ya es una realidad» porque «el Muro empieza a ser historia y no un recuerdo vivo en la mente de los alemanes». Sin embargo, el país sigue estando política, social y demográficamente dividido.

p004_f01250x148.jpg

Ingo NIEBEL

Según una reciente encuesta hecha por la primera cadena estatal de televisión, la ARD, casi dos tercios de los alemanes orientales, que viven en el territorio de la desaparecida socialista República Democrática Alemana (RDA), opinan que la sociedad alemana se ha hecho más injusta después de la adhesión de su Estado a la capitalista República Federal de Alemania (RFA). Frente a este 64% se sitúa el 43% de sus compatriotas occidentales que también piensa así. Por lo que respecta a quienes se sienten beneficiados por la «reunificación»: el 56% de los ex ciudadanos de la RDA opina que, a nivel personal, la unión de los dos estados les ha favorecido, mientras que en el oeste alemán sólo el 42% comparte esa opinión. Sólo el grupo de los que se declaran «perdedores» de la unificación es igual de fuerte en las dos partes: en el Este se sitúa en torno al 24% de los encuestados y en el Oeste, al 22%.

Tras su encuentro con los medios, un rotativo madrileño citaba a la canciller y presidenta de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), Angela Merkel, diciendo que «hay que tener en cuenta que, desde la llegada de los nazis al poder en 1933, el Este alemán vivió primero la dictadura nazi y después la dictadura comunista». La encuesta de la ARD respalda a la canciller porque cifra en el 51% el número de germanoorientales que ratificaría lo dicho por Merkel, ciudadana de la RDA hasta 1990. Pero el 40% se opone decididamente a que su República sea considerada un «Estado de injusticia».

Es más, según otro sondeo realizado en verano por el semanario liberal «Die Zeit», el 49% de los alemanes de la RDA aseguran que su Estado tenía más cosas positivas que negativas e, incluso, un 8% afirma que poseía casi exclusivamente cosas positivas. Estos dos puntos de vista no son compartidos en el oeste de la RFA, dónde el 78% tacha a la RDA de «dictadura».

Estas diferentes interpretaciones explican la peculiar división política del paisaje político alemán. Su oriente aparece «rojo» donde el partido Die Linke (La Izquierda) aparece por lo general como segunda fuerza política, con cerca del 25% de respaldo, mientras que en su occidente acumula, en el ámbito regional, el 7% de los votos, salvo en el País de Sarre, donde supera el 20%.

Migración interna

El desequilibrio entre las dos partes se deja notar también en la evolución demográfica del país. Alemania cuenta actualmente con 82 millones de habitantes, 65 de los cuales viven en el Oeste, y 17, en el Este. Después de la caída del Muro los territorios de la RDA han perdido cerca de tres millones de habitantes entre 1990 y 2007, según la Oficina Federal de Estadística. Dado que en el mismo periodo dos millones de personas emigraron desde la RFA especialmente hacia Berlín y su zona limítrofe, la pérdida demográfica se ha quedado en un millón de personas. Este fenómeno, que antes de 1989 se habría llamado «fuga» y que hoy se denomina «emigración interna» está causando graves problemas económicos, sociales y estructurales a los estados federales del Este. El länd más afectado es el de Sajonia-Anhalt, que perdido al 15% de su población entre 1990 y 2003. Este hecho ha ido acompañado de un cambio demográfico a nivel nacional.

Según la Oficina de Estadística, Alemania perderá hasta 2050 unos 8 millones de habitantes si se mantienen el nacimiento de 1,4 niños por mujer y una inmigración neta anual de 250.000 personas. Si estas cifras cayeran a 1,2 niños y a 100.000 inmigrantes, la población podría reducirse en 12 millones de habitantes. El panorama podría cambiar hacia el lado positivo si aumentara, entre otros factores, natalidad. Sin embargo, el número de nacimientos en Alemania Oriental ha descendido un 25% desde 1990. A ello ha contribuido la destrucción de la mayor parte de la infraestructura industrial y del tejido social de la RDA que permitía a la mujer trabajar y ser madre sin temer por su empleo.

La privatización de la industria nacionalizada de la RDA ha sido la principal causa del aumento de su pobreza. Si la media nacional ronda el 14%, en el Este se sitúa ente el 18% y el 24%. Los länder más ricos son Baden Württemberg y Baviera, donde el índice de pobreza es de 10% y 11%, respectivamente. No obstante, el panorama puede empeorar. El gran consorcio de almacenes Arcandor ha quebrado y en tan sólo una de sus ramas ha despedido, en Baviera, a 7.000 personas.

La situación tampoco es ideal para la población activa. A nivel nacional, entre 2002 y 2005, el sueldo se redujo casi un 5%, de 24.900 euros a 23.700 euros anuales. Además, subió el número de personas que, por su trabajo, reciben menos de dos tercios del sueldo bruto medio. A principios de la década de los 90 sólo el 25% de los empleados pertenecían a este grupo que aunque trabaja no sale de la pobreza. En 2005, ya era el 30%.

En Alemania, son las ciudades las que más aportan económicamente, encabezadas por la capital bávara, Munich, que genera un PIB local de 78.000 euros por persona. A la cola vuelve a estar, de nuevo, la antigua RDA y, más en concreto, el länd agrario de Mecklenburgo-Antepomeranía. En la tierra de Merkel, el PIB medio de una ciudad no alcanzó los 12.000 euros por persona en 2006.

A la vista de esta situación y ante la falta de perspectivas miles y miles de personas buscan cada año su futuro en el oeste alemán. Y esta emigración crea nuevos problemas tanto sociales como demográficos. Son las mujeres jóvenes las que marchan al oeste. En algunos distritos del Este alemán hay, por lo tanto, una falta extrema de féminas mientras que en ciudades universitarias del oeste, como Colonia, Frankfurt o Munich, viven más mujeres que hombres.

«Espacios perdidos»

Esta evolución conlleva el envejecimiento de la ex RDA, que en las próximas décadas tendrá cada vez más «espacios perdidos». Así llama el Ministerio Federal de Tráfico a aquellas zonas en las que no se puede mantener la infraestructura básica porque el número de habitantes ha caído por debajo de un mínimo, por lo que en adelante son consideradas económicamente no viable conservar carreteras, electricidad, teléfono, asistencia médica o policial. «Si faltan las personas que se ocupan del destino de su tierra entonces no se podrá cambiar nada», ni siquiera invirtiendo más dinero desde arriba si no hay reacción desde abajo, concluye un estudio del Ministerio sobre la situación en junio de 2009. Ese trabajo levantó ampollas porque ante estos hechos recomendó decir a los habitantes de dichas regiones que, en adelante, el Estado no podría garantizar la «igualdad de las condiciones de vida», como decreta la Ley Fundamental. Una salida podría ser invitar a la gente afectada a trasladarse a otros lugares más habitados de su región.

Por otra parte, el Gobierno Federal ha realizado varios estudios para averiguar cómo frenar la migración interna. La enseñanza y atención sanitaria son dos ejes relevantes.

Una de las razones que motiva el traslado de padres jóvenes es el cierre, por parte del länd, de escuelas con pocos alumnos ya que su mantenimiento no se considera económicamente rentable. En países menos poblados que Alemania, como es Finlandia, el Estado conserva estas «escuelas de pueblo» para mantener la población y porque el rendimiento educativo es mayor en una clase más pequeña. Los finlandeses, líderes del estudio PISA, adaptaron en su día el sistema de educación de la RDA, mientras que allí se han cerrado 2.000 escuelas sólo en el modelo que prepara a los alumnos para que con 16 años puedan hacer un aprendizaje. Además, en Finlandia se ha llegado a la conclusión de que resulta más barato, efectivo y mejor para el medio ambiente mandar a los profesores a esas escuelas y no a miles de alumnos en autobuses a lejanos centros de educación que muchas veces no cuentan ni con comedor.

En cuanto a la atención médica, después de 1990 en la RDA se liquidaron las Poliklinken. Estos ambulatorios contaban con médicos especialistas y podían realizar pequeñas operaciones. La implantación del sistema occidental, en el que cada médico puede asentarse donde quiera, ha llegado al extremo de que incluso en el «rico» occidente hay zonas rurales en las que los enfermos se ven obligados a viajar 80 kilómetros para ser atendidos por un especialista.

Quizá Merkel encontraría la solución a estos problemas si recordara no sólo que se doctoró en la RDA sino también lo positivo que allí había para la mayoría social.

Gara

Etiquetado en Europa

Comentar este post