El juego de la destrucción

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

infierno1.jpgLos conspiradores hablan de la existencia de una elite que estimula la creencia del fin del mundo y que hay un único responsable “USTED”. El plan es perfecto. La elite asevera que mientras más nos multiplicamos, aumenta el consumo, por ende mayores los recursos naturales que necesitamos para la subsistencia. Solo basta ver a nuestro alrededor la destrucción de bosques, esto implica menos agua y oxígeno, la contaminación en cada rincón, o la proliferación de semillas modificadas genéticamente y colmadas de toxinas capaces de matar gusanos e insectos. La incoherencia es tal, que creemos que no podemos dejar de consumir. El consumo es nuestra razón de vida. Pero esto tiene su límite y de ello deriva el desastre. ¿Son naturales las catástrofes de los últimos tiempos?...

“El fin está cerca” nos dicen… y lo aceptamos sin chistar, ¿es porque no sabemos qué hacer? ¿Realmente somos nosotros quienes destruimos el planeta? ¿O es la elite por sus decisiones erróneas”?... ¿Armaron toda esta película de terror para hacernos creer que no hay salida? ¿Hay salida?... ¿Seremos más inteligentes que ellos para dejar de jugar el juego de la destrucción? Pensemos… ¿Es usted el que derriba árboles tropicales, siembra soja a mansalva, destruye montañas completas y sus cursos de agua? Claro que no, de hecho supongo no quiere que eso suceda pero… ¿Quién decide?... Ahí está la clave, todo es “UNA DECISIÓN”. Las organizaciones u organismos internacionales fueron ocupando espacios estratégicos, influenciando en las decisiones de las naciones. La OMS, FMI, BM y otros organismos globales, son quienes “DECIDEN”. Esa decisión implica, lo que hay que sembrar, adonde invertir, que producir y cuál es la energía usada para mover el mundo… Para ello necesitan “leyes” y coincidentemente, las leyes se repiten en cada país (como las presentadas por los Gioja para la minería a cielo abierto en Argentina), abriendo las puertas a los inversores propuestos por estos organismos. De esta inversión derivan efectos secundarios como sequía, desforestación, contaminación, cambio climático, sobre-explotación de la tierra, desertificación, enfermedad, muerte y un largo etcétera. ¿Por qué no podemos hacer nada? Por las leyes que los amparan y si pretendemos o intentamos hacer algo, nos demandan por daños y perjuicios o generan inestabilidad financiera en ese país. ¿Se da cuenta? Al daño lo hacemos nosotros… La trampa fue bien montada. Ellos DECIDIERON y el juego de la destrucción actúa como piloto automático. Veamos un ejemplo… Decidieron impulsar una ley donde el gasoil debe ser cortado en un 10% con “biodiesel” derivado de semillas. ¿Qué implica esta decisión? Recuperar tierras para su cultivo…Ellos no dijeron “derriben bosques”, claro que no, pero... ¿Quiénes son sus socios ejecutores? Y aquí entran en juego los actores de la destrucción, como la sociedad Rural, los terratenientes, las corporaciones del agro, laboratorios etc. No dudan en destruir bosques, montes y selva virgen. Mientras lo hacen, nosotros estamos inmersos en toda una parafernalia de entretenimiento. Si por algún motivo nos aburrimos con los bailes de ensueño o los debates sobre famosos, nos sacuden con pandemias, bacterias asesinas, inseguridad u otros cucos sueltos para infundir terror y mantenernos paralizados, dentro de los límites del “no pensar”. Estamos tan adormecidos por el ritmo del consumo, que no logramos comprender que eso implica comernos el planeta.

Mientras más rápido crezca la población mundial, más justificada será la “gran catástrofe”. ¿Fue usted quien invento la profecía del 2012? ¿O solo fue el agente multiplicador, el gran difusor de esa mentira?... El terreno está listo para echarle la culpa a los mayas de cualquier cosa que pudiera pasar y no hablo de los ciclos naturales de la tierra, sino de cómo maneja esa información la elite que quedará libre de culpa y cargo. No sería nada extraño que comiencen a hablar de una invasión extraterrestre o a verse naves extrañas en el cielo, o a recibir mensajes de venus o marte… Todo será usado para que la culpa recaiga en los invasores. Ya no existirá un Hitler o un Ben Laden, grupo Bildelberg, club de Roma o sionistas escondidos detrás de una noble religión como la judía para destruirnos. No, ahora serán los extraterrestres o los mayas… Después podrán vivir los mil años de paz de la profecía de Nostradamus…

¿Sabía que la población mundial se duplica cada 30 años? En el 2030 seremos 13 mil millones de habitantes. Cada uno de nosotros consume 130 m3 de oxígeno al año y en el 2060 casi que no podremos respirar. Un auto, consume en tan solo 5 km lo mismo que un ser humano en un año… ¿Quién decidió que los autos combustionen con petróleo en vez de ser eléctricos? Si los autos no consumieran tanto oxigeno ¿no cree que alcanzaría? Pero otra vez… los culpables somos nosotros por respirar…

Algunos afirman que es más barato hoy dejar una población de 3 mil millones que hacer desaparecer 20 mil millones mañana. Inclusive, será más difícil de disimular semejante masacre…

Es por eso que hoy vemos la leche contaminada con la hormona del crecimiento. Que irónico el nombre “crecimiento”, si, crecimiento de cáncer de mamas, de útero y de próstata. O el aspartamo que usan para endulzar aumentando la diabetes, problemas mentales, cáncer y esterilidad. También consumimos semillas y verduras modificadas genéticamente. Por medio de estos alimentos se aseguran una buena porción de toxinas que nos cambian la fecha de vencimiento por una mucho más próxima. ¿Y los agrotóxicos? Qué casualidad que sean disruptores endócrinos. Favorecen la producción de hormonas femeninas en fetos anulando las masculinas ¿esto cambia nuestras preferencias sexuales? Claro que sí y producen impotencia, muerte de espermas y varios tipos de cáncer. ¿Es todo una casualidad? ¿Es casualidad que hayan modificado el maíz para hacerlo espermicida? Existe una variedad que ya contamino campos en EEUU y México y se sospecha que en Argentina. ¿Qué hace el maíz anticonceptivo? Le da una orden específica a las glándulas de la mujer para que ataquen y maten a los espermatozoides. Lo inventó el laboratorio químico experimental “Epicyte” (San Diego, Estados Unidos), socio corporativo de la multinacional Dow Chemicals. ¿Lo sabía?... Pero resulta que los estabilizantes y conservantes sintéticos que usan para la producción de alimentos y bebidas también nos enferman… Sí, me imagino que estará diciendo ¿y entonces qué comemos?

Todo esto sucede mientras está sentado mirando TV, o interactuando en las redes sociales. ¿Y si usamos internet de una manera más inteligente? ¿Y si comenzamos un debate sobre qué futuro queremos? O mejor… sobre que presente afrontamos…

¿Por qué deciden ellos quien se queda y quien se va? ¿No somos lo suficientemente maduros para decidir por nosotros mismos? ¿Qué tenemos que hacer para que suplanten el petróleo por energías limpias? ¿No es tiempo de frenar a las mineras, las corporaciones del agro, los derrames de petróleo, los laboratorios que producen enfermedades y el antídoto? ¿No es tiempo ya de crecer, de ser grandes y decidir ser amigos del planeta? Es posible que no, que no sea tiempo… pero es importante que sepa lo que sucede a su alrededor, que se entere de la verdad, que vea y pueda diferenciar entre lo que nos hacen y lo que hacemos. Pero es fundamental comprender como perturbamos al planeta en todo este torbellino de vida, vida humana claro porque los tigres, rinocerontes o delfínes no hacen ningún daño… Es importante entender lo que pasa, porque es el mecanismo que ayudará a germinar esa semilla de cambio que resolverá estos y otros problemas… espero sea pronto, no hay tiempo que perder...

Un cordial saludo

Alejandro Romero

calentamientoglobal@ymail.com 

Víctor Brossa el gran vieo:


 

 

La silla de Fernando:

  


 

 

La doctrina del shock: 


 

 

 Referencias: http://www.etcgroup.org/es/node/519

 Cuadro: El jardín de las delicias. El infierno. El Bosco

Etiquetado en Salud y Medio Ambiente

Comentar este post

leda mendez 06/25/2011 03:43



Esto se puede ampliar con el libro de Susan George, ''Informe Lugano''  del 


año 1999 y otro escrito por ahi de 1972 ''Límites del Crecimiento'' por cuatro autores


dos de ellos apellido Meadows.  Son las verdaderas ''profesías''  que hoy son


cercanas  a nuestras sociedades y nuestras vidas.



silvia martinez del rio 06/23/2011 06:15



liberen a los perritos !!!