El «wifi» puede afectar al desarrollo cerebral de los niños

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Expertos han alertado de que el wifi puede afectar al desarrollo cerebral de los niños y han abogado por retirarlo de los centros educativos, durante un encuentro sobre 'Radiaciones No Ionizantes' celebrado este viernes en la sede de la Unión Europea en Madrid.

 

El «wifi» puede afectar al desarrollo cerebral de los niños

15 Octubre 11 - Madrid - Ep

"Su cerebro aún está en proceso de formación y los campos electromagnéticos pueden afectar a su desarrollo", ha alertado el director del Laboratorio de Bioelectromagnetismo del Centro de Tecnología Biomédica de la Universidad Politécnica de Madrid, el doctor Ceferino Maestu. De esta manera, ha afirmado que "ya se está viendo en ellos muchas alergias y otros trastornos que podrían estar relacionados con este fenómeno".

Por su parte, el coordinador de la Unidad de Fatiga Crónica del Hospital Clínic de Barcelona, el doctor Joaquín Fernández-Solá, ha señalado que los wifis están presentes en colegios, domicilios, vías públicas y ha hecho hincapié en los efectos acumulativos de estas radiaciones. "Hay un auténtico bombardeo de radiaciones", ha insistido.

La Organización para la Defensa de la Salud, integrada en la Fundación Vivo Sano, en colaboración con la Fundación para la Salud Geoambiental y la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid pusieron en marcha recientemente la campaña 'Escuela sin wifi'.

"En Europa hay un verdadero movimiento para retirar los wifis de los centros docentes y en su lugar utilizar el cable. Tecnológicamente existen posibilidades que no ponemos en práctica sólo por comodidad. En Francia, el parlamento ya debatió sobre este asunto hace dos años", ha explicado la catedrática de Biología Celular y Magnetobiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza, la doctora María Jesús Azanza.

Por su parte, el coordinador federal de Ecología y Medio Ambiente de IU, José Luis Ordóñez Fernández, ha informado de que su grupo ha presentado una proposición no de ley en el Congreso dirigida a proteger de las radiaciones no ionizantes a los colectivos más vulnerables.


Larazon.es

 

Mas info:

 

LAS REDES WI-FI DEBEN SER RETIRADAS DE FORMA INMEDIATA DEL ÁMBITO ESCOLAR

Colegios, Institutos y Bibliotecas deben ser protegidos por las emisiones microondas. Los teléfonos móviles NO deben usarlos los niños si queremos proteger su bienestar.

Nuevos estudios publicados y denunciados pos la Revista Discovery Salud, avalan las peticiones de la retirada de la WI-Fi en los colegios e institutos, ya que afectan de forma negativa el desarrollo normal de sus capacidades de aprendizaje de los niños, afectando a su salud y al de los profesionales de la educación. Debemos de ser serios y responsables y tomarnos este asunto con máxima prioridad para la seguridad de nuestros escolares.

Barrie Trower, científico británico que ha trabajado en el uso de emisiones microondas para la inteligencia militar durante más de una década, ha decidido ahora dedicar su vida a denunciar públicamente sus peligros anta la pasividad de los gobiernos que intentan ocultar sus efectos negativos. Así lo expone en la revista científica Discovery Salud, haciendo declaraciones con respecto a la telefonía móvil: “Esta industria, este gobierno y los científicos de este gobierno serán responsables de más muertes (de civiles) en tiempo de paz que todas las organizaciones terroristas juntas”. Son en verdad unas declaraciones escalofriantes del que hasta ahora, pertenecía a la élite científica británica.

Barrie se especializó en esos años en que trabajó para la inteligencia militar, sobre los efectos de las emisiones microondas en la salud, especialmente en el funcionamiento del cerebro. Trower compiló una lista de 40 frecuencias y los cerca de sesenta efectos que las mismas provocan. En el ámbito mental: deterioro cognitivo, cambios e humos, tendencias suicidas, agresión sexual entre otras y en el ámbito físico, patologías que iban desde una clara disminución del sistema inmune hasta cancer. Además de estas denuncias, Barrie según informa la Revista Discovery Salud, ofrece sus servicios de forma gratuita a cualquier gobierno, autoridad local, escuela e incluso individuos privados interesados en saber la verdad sobre los efectos de estas radiaciones. Además entiende que la población mundial está en realidad siendo utilizada como conejillos de indias de lo que puede calificarse de “ensayo experimental masivo”.

Tras la II Guerra mundial el Tratado de Nuremberg, firmado por todos los países aliados, prohibió completamente los experimentos con la población sin su conocimiento. En la actualidad, existen serios informes en el mundo, realizado por científicos, en los que pone en duda estas tecnologías con microondas (wi.fi, teléfonos móviles, antenas de telefonía, etc.) advirtiendo de los peligros graves para la salud. Por lo tanto los gobiernos como mínimo debían de haber optado una serie de medidas de seguridad mínimas, ante el peligro masivo de los microondas y no creer ciegamente a las empresas que obtenían informes positivos realizados por supuestos científicos pagados por ellos mismos.

Según Barrie, en una entrevista realizada por la revista Discovery Salud, los teléfonos móviles, teléfonos inalámbricos, tecnología Wi-Fi y cualquier dispositivo que emita microondas, tienen una capacidad especial para interferir con el agua (así es como funciona los hornos microondas) y nosotros somos en un 80% agua. Todas nuestras señales químicas y eléctricas requieren agua en el organismo. La industria de telefonía móvil, dice Trower, ha elegido la peor opción posible del espectro electromagnético, porque daña a los adultos pero muy especialmente a los niños. Las antenas de telefonía móvil que se hallen en escuelas, fábricas, casas y oficinas, afectan de forma grave la salud de las personas.

En 2003, se hizo un estudio internacional sobre el impacto de las microondas en escuelas de Francia y España, descubriéndose ciento treinta casos de leucemia que tenían transmisores en sus zonas de recreo. A finales del 2006, sólo entre Inglaterra, Francia y España hay contabilizados mas de 200 casos de leucemia en niños de once años y aún menores, de sólo once escuelas. También se detectó un elevado porcentaje de cáncer de mama entre las profesoras así como problemas psicológicos y un deterioro general de salud. Según Barrie, puede garantizar con rotundidad que en toda escuela donde haya algún transmisor –una antena, una red de Wi-fi, etc-, el número de alumnos y profesores enfermos será alto, el comportamiento negativo y los resultados de los exámenes cada vez peores.

Los datos han sido analizados responsablemente por algunos países. Francia y Alemania están retirando las conexiones Wi-Fi de todos los colegios e institutos. Francia ha destinado 174 millones de euros a reemplazar la Wi-Fi por fibra óptica o cableado corriente. Los niños, cuanto más pequeños son, más microondas absorben. También señala que ningún transmisor de telefonía móvil debe estar a menos de kilómetro y medio de una escuela, fábrica, viviendo u oficina. La OMS se ha lavado las manos en este grave asunto. Los intereses económicos priman a la estabilidad social.

Muchos científicos de todo el mundo, han investigado durante los últimos años, más de dos mil informes, han cruzado sus resultados, han debatido sobre ellos y han escrito lo que hoy se conoce el Informe BioIniciativa, estableciéndose un “nivel de seguridad que incluye a los niños. Sin embargo, los gobiernos ignoran este Informe concluyente que garantiza la seguridad de todos los ciudadanos ante el uso masivo de microondas.

Reino Unido ha hecho un llamamiento a todos los ciudadanos, que los niños sólo deberían usar teléfonos móviles en caso de emergencia o de vida y muerte y eso es lo que encarecidamente, Barrie Trower pide a todos los padres. En este sentido, en España, es frecuente ver a los niños de edades muy tempranas, utilizar teléfonos móviles para que sus padres los puedan localizar en todo momento. Es un grave error y una falta de responsabilidad muy grande. El daño al cerebro de los niños es muy perjudicial y los padres queremos ignorarlo por comodidad.

Barrie hace un llamamiento a los gobiernos, para que adopten sin demora los niveles recomendados en el Informe BioIniciativa, retirando las antenas de los lugares habitados, no usando más que inalámbricos DECT de baja radiación, usar cable de fibra óptica o cableado normal en lugar de Wi-Fi, prohibir el uso de móviles a los niños y restringir al máximo su uso por los adultos, no llevándolos encendidos todo el día pegados al cuerpo ni dormir o descansar cerca de ellos.

Cambiar la redes wifi por cableado, no supondría más de 2.000 euros por centro, evitando así numerosas enfermedades graves a los niños de colegios e institutos y adaptándose de forma responsable al Informe BioIniciativa. Supone un esfuerzo mínimo que fácilmente los ayuntamientos pueden afrontar de manera imperceptible y un ahorro considerable evitándose con esta medida numerosas enfermedades, cuyos gastos en la seguridad social serán elevados. Además se evitaría numerosas enfermerdades de los profesionales de la educación y dolores de cabeza y ojos que ocasionan las microondas.

El principio de precaución es un derecho del ciudadano y el cuidado de su salud, un derecho constitucional cuya responsabilidad la tiene la Administración. Cuidar la salud de los niños y que tengan un aprendizaje sin campos electromagnéticos, es ayudar a que su cerebro en desarrollo se complete con éxito y llegue sin daños a la edad adulta.

 

(Fuente: “Nueva denuncia del peligro de los móviles, antenas de telefonía, Wi-Fi y otros dispositivos. Revista Discovery Salud Nº 131 – Octubre).

PEDRO POZAS TERRADOS (NEMO)

Se basa en un estudio sobre los riesgos de las ondas electromagnéticas

Europa podría prohibir el WiFi y los móviles en los colegios por afectar a la salud

La prohibición de teléfonos móviles y conexiones a Internet inalámbricas en los colegios podría ser una realidad a corto o medio plazo. El Consejo Europeo ha elaborado un informe en el que alerta de los riesgos para la salud que podrían tener entre los escolares los campos electromagnéticos y sus efectos en el entorno.

A pesar de que no existe uniformidad en las conclusiones de diversos estudios sobre la exposición a señales electromagnéticas de móviles y conexiones WiFi, el Consejo Europeo podría tomar una medida sin precedentes y prohibir su empleo en los centros educativos. Según publica Europa Press, el Consejo ha elaborado una investigación que concluye que sí existen daños en la salud de las personas cercanas a estas señales, siendo los menores los más vulnerables.

Aunque la propia Organización Mundial de la Salud ya ha señalado que no existe riesgo para las personas, el Consejo se ha centrado en los datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) para justificar sus temores. "Según la AEMA, hay indicios suficientes o niveles de evidencia científica de efectos biológicos nocivos, suficientes para invocar la aplicación del principio de precaución y de medidas eficaces, preventivas urgentes", indica el Comité del Medio Ambiente, Agricultura y asuntos Locales y Regionales.

"Hay suficientes pruebas de los efectos potencialmente nocivos de los campos electromagnéticos sobre la fauna, la flora y la salud humana", asegura el organismo europeo, que cree necesario "reaccionar y protegerse contra los riesgos ambientales y de salud potencialmente graves" que podrían ayudar a desarrollar cáncer y afectar al desarrollo del cerebro de los menores. Esto supone que la Comisión Europea propondrá a los estados miembros que tomen medidas para evitar estos daños a la salud, entre las que estaría la prohibición de móviles y redes WiFi.

Asimismo, se pretende reforzar esta prohibición fijando nuevos límites en los niveles de exposición a las ondas de los dispositivos y que se cree un sistema de etiquetado para los terminales en los que se alerte de la existencia de este tipo de emisiones. "Campañas de información específicas dirigidas a los profesores, padres y niños para alertar sobre los riesgos específicos del uso temprano, imprudente y prolongado de los teléfonos móviles y otros dispositivos que emiten microondas" también se pondrán en marcha.

Aunque el Consejo Europeo no puede obligar a los estados miembros a adoptar estas medidas, sus propuestas suelen ser bien recibidas y se suelen seguir sus consejos. El antecedente más cercano del que nos hicimos eco fue la detección de un considerable aumento en el número de pacientes alérgicos a las redes WiFi, reabriendo una polémica que parece no tener fin a tenor de lo que dice cada estudio.

http://www.ojdinteractiva.es/imagenes/adslzone.gif

 

Desházte del WIFI y del teléfono inalámbrico

ALEMANIA ADVIERTE A SUS CIUDADANOS QUE EVITEN EL USO DEL WIFI (The Independent UK, 9 sep 2007) 

 

El gobierno alemán ha afirmado que la gente debería evitar el uso del Wifi tanto como sea posible debido a los riesgos que supone para la salud.

Esta sorprendente resolución, la más crítica con las nuevas tecnologías hecha por ningún gobierno, hará temblar a la industria y a los ministros británicos. El organismo alemán oficial de protección frente a la radiación también recomienda a sus ciudadanos el uso de teléfonos fijos en lugar de teléfonos móviles, y advierte del "electrosmog" de una gran variedad de otros productos de uso diario inalámbricos y eléctricos.

El Ministro de Medio Ambiente recomendó que la gente debería exponerse a la radiación del Wifi "lo menos posible" y que eligieran las conexiones con cables convencionales. Añadió que están informando activamente a los ciudadanos sobre las formas de reducir la exposición a estas ondas.

 

 

Wifi es la abreviatura de Wireless Fidelity, un conjunto de normas para redes inalámbricas (redes en la cual la comunicación entre sus componentes se realiza mediante ondas electromagnéticas).

Las tecnologías Bluetooth, wifi, PDAs, WiMAX (Wifi de banda ancha) tienen el denominador común de referirse a tecnologías que permiten la comunicación de voz y datos sin utilizar cables. Estas tecnologías (tecnologías wireless) están reemplazando a los cables de conexión. Las redes inalámbricas tipo Bluetooth, con un alcance de 100 metros o los sistemas wifi, de un alcance superior, donde podemos estar permanentemente conectados. Todos estos sistemas emiten campos electromagnéticos de microondas pulsantes similares a la telefonía móvil.

Los routers Wifi inalámbricos producen altos niveles de contaminación electromagnética a su alrededor, trasmiten permanentemente su señal de "clock" de algunas decenas de mW/mq a un metro de distancia aunque nadie esté conectado. Junto con los teléfonos inalámbricos DECT son los aparatos más contaminantes de libre venta, no es raro encontrarles escondidos detrás de la pared donde apoya la cabecera de la cama de personas con desequilibrio del sueño y migraña patológica.

Otra costumbre perjudicial para la salud es el uso del ordenador portátil con sistema Wifi encima de las piernas, eso expone los genitales a valores muy altos de radiofrecuencia, y resulta dañino ya en tiempos de exposiciones breves.

La mejor opción es desactivar la antena Wlan y usar el cable ADSL, apantallado naturalmente.

En Inglaterra estudios oficiales han relacionado el fracaso escolar con el electrosmog generado por la instalación de sistemas Wifi en los colegios.

Los teléfonos inalámbricos DECT para el hogar son como un dispositivo celular GSM (teléfono móvil). La diferencia entre ambos sistemas es que el radio de operación de los aparatos DECT es desde 25 hasta 100 metros, mientras que el de los GSM de 2 a 10 kilómetros. Los DECT producen vastas zonas de alta contaminación electromagnética, trasmiten en 1,8 GHz con modulación pulsada, la estación base lo hace permanentemente durante las 24 horas del día y con una alta potencia aunque el teléfono no esté en uso y puesto encima de ella, (eso pasa por abaratar los coste de producción) sus radiaciones atraviesan las paredes con facilidad, el campo de inducción de la base emisora puede superar la distancia de 1 metro a su alrededor, su modulación altera la electroencefalografía de manera parecida a las estaciones base de telefonía móvil y los Wifi.

En Alemania el gobierno ya avisó por el descontrol de esos aparatos y de las estaciones Wifi, cualquiera puede comprarlos y poner los que quiera donde le apetezca, con el riesgo sin saberlo de arruinar la salud a su familia y a sus vecinos. (No practique guerra de microondas con sus vecinos).

Detectar un sistema inalámbrico pegado al otro lado de la pared de la cabecera de la cama es un clásico de las patologías del sueño y migrañas pronunciadas.

Soluciones, la mejor es tirar el aparato y usar un teléfono fijo.

El problema fundamental son los niveles de emisión/inmisión de microondas pulsátiles a los que estamos expuestos, y las emisiones de los sitemas Wifi se sumarán a las emisiones de los sistemas de telefonía móvil y, especialmente, en los grupos de edad sensibles como personas mayores o niños/as cuando se instalan estos sistemas, por ejemplo, en centros de enseñanza, unido al problema de una exposición continua a estas emisiones de los trabajadores/as de determinadas empresas. Uno de los riesgos emergentes en el ámbito laboral europeo, son los campos electromagnéticos, riesgos físicos identificados como más peligrosos en un reciente Informe del Observatorio Europeo de Riesgos de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo.

La polémica mediática sobre el uso de los sistemas Wifi comenzó en Gran Bretaña después de que una investigación hecha por el programa Panorama, de la cadena estatal BBC, denunciara los peligros que esta tecnología puede acarrear sobre los seres humanos. Este programa centró sus tesis en que las emisiones de estas ondas radioeléctricas eran tres veces más potentes que las emitidas por un aparato de telefonía móvil, por lo que sus posibles efectos adversos afectarían en la misma proporción.

El 20 de julio de 2007, el Ministerio Federal Alemán de Medio Ambiente, señalaba que como medida de precaución son preferibles los sistemas de transmisión de datos por cable como alternativas a los sistemas Wifi. Se recomendaba a escuelas y centros de enseñanza que, si era posible, se evitase los sistemas Wifi.

En septiembre de 2007 se presentaba el denominado Bioinitiative Report; realizado por un grupo internacional de científicos, investigadores y profesionales de la salud pública. Los autores/as han revisado más de 200 estudios científicos y trabajos de investigación, y han concluido que los niveles existentes de seguridad pública son inadecuados para la protección de la salud. Desde el punto de vista de las políticas de salud pública, unos nuevos límites de seguridad están justificados basados en el peso total de la evidencia.

Los investigadores señalan que las evidencias sugieren que los efectos biológicos e impactos en la salud pueden ocurrir y de hecho ocurren a niveles mínimos de exposición, niveles que pueden estar miles de veces por debajo de los límites públicos de seguridad actuales. Los campos electromagnéticos de radiofrecuencia o microondas pueden considerarse genotóxicos (que dañan el ADN de las células) bajo ciertas condiciones de exposición, incluyendo los niveles de exposición que están por debajo de los límites de seguridad existentes.

Advierten además de que niveles muy bajos de exposiciones pueden llevar a las células a producir proteínas de estrés, reconocen las exposiciones a estas emisiones como dañinas y que hay una evidencia substancial de que estas emisiones pueden causar reacciones inflamatorias, reacciones alérgicas y cambiar las funciones inmunes normales a niveles permitidos por los actuales valores limite de seguridad.

En noviembre de 2007, El Comité de Higiene y Seguridad (CHS) de la Dirección de Asuntos Culturales de la ciudad de París ha votado la propuesta que reclama una moratoria para la implantación de Wifi en bibliotecas y museos hasta haber constatado los efectos sanitarios del Wifi". Las asociaciones alegan los efectos genotóxicos de las frecuencias del Wifi. En diciembre la Alcaldía de Paris desactivaba las instalaciones Wifi de seis bibliotecas públicas de la ciudad, debido a que los trabajadores se quejaban de problemas de salud, invocando el principio de precaución.

El investigador prof. Olle Johansson, del prestigioso Instituto Karolinska de Estocolmo, ha expresado su preocupación sobre la enorme difusión de los sistemas WiFi, y aseguró que hay miles de artículos científicos relativos a lo efectos adversos de radiofrecuencias y microondas.

En el estado federal austriaco de Salzburgo (Austria), el gobierno ha estado sugiriendo a las escuelas no instalar redes WiFi durante los últimos meses, y está considerando una prohibición.

FUENTES:

http://www.bioelectrica.es/

http://antenano.getxo.googlepages.com/WIFI_CARTA.pdf

http://www.independent.co.uk/environment/green-living/germany-warns-citizens-to-avoid-using-wifi-401845.html

 


Etiquetado en Salud y Medio Ambiente

Comentar este post